Un regusto a decadencia

Así como hay géneros que tienen una características muy concretas, que definen a las obras que se encuadran de lleno dentro de los mismos (no hay más que pensar en la literatura de piratas, oeste o ciencia-ficción), otros, como el gótico, siempre han sido mucho más indefinidos, una suerte de territorios de límites imprecisos, en los que las novelas catalogadas como tales no tienen, a veces, nada que ver las unas con las otras.

El género gótico en sentido estricto nació en la segunda mitad del siglo XVIII, a la sombra del Racionalismo, y no tardó en alcanzar una popularidad enorme, de la mano primero de Hugh Walpole y, después, gracias a las obras de Ann Radcliffe. Sin embargo, no tardó en experimentar un declive –tan rápido como su ascenso- por culpa sobre todo de los abusos de estilo, lo limitado de las propuestas y la mala calidad media, hasta el punto de que una obra como Melmoth el Errabundo, de Charles Maturin, publicada en 1820, está considerada como el canto del cisne de un género que ya agonizaba.

Sin embargo, aquel gótico primero de castillos en ruinas, linajes añosos, pasadizos, fantasmas ensangrentados y cadenas resonantes iba a sobrevivir, de alguna forma, a su muerte por agotamiento. El apelativo gótico había de trasmitirse a una serie de obras posteriores que se caracterizaban, sobre todo, por los ambientes opresivos y turbios; algo que ha llegado hasta nuestros días, en el que esa palabra define por sí sola a una obra, sea cual se la manifestación artística de la que estemos hablando. Y si el gótico subsistió, fue tal vez gracias a que aquellos autores, en su búsqueda de peligros cada vez mayores a los que exponer a sus heroínas, fueron ahondando más y más en la maldad de sus villanos, hasta abrir las puertas –aunque el narrador manifestase siempre su horror y reprobación- a la perversidad, a la infamia, a toda una serie de tinieblas del alma que jamás iban a abandonar ya la literatura.

A partir de ese punto de inflexión, sea o no la intención de su autor, le guste o no, cuando una obra transita por ciertos caminos literarios, recibe de inmediato el apelativo de “novela gótica”. Y uno de los elementos que sin duda con más fuerza sirven para ganar tal sello es la decadencia. Decadencia que puede ser tanto física, como material como moral, que está presente ya en el gótico primero de Walpole y Radcliffe y que, posiblemente, le dio esa atmósfera tan peculiar –mucho más que el atrezzo de castillos, armaduras y fantasmas con cadenas- que cautivó a lectores de paladar cultivado, pese a lo pueril de las tramas, las heroínas insulsas y, en muchos casos, el estilo literario deficiente.

Aquellas primeras novelas van a cuajar para siempre en la imaginación popular y van a hacerlo sobre todo por sus atmósferas fantásticas y sus villanos retorcidos, que pertenecen a menudo a estirpes antiguas y de sangre degenerada. Y es ahí donde aparece ese regusto a decadencia que encabeza estas líneas, y que va a definir para siempre al gótico. Porque esos villanos son mucho más interesantes que los héroes y heroínas de las novelas, y son los que de verdad recuerda el público y dan entidad a las novelas. Y el protagonismo de los perversos en el gótico es algo que no hará sino acentuarse a lo largo del tiempo.

Si hablamos de decadencia moral, tenemos que recordar aquí a Ambrosio, el protagonista de El monje, de Mathew Lewis, y a Melmoth el Errabundo, de la novela del mismo nombre de Charles Maturin. Ambos se hunden en las tinieblas espirituales, el primero arrastrado con engaños y el segundo por propia voluntad, tratando de ganar la vida eterna. Ninguno de los dos va a encontrar al final del camino otra cosa que la perdición, pero a lo largo de su periplo van a llevar al lector a través de laberintos de degradación, vampirismo, necrofilia y traición.

El regodeo en la corrupción –aunque no siempre tan exagerado con en El monje, con sus violaciones, incestos, asesinatos y degradación- va a estar presente en todo momento en las obras calificadas como góticas, sea cual sea su origen y época. Es así desde El Manuscrito encontrado en Zaragoza, del conde polaco Jan Potocki, a Dorian Gray, de Oscar Wilde, pasando por el Vathek de William Beckford. En todos ellos, sus protagonistas descienden peldaño a peldaño en la corrupción y, en muchos casos, no son sólo corruptos, sino corruptores, que disfrutan de sus acciones. Todos ellos encontrarán al final un fin terrible y la condenación eterna.

Sin embargo, la decadencia está presente en el gótico no sólo en el plano moral, sino también en uno meramente material. Las mansiones decrépitas, los parajes desolados, las ruinas de todo tipo han sido siempre escenarios muy queridos para el género, incluso mucho después de que los castillos medievales del gótico primero hubiesen sido abandonados. La escenografía gótica es algo que el cine ha sabido explotar con suma habilidad, aunque los excesos hayan hecho que a veces resulte risible. Pero, bien manejados, son recursos imperecederos, y si no baste de ejemplo la mansión de estilo neogótico de Psicosis, que trasmite con su sola presencia angustia y una atmósfera opresiva que refuerza la inquietud del espectador.

