Trestesauros500

Las armas de mujer no son, en el caso de Melanie Griffith (Tess McGill en la película), ni sus peinados ni sus imposibles estilismos. Todos, tipo choni ochentera. Nada de glam ni de camp. Un horror. El pelo amarillo cardado, las hombreras descomunales, los calcetines sobre las medias de rejilla, los maquillajes teatrales…todo un recital de mal gusto propio de quien no sabe usar los cubiertos de pescado aunque tiene sobrada ambición para conseguir comer con las manos sin que a nadie le importe.

Estoy casi seguro de que, antes de comenzar el rodaje, los creadores de esta nueva entrega de Misión imposible se sentaron para ver Con la muerte en los talones y un par de clásicos de James Bond.

Cada año, algunas veces en dos ocasiones en un solo ejercicio anual, tenemos la sensación de estar asistiendo a un nuevo título del género "alleniana", redescubriendo las múltiples variables de ese sello inconfundible que el director neoyorkino da a sus películas. 

El más poderoso submarino nuclear jamás construido, perteneciente a la armada soviética, el Octubre Rojo, se dirige a la costa estadounidense bajo el mando del Capitán Marko Ramius (Sean Connery).



Parte comedia excéntrica, parte sátira del mundo del espectáculo, State and Main de David Mamet es la historia del rodaje de una película de alto presupuesto que hace estragos en una pintoresca ciudad de Nueva Inglaterra.



El actor, director y productor Robert De Niro empezó a recopilar información en los años noventa para su segunda película como realizador después de la aclamada Una historia del Bronx (1993).



Considerado una de las figuras más sugerentes del siglo XX, Howard Hughes fue un inteligente industrial, el productor de glamurosas películas y la quintaesencia del americano que toma riesgos, aunque él se viera a sí mismo, ante todo, como piloto aéreo.

No es tan fácil, de Nancy Meyers

Fiel a su estilo nítido y ágil, Nancy Meyers ofrece en No es tan fácil suficientes ingredientes para satisfacer a los seguidores de la comedia sofisticada. En gran medida, el encanto de la película se debe al carisma de sus tres portagonistas, Meryl Streep, Steve Martin y Alec Baldwin.