logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: Madrid, España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Miguel Delibes de Castro (Valladolid, 1947) (1), doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid, es Profesor de Investigación en el Departamento de Biología de la Conservación de la Estación Biológica de Doñana (EBD, CSIC), de la que fue director desde 1988 hasta 1996.

El 8 diciembre de 1916 la Gaceta de Madrid publicó la Ley de Parques Nacionales del Ministerio de Fomento, sancionada por Alfonso XII. Este año [2016] se cumple su centenario.

Desde que en sus tiempos de estudiante de medicina en la Universidad de Valladolid en los años 50 comenzara a adentrarse en el mundo de la cetrería, hasta su muerte en un accidente de aviación durante el rodaje de un documental en Alaska, Félix Rodríguez de la Fuente (1928-1980) desarrolló una ingente actividad en muy diferentes, aunque interrelacionados, campos profesionales.

Sir David Attenborough, el gran comunicador y naturalista británico, estudió Ciencias Naturales en la Universidad de Cambridge. Ha producido y presentado programas de historia natural para la BBC desde la década de los cincuenta, cuando rodó su primera serie, Zoo Quest (1956-1959).

El lobo tibetano (Canis lupus chanco) aún recorre las estepas y áreas montañosas de Asia Central en busca de sus principales presas, la gacela de Mongolia, el caballo Przewalski y el ciervo. Sin duda, es un depredador poderoso y de imponente aspecto. ¿Pero qué tiene esta criatura para fascinar al cineasta Jean-Jacques Annaud?

Aunque muchos de sus habitantes lo desconocen, España es el país de la Unión Europea con mayor biodiversidad y es asimismo un referente en la protección de espacios naturales, con 48 reservas de la biosfera y 15 parques nacionales. Paradójicamente, ese patrimonio no ha recibido la merecida atención por parte de los documentalistas actuales, sobre todo si comparamos su impacto mediático con el logrado en los setenta por Félix Rodríguez de la Fuente.

El largometraje Océanos, una cinta que han visto más de 12 millones de personas en 40 países y que ganó el premio César al mejor documental en 2011, amplía su impacto divulgativo a través de una de una ambiciosa exposición itinerante, cuyo paso por distintas capitales del mundo demuestra lo necesario que es descubrir esa prodigiosa biodiversidad que prospera bajo la superficie del mar.

Donde estamos ahora, ya sea París, Londres, o Berlín, solía estar cubierto de inmensos bosques que llegaban hasta donde alcanza la vista.

Durante millones de años, Europa se ha visto sumida con regularidad en periodos de frío, similares al clima que se experimenta hoy en día en Groenlandia. Y fue durante la última Edad de Hielo cuando el Homo sapiens llegó al continente, hace unos 40.000 años.

Trabajar con Jacques Perrin en una nueva película significa asumir nuevos retos. Está claro que volar con los pájaros por encima de la Tierra, o nadar con criaturas marinas por los mares es un reto, y además es un reto sin duda espectacular. Pero, ¿cómo podemos ver con nuevos ojos a esos animales tan familiares y tan filmados como lo son los de nuestros bosques, los erizos, los zorros, los ciervos o los jabalíes?

"¡El océano! ¿Y qué es el océano?", pregunta un niño al comienzo de la película. Con el fin de darle una respuesta, comencemos por olvidar cifras, explicaciones y análisis.

Todos los que tratamos con la Naturaleza como tema del conocimiento, de la comunicación o de la pedagogía, solemos aceptarnos como portadores de un cierto valor incombustible.

A pesar de su formación literario-humanística, es mas frecuente reconocerle como embajador de la Naturaleza, de la cultura ecológica y defensor de la cultura rural.

Más de dieciséis meses se emplearon para el rodaje de Guadalquivir, de Joaquín Gutiérrez Acha. Un equipo de cinco personas, equipadas con los últimos avances tecnológicos en los rodajes de naturaleza, fue el encargado de conseguir plano a plano la historia previamente concebida, algo que es sumamente complejo por tratarse de animales salvajes.

En las montañas nubladas del Norte de España, las manadas de lobos están gobernadas por líderes a menudo intolerantes y peligrosos. Los clanes familiares dejan de ser un lugar seguro para vivir y algunos individuos se ven obligados a marcharse para siempre. Esta es la historia de dos lobos errantes y amigos que un día decidieron caminar juntos hasta la muerte.

Es el lince ibérico, y sus poblaciones han sido diezmadas hasta convertirle en el felino más escaso del mundo.

España, tras siglos de historia, llega hasta nosotros como una joya, un paraíso natural único en el mundo por su situación privilegiada entre la Europa de los bosques y el África de las arenas.

Cuando hablamos de ecosistemas en peligro, nos llegan a la mente imágenes de una selva destruida por taladores irresponsables, o de un rico sistema marino arruinado por el naufragio de un buque petrolero. Nunca imaginamos la existencia de otros sistemas igual de frágiles y que se encuentran literalmente bajo nuestros pies. Estos ecosistemas son las cuevas.

A la hora de hablar sobre biodiversidad y reflexionar sobre su protección, hay pocas figuras tan destacadas como Quentin Wheeler. Entomólogo, taxónomo y columnista de prensa, Wheeler suma dos cualidades imprescindibles en este ámbito: un gran prestigio científico y un claro talento para la divulgación.

La revista Science publicó en julio de 2014 un número especial titulado Fauna en desaparición, en el que hablaba sobre los peligros de la reducción masiva de especies. La publicación nos alertaba entonces de las consecuencias ecológicas, sociales y económicas que podría conllevar la que se denominaba, ya por esas fechas, la sexta extinción masiva de la vida sobre la Tierra.

"Una luz muy intensa llenó el interior del hangar. Era tan brillante que me cegó temporalmente. Menos de un minuto después retumbó una explosión y una fuerte onda de presión me causó dolor de oídos. Noté que el cielo se había encapotado de repente. Todo era muy misterioso. Cuando llegué a casa de mi abuela, estaba cubierto de cenizas negras. Me di un baño y me cambié de ropa, aunque en ese momento no sabía que las cenizas emitían una radiación peligrosa".

¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos? Éste es el tipo de preguntas filosóficas que hacen que muchos científicos –y no científicos– se burlen del trabajo de los filósofos.

“… el contraste entre el verde de los abetos, el anaranjado de las mariposas y el fondo azul del cielo hacen de los santuarios de la mariposa monarca un sitio de reposo espiritual…”

Edward O. Wilson alcanzó su prestigio argumentando que dos realidades aparentemente dispares, la sociedad humana y el mundo natural, se rigen por los mismos principios. Sean B. Carroll alcanzó el suyo unificando el estudio de los seres humanos y el de animales, mostrando que el desarrollo en ambos es impulsado, en lo fundamental, por los mismos procesos moleculares y genéticos. ¿Y qué sucedió cuando estos dos científicos se reunieron en una animada charla? Pues que decidieron unificar toda la biología.

La evolución de algunos vertebrados mandibulados tuvo lugar antes del periodo Devónico, hace entre 419 y 358 millones de años aproximadamente en la región de Yunnan. al sur de China, según reveló el hallazgo de una nueva especie de pez.

Los juncos de ojo oscuro, Junco hyemalis, y los juncos de ojo amarillo, Junco phaeonotus, son gorriones de la familia Emberizidae cuya evolución ha seguido caminos muy diferentes.

Un estudio de más de 20 años llevado a cabo por el Museo Nacional de Ciencias Naturales y la Universidad Complutense de Madrid indica que los tendidos eléctricos tienen un alto impacto negativo en la migración de especies como la avutarda (Otis tarda).

He visto recientemente películas y series televisivas en las que adultos, jóvenes, mujeres, y hasta embarazadas, fuman a más no poder sin hipocresías ni preocupaciones pulmonares o ambientales de ningún tipo.