logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: Madrid, España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Un grupo de personajes recluidos en un recinto concreto a causa de una amenaza externa tendrá que enfrentarse no sólo a dicho peligro, sino a la eterna verdad ‒Homo homini lupus‒, en situaciones en las que el miedo y la desconfianza sacan lo peor que llevamos dentro.

En su momento, el máximo reclamo de Acción Mutante, el debut de Álex de la Iglesia, era que estaba producida por Pedro Almodóvar. El tiempo pasa y ahora es el propio Álex de la Iglesia el productor estrella de la opera prima de Juanfer Andrés y Esteban Roel.

Puede que alguna vez, al ver una película de Álex de la Iglesia, usted se haya hecho alguna de las preguntas que, hace cierto tiempo, planteamos en esta entrevista al director de El día de la Bestia (1995), La comunidad (2000), 800 balas (2002), Los crímenes de Oxford (2007) y Las brujas de Zugarramurdi (2013).

La misoginia ha sido la causa de innumerables y detestables desgracias a lo largo de la Historia de la Humanidad, y también de infinitos comentarios repulsivos, pero también de alguna que otra cosa interesante, desde la historia de Salomé a la de Dalila, sin olvidar la figura de la femme fatale o la vampiresa.



El cine, para los directores veteranos, acaba siendo una expresión de la propia vida. De hecho, se producen extrañas sincronías. Convergencias entre lo que uno cuenta y lo que uno siente. De ahí que La chispa de la vida refleje tan acertadamente lo que pasa por la mente de Álex de la Iglesia después de su retirada de la dirección de la Academia de Cine, en medio de la polémica generada por la Ley Sinde.

Un ordenador abandonado en la calle durante la Semana Grande de Bilbao encierra en su disco duro un contenido explosivo: la frenética narración del descenso a los infiernos de Juan Carlos Satrústegi, poeta fracasado y en paro que entrará en una delirante espiral de drogas, katxis, sexo, ertzainas, palizas y superhéroes hasta culminar en una gran gala literaria en el hotel Ercilla.

Diálogo con Álex de la Iglesia



El delicioso edificio del madrileño Circo Price ha sido el lugar elegido para que el abundante equipo artístico de Balada triste de trompeta presente su trabajo, aunque ha quedado bien claro que el jefe de pista de este espectáculo es Álex de la Iglesia, cuya magnífica oratoria siempre resulta tan espectacular como sus películas.



Tras el clasicismo de la muy exitosa Los crímenes de Oxford, Álex de la Iglesia regresa con este film furioso, psicótico y tremendamente personal. Un plato muy caliente que no será del gusto de todos, pero que no podría preparar ningún otro cineasta.



Álex de la Iglesia debe su fama a títulos tan populares como El día de la bestia (1995), Perdita Durango (1997), Muertos de risa (1999) y La comunidad (2000). Este artículo es la transcripción de unas declaraciones que Álex nos concedió el 26 de septiembre de 2000, fecha en que La comunidad se presentó a la prensa.



Basada en la novela Los crímenes de Oxford, de Guillermo Martínez, llega a las pantallas la película del mismo título.