graciasportadadefesq

Está casi fuera de toda discusión que Basil Rathbone encarnó de manera magistral al personaje de Sherlock Holmes, tanto por su aspecto físico como por su formidable interpretación.

En términos narrativos, son tan importantes como el héroe. Le dan a este último un sentido, una misión, un objetivo. Al enfrentarse al chico bueno –en la visión masculina de Hollywood hay pocas mujeres de acción–, sirven para que éste muestre sus cualidades y su lado más humano, sobre todo al verse atacado en lo que más quiere.