graciasportadadefesq

El libro que hoy nos ocupa es tan útil como enternecedor, y lo consigue gracias a su esfuerzo por aunar los detalles personales y los consejos refrendados por la ciencia. Aunque el lector pertenezca al gremio de quienes consideran que el oficio de ser padres nace de la intuición, hallará aquí suficientes evidencias como para comprender que la paternidad, cuando se asumen ciertas pautas durante los primeros meses de vida del niño, también puede enriquecerse a partir de lo que hoy nos dicen la psicología, la pedagogía e incluso la neurología.

La fragilidad de nuestro subconsciente se muestra en las primeras etapas de la vida, precisamente cuando el niño va adquiriendo, poco a poco, la disposición de su personalidad. Frente a esa fragilidad, los padres y tutores vienen a ser un sostén, un guardián y una guía, que debe manifestarse, sobre todo, en los momentos más delicados.

La opinión que sobre esta hermosa antología se ha tenido en toda Europa ha variado poco en los últimos veintiocho años. No sólo se trata de una espléndida selección de relatos clásicos y tradicionales, a cargo de Christian Strich. También es la obra maestra de su ilustradora, Tatjana Hauptmann.

La nueva dimensión educativa en la que se mueven los niños de hoy requiere formatos como el que hoy presentamos: un relato bilingüe, adaptado al gusto actual, realizado con encanto y enriquecido con pasatiempos y la posibilidad de disfrutar de ese prometedor formato que es la realidad aumentada.

Ilustración de "Las aventuras de Tom Sawyer" por Norman Rockwell (Heritage Press, 1936).

Tras su brillante debut con Un poco perdido, Chris Haugton vuelve con ¡Oh no, Lucas! un nuevo álbum ilustrado para primeros lectores, publicado como el anterior por la editorial santanderina Milrazones. Con originalidad y frescura pero de una manera divertida y sencilla nos da a entender que como individuos en sociedad debemos respetar ciertas pautas de convivencia en beneficio de todos. Y es que, como afirmaba Martin Luther King, aunque hemos aprendido a volar como los pájaros y a nadar como los peces, a veces no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos.

En Yo quiero mi gorro nos encontramos con un entrañable oso dispuesto a averiguar dónde se encuentra el gorro que ha perdido. Para ello preguntará a todos los animales que se va encontrando en su paseo por el bosque. Ni el zorro, ni la rana, ni la serpiente, ni el topo lo han visto. Tampoco el conejo que, con un sospechoso gorro rojo en la cabeza idéntico al que ha perdido el oso, se explaya más: "No. ¿Por qué me lo preguntas? Yo no lo he visto. No he visto ningún gorro en ningún lado. Yo nunca me atrevería a robar un gorro. Deja de hacerme preguntas". El oso seguirá buscando hasta llegar a deprimirse. Pero, en un momento de calma reflexiona que... ¡ha visto su gorro! Y es entonces cuando decide volver a buscarlo… hasta que llega al ladrón y lo recupera. Problema terminado.

Escribe Daniel Defoe en Robinson Crusoe que nunca valoramos el verdadero estado de nuestra situación hasta que la contraria nos lo muestra, porque no nos damos cuenta de las cosas buenas que tenemos, ni sabemos apreciarlas hasta que las perdemos. Es lo que le ocurre al pequeño búho del cuento Un poco perdido. Y a nosotros mismos. Porque efectivamente andamos todos como él, un poco perdidos. Por eso, aunque ya no somos precisamente unos niños, nos sentimos identificados con el protagonista de esta historia infantil del ilustrador irlandés Chris Haughton, recientemente publicada en España por la editorial santanderina Milrazones.

En la saga de novelas de la Elite Oscura, Chloe Neill mezcla ingredientes familiares, todos ellos con un indudable atractivo para los lectores jóvenes: magia, aventura, monstruos, poderes paranormales y romance.

Continúan aumentando los frutos de la cosecha western en el panorama literario durante este 2012: la editorial Valdemar ha publicado el segundo volumen de la colección Frontera, El trampero de Vardis Fisher, y anuncia una antología de James Warner Bellah para final de 2012. Sumado a esto y a la aparición de varios ensayos sobre distintas figuras del Oeste histórico, hay que destacar una novedad en el ámbito de la literatura juvenil.

Espléndidamente traducidas en verso por Víctor Canicio, recuperamos en español las travesuras de Max y Moritz (1865), una obra clásica del alemán Wilhelm Busch que suele aparecer en el primer capítulo de todas las historias del cómic.

Peter invita a la niña Wendy Darling al País de Nunca Jamás para que sea la madre de su pandilla de “los niños perdidos”. Sus hermanos John y Michael también la acompañan en su mágica aventura.

No es la primera vez –ni será la última– que incluimos en este apartado de literatura infantil y juvenil obras destinadas al lector adulto. Y es que, si bien El Paraíso hará disfrutar a los adolescentes maduros, Bart Moeyaert introduce claves que comprenderán mejor los adultos.

Los personajes de Albo y Auladell –una mujer misteriosa, un hombre con esencia de pájaro– viven en un mundo intangible, de colores tenues, desgastados por el tiempo, y se aman a esa hora incierta en la que confundimos vida y poesía.

Espléndidamente ilustrado por Maurizio A.C. Quarello, El autobús de Rosa es un álbum que cuenta a los más pequeños uno de los episodios fundamentales en la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.

10 de abril de 1912, Southampton. El Titanic, el barco de pasajeros más grande del mundo, está listo para zarpar.

Suzy Lee conoce los mil y un nombres que el diccionario y los críticos asignan a los artistas de talento.


Kaatje Vermeire tiene un talento natural para el diseño y el dibujo. Un apretado resumen de su historial no sería tan elocuente como este breve y elegante volumen: una aventura gráfica de impecable desarrollo.

Vuelo nocturno es la epopeya de aquellos pioneros de la aviación que ofrendaron sus vidas en aras de la «acción» y del progreso. Saint-Exupéry, que conocía por experiencia propia lo narrado, consiguió trasmitir al relato la fuerza y el calor de lo vivido, en un estilo conciso, pero épico y lírico a la vez.

Cuando se desata la Segunda Guerra Mundial, Saint-Exupéry combate como piloto de reconocimiento y, tras la caída de Francia, se instala en Nueva York. En la gran ciudad norteamericana escribe Piloto de guerra (1942), fruto de sus experiencias durante la contienda, y El Principito (1943), cuento infantil de gran originalidad que lo hizo universalmente famoso y que se ha convertido en uno de los fenómenos literarios más importantes de este siglo.

Novela esencialmente de acción y de aventuras, El tesoro del lago de la Plata es una de las obras más características de Karl May. En ella se narran las múltiples peripecias de los protagonistas en busca de un doble tesoro: el que desde tiempos antiguos yace sepultado en el fondo del lago, protegido por un curioso dispositivo de ingeniería, y el riquísimo yacimiento de plata que hay en un valle próximo al lago.


La emoción que provocan va del temor a la sorpresa. Quizá por ello las sombras son un recurso tan frecuentado en la literatura infantil. Heredando esa tradición de largo aliento, Suzy Lee nos entrega un álbum tan gracioso e imaginativo como evocador.

  Piensen en una noche cualquiera. Mientras los adultos se adentran paulatinamente en el sueño, hay niños que temen la oscuridad. Así ocurre desde tiempo inmemorial, y sin embargo, Jimmy Liao y la escritora Joyce Dumbar le dan la vuelta a este viejo temor infantil y lo convierten en una bonita historia de magia y superación.

Como el niño que se siente capaz de volar, como el que imagina fantasías liberadoras y reconfortantes, el lector que se adentre en este bellísimo relato descubrirá que un cuento infantil también puede encerrar lecciones asombrosas.

Impecablemente adaptado por Francisco Alejo e ilustrado por Rogelio Quintana, el Cantar de Mío Cid llega a los jóvenes lectores en una versión que se convertirá en una lectura indispensable para curiosos y estudiantes.

Esta versión de la Odisea, elaborada por Javier Almodóvar García, se disfruta sin discusión, y permite al lector joven desarrollar el gusto por la cultura clásica y la literatura grecolatina.


Primera entrega de la serie de quince novelas escritas por Kathryn Lasky entre 2003 y 2008. Una clásica historia de aventuras y fantasía, pero protagonizada casi exclusivamente por aves nocturnas.

  Fue en 1935 cuando la editorial Molino publicó el libro Travesuras de Guillermo (Just William, 1922) la primera entrega de las aventuras de Guillermo Brown.