Trestesauros500

Crítica: "Aquaman" (James Wan, 2018)

¿Quién no ha sentido alguna vez la necesidad de dejarse atrapar por las emociones de un tebeo? Créanme, no es ni mucho menos un sentimiento exclusivo de los que crecimos devorando cómics, sobre todo durante aquellos años en los que aún no existía nada remotamente parecido a internet.

Cualquier película con Matthias Schoenaerts dentro me gusta más. Aunque, como en este caso, tenga un papel episódico pero nada banal desde luego. Un papel que cierra el triángulo perfecto, aunque al final el triángulo era un cuadrado.

Nunca un trailer ficticio llegó tan lejos. Primer, se terminó convirtiendo en largometraje. Después, en trilogía (según parece). Llega la secuela de la sandunguera Machete, y ofrece todo lo que prometía: cachondeo, acción violenta de dibujo animado, rostros carismáticos y mujeres sexis, además de las frases lapidarias del colosal Danny Trejo como Gran Protagonista después de tantísimos papeles como secundario.

"The Playboy Club": Tentaciones en Chicago

Como idea no era original, pero los socios se lo pasaron en grande. Gracias a esta teleserie, descubrimos la parte oscura de esa institución sofisticada y machista que se le ocurrió a Hugh Hefner en los sesenta. Me refiero, por supuesto, al primer club atendido por las conejitas de Playboy.



Desde un planteamiento original y sumamente divertido, Zombieland, de Ruben Fleischer, sigue demostrando que el subgénero de zombis admite grandes dosis de comedia. Trepidante y políticamente incorrecta, la película es todo un festín para los amantes del terror.