Trestesauros500

Revisamos en esta ocasión un ejemplo perfecto de la fertilidad de ideas con que Marvel saludó la década de los setenta. A finales de 1972, el editor Stan Lee y el dueño de la compañía, Martin Goodman, pidieron a Roy Thomas que les presentara ideas para nuevos títulos.

Batman: Mi principio y mi probable fin

Alan Davis es uno de los grandes dibujantes de superhéroes de la historia. No cabe duda alguna al respecto. Dio el salto desde su Reino Unido natal a los EE.UU a principios de los años ochenta del pasado siglo, en lo que se dio en llamar la “Invasión Británica”: la llegada de numerosos profesionales ingleses a la industria del comic USA, ejemplificada en nombres como Alan Moore, Neil Gaiman o Brian Bolland, por citar sólo unos pocos.

Clásicos DC: Batman

Entre 1977 y 1986, el justiciero de Gotham City empezó a adquirir una apariencia genuinamente oscura sin negar lo que de héroe clásico tiene (que es mucho).