Trestesauros500

"Una vida con Batman", de Michael E. Uslan

Cuando en 2005 Michael E. Uslan donó a la Biblioteca de la Universidad de Indiana su colección de 30.000 tebeos –lo han leído bien, eran treinta mil–, su mujer, Nancy, suspiró aliviada, entre otras cosas porque esa aglomeración intolerable de cómics llenaba tres habitaciones de la casa.

El Universo DC de Mike Mignola

¿Es recomendable este tomo recopilatorio? Sin duda, lo es. Nos hallamos ante un volumen sumamente atractivo que (casi) contiene todas las obras en las que Mike Mignola trabajó por encargo de DC. Esa ambición editorial convierte a este libro en una de esas novedades que cualquier admirador del padre de Hellboy debería atesorar en su biblioteca.

No hace falta que nos vayamos a 1927 para encontrar los principales referentes de este cómic. No obstante, algo de eso hay, porque entre sus pequeñas recompensas figura una alusión a London after Midnight, aquella mítica película de Lon Chaney, rodada ese año y perdida en las brumas del tiempo.

En este volumen, brillante y cuidado hasta el más mínimo detalle, disfrutamos del arco argumental que consolidó la nueva etapa de Batman emprendida en 2011, dentro de la nueva continuidad de los Nuevos 52.

Batman: Superpesado

Tal vez un rasgo de Batman aparece en cada uno de sus amigos y colaboradores. Tal vez el héroe original se difuminó para siempre para que esas cualidades prosperasen en sus herederos. Tal vez Gotham puede sobrevivir sin su principal protector, gracias a quienes defienden su legado.

Julius Schwartz, veterano editor de DC cómics, asumió su puesto al frente de las colecciones de Batman a mediados de 1964. Lo primero que observó fue que las historias del héroe nocturno tenían un aire rancio e infantil y el estilo gráfico continuaba anclado en la estética que Bob Kane había establecido en los años cuarenta.

Nos pasamos la vida diciendo: claro, Batman y Joker otra vez, con el cortocircuito moral de siempre, espoleados por una locura de la que, en el fondo, no se libra ninguno de los dos...

DC Comics/Dark Horse Comics: Aliens

El deseo de combinar franquicias de éxito es tan viejo como la cultura pop.  A veces, los resultados son seductores y divertidos, y en otras ocasiones son tan opacos como las intenciones de quienes los promovieron. En este caso, nos encontramos ante un ejemplo de lo primero. Como podrán comprobar, el encuentro del xenomorfo de Alien con el Caballero Oscuro no puede ser más interesante, sobre todo en su primer tramo.

No es mucho lo que un viejo lector de tebeos le pide a una película de estas características.  Si lo pensamos bien, el problema ‒para quien quiera verlo‒ es que hemos convertido el subgénero de los superhéroes en algo que sólo llegó a ser raramente: algo profundo y tirando a serio, con una gravitas desproporcionada.

Entre 1968 y 1970, Neal Adams regaló a sus lectores el talento que abarca este magnífico volumen, protagonizado por Batman antes de que otros dibujantes y guionistas tumbasen al Hombre Murciélago en el diván del psicoanalista.