Trestesauros500

Bisesa Dutt regresa a la Tierra tras pasar cinco años en el planeta Mir, construido con retazos de paisajes y personas extraídos de distintas eras de la historia de la Tierra y habitado por los primogénitos. Pero ¿por qué se creó Mir? ¿Por qué llevaron allí a Bisesa y después la devolvieron a la Tierra justo el día después de su desaparición?

Durante una proyección especial por el 50 aniversario de 2001: Una odisea del espacio, yo, matemático y científico computacional dedicado a la investigación en el área de la Inteligencia Artificial, no pude evitar ponerme a comparar el mundo actual con el futuro que predijo la película.

El viento del sol

En 2016 hubo una noticia interesante en el ámbito de la navegación espacial. Un grupo de físicos de la Universidad de California en Santa Bárbara dio a conocer sus investigaciones sobre la posibilidad de utilizar la propulsión fotónica. Es decir, que los fotones emitidos por un laser golpearan una nave (en principio pequeña) de tal manera que el empuje generado permitiera a dicha nave alcanzar altas velocidades. Recordemos que en el espacio no hay rozamiento que frene los objetos en movimiento.

De todas las franquicias cinematográficas y televisivas que han recibido versión en cómic, ya fuera como adaptación, secuela o expansión, 2001: Una Odisea del Espacio fue quizá la más extraña de todas.

Ningún estudio dedicado a la historia de la ciencia ficción podría considerarse completo sin el análisis de una de las películas clave del género: 2001: Una Odisea del Espacio, dirigida por Stanley Kubrick.

La genialidad es un comodín, un convenio, una clave que a los críticos y a los espectadores de una película les permite medir distancias con respecto a otras obras. La genialidad es, cuando se menciona a propósito de Stanley Kubrick, una manera de situarlo fuera de los géneros y al margen de grupos y escuelas. Kubrick abraza la tradición y la innovación, y al conseguirlo ‒por eso hablamos de un genio‒ entra dentro de otra categoría, la de los creadores indiscutibles.