Trestesauros500

"Jungle Jim" (1934), de Alex Raymond

El cómic nació en Estados Unidos en la prensa bajo la forma de escenas humorísticas con trasfondo costumbrista. Niños, animales parlantes, vagabundos, familias… eran los protagonistas de las primeras series populares. En ellas, los lectores veían reflejados sus pequeños mundos cotidianos. Y entonces, un día, llegó la Gran Depresión y, con ella, la necesidad del público de olvidar aquella misma realidad, más o menos deformada por el humor y la fantasía, con la que antes había disfrutado en las páginas de cómics de los diarios.

El éxito de Buck Rogers, el primer personaje de ciencia ficción en el cómic, había sido fenomenal. Publicado por el National Newspaper Service, un syndicate de Chicago –en este contexto, los syndicates eran empresas que se dedicaban a encargar y distribuir cómics para la prensa de todo Estados Unidos, ahorrándoles a los periódicos el tener que mantener una plantilla de autores y coordinar su trabajo–, Buck Rogers había debutado en 1929 bajo la forma de tira diaria y en 1930 como plancha dominical.

La historia de este clásico empieza en el corazón de la era pulp, concretamente el 22 de enero de 1934. En este caso, el contexto lo es todo, o casi: recordemos que Flash Gordon había comenzado a editarse en la prensa el 7 de ese mismo mes, enriqueciendo un imaginario que cultivaban, por las mismas fechas, publicaciones como Amazing Stories, Black Mask, Dime Detective, Thrilling Wonder Stories o Weird Tales.

"Flash Gordon", de Alex Raymond



Nada más lógico que el cómic –el gran entretenimiento de la prensa a comienzos del siglo XX– haya sentido desde sus orígenes predilección por la fantasía pulp y el esteticismo gráfico. Por la calidad de su dibujo, Alex Raymond es uno de los principales representantes de esa hornada de creadores que, en la primera edad de la historieta, supo entender que el cómic puede ser un arte con todas las de la ley.

Tras el éxito de Flash Gordon (1936), dos títulos más completaron la saga cinematográfica de este personaje: el primero, Marte ataca la Tierra (Flash Gordon's Trip to Mars / Mars Attacks the World, 1938), contaba con la dirección de Ford L. Beebe y Robert Hill.

Basado en el genial cómic de Alex Raymond, Flash Gordon no sólo fue el serial más caro realizado hasta entonces, sino también uno de los de mayor calidad, tanto en su reparto como en su realización.

Historia del cómic estadounidense (1931-1945)

Los Estados Unidos viven una etapa de profunda crisis social y económica a lo largo de los años treinta, década que coincide con el auge del tebeo como medio de comunicación social. Es un hecho que todas las pasiones e inquietudes del norteamericano medio se dan cita en las historietas de aventuras.