A veces cabe hablar incluso de una decadencia física, en cualquiera de sus órdenes, que suele ir unida a la degradación moral. Quien más y mejor ha utilizado tal recurso es H.P. Lovecraft, obsesionado por los linajes antiguos y la degeneración. En sus obras están muy presentes los personajes de sangre antigua y corrupta, que se manifiesta tanto en el físico como en el alma. Desde El horror de Dunwich a La sombra sobre Innsmouth, se puede decir que ese tema ha sido una constante en todo su famoso ciclo de Los mitos de Chtulhu, consiguiendo a menudo registros magistrales.

Pero el grado más extremo del gusto por la decadencia, dentro de la literatura gótica, lo encontramos en esa querencia por la muerte y los muertos que aparece en muchas de sus mejores novelas. Una necrofilia que puede serlo en sentido lato, ya que en realidad se trata de una predilección por los temas mortuorios y lo macabro, pero que también puede serlo en sentido estricto, ya que encontramos no pocas obras donde los personajes tienen relaciones con cadáveres, sea de grado o con engaños. A tal respecto, cabe recordar por ejemplo escenas como la de El manuscrito encontrado en Zaragoza. El infortunado protagonista, en su viaje por Sierra Morena, tras toda una noche de placeres con dos princesas moras en un palacio subterráneo, despierta a la mañana siguiente no en lecho de seda, sino en el suelo de tierra, bajo un patíbulo, y no flanqueado por dos beldades, sino por dos cadáveres de ahorcados ya putrefactos.

Sin llegar a esos extremos, la querencia por la muerte y los amores con difuntos abarrotan el gótico. Es un tema antiguo en la literatura –baste recordar Las noches lúgubres, de Cadalso-, y adquieren carta de naturaleza en obras como Muertas enamoradas, de Theophile Gautier o en El asno muerto y la mujer decapitada, de Jules Janin, que narra la peripecia de un personaje empeñado en desenterrar a su amada –como el Tediato de Cadalso - que ha sido ejecutada en la guillotina, para darle una sepultura decente.

Podría uno creer que todo esto, como fondo y como atmósfera, tendría que haberse agotado hace tiempo. Y así es, en efecto, así ha sido con las viejas fórmulas. Pero, lo mismo que los castillos encantados y los fantasmones dieron paso a comienzos del XIX a nuevos escenarios, así hoy en día el gótico, en manos de autores de talento, da nuevas obras, sin perder las viejas esencias. Y, a tal efecto, me gustaría señalar un cuento de Angela Carter, El vendedor de sombras, incluido en la antología Los nuevos góticos. Aquí encontramos toda la decadencia del gótico, pero trasplantado a la decrépita mansión de un antiguo cineasta de la edad de oro del mudo, en Hollywood. La decrepitud está aquí en la ancianidad, los recuerdos, la fama y la riqueza idas… nuevas vueltas de tuerca, con el regusto a decadencia de siempre.

Copyright del artículo © León Arsenal. Reservados todos los derechos.

León Arsenal

León Arsenal fue piloto de la Marina Mercante Española. Desde 1990, ha escrito ensayos (Una historia de las sociedades secretas españolas, Rincones de historia española, Godos de Hispania), libros de género fantástico (Besos de Alacrán, Máscaras de matar, obra por la cual obtuvo el Premio Minotauro), thrillers (El espejo de Salomón, Los lugares secretos) y novelas históricas, un género que cultiva con éxito desde que publicó El hombre de la plata (2000) y Las lanzas rotas (2002).

Después de darse a conocer a nivel internacional con La boca del Nilo. La expedición de Nerón al corazón de África (2005), libro por el que recibió el Premio Espartaco y el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza 2006, ha publicado la versión definitiva de Las lanzas rotas. Sixto el Celtíbero (2006), Los malos años. La guerra entre Pedro el Cruel y la Reina Blanca (2007), El hombre de la plata. Tras los tesoros de Tartessos (edición revisada en 2009), La luz de Egipto (2009), Última Roma (2012) y Corazón oscuro. La cruzada escocesa en la frontera de Granada (2014).

logonegrolibros

  • Música para la Santa Alianza
    Escrito por
    Música para la Santa Alianza Es sabido que la denominación de Santa Alianza tiene un carácter literario aprovechado por sus adversarios pero que sus partidarios nunca admitieron. La costumbre, madre de la historia, acabó imponiéndose y hoy cualquier historiador designa…
  • El contrato educativo
    El contrato educativo Es sabido que uno de los problemas de la divulgación científica ‒y de muchas disciplinas jóvenes‒ es que no cuenta con una definición única y universalmente aceptada. Uno de los puntos más debatidos…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La botica de Fray Esteban Núñez
    Escrito por
    La botica de Fray Esteban Núñez Fray Esteban Núñez había nacido en Antequera, pero se hizo fraile boticario en Burgos. Entró en el monasterio de San Juan, uno de los principales de la ciudad burgalesa, y aprendió el oficio de