Trestesauros500

"Predators" (2010), de Nimrod Antal

En 2010, tras dos crossovers que es mejor no tener en cuenta ‒Alien contra Depredador y su secuela‒, al fin llegó a las pantallas la tercera entrega de la saga de los cazadores interplanetarios. Predators recuperaba el suspense y los personajes duros en una película quizá no brillante, pero algo más que correcta.

Un tipo pasa un fin de semana en la montaña con la Santísima Trinidad. Sí, ese el argumento de la película, uno de esos planteamientos que se toman o se dejan, pero que Son lo que Son (parafraseando al Creador).



Adaptada de la novela de Paolo Lins, retrata el crecimiento del crimen organizado en Cidade de Deus, un suburbio violento de Río de Janeiro, entre finales de los años sesenta hasta principios de los ochenta.

"El Rito" ("The Rite", 2011)

¿Lo vemos reflejado en pantalla tal como es? ¿O se convierte en una amenazadora realidad solo mientras dura la película? ¿Quién sabe? La duda convierte al subgénero de exorcismos en uno de los más atractivos del cine de horror, y al viejo Satán, en un estereotipo indispensable para nuestra imaginación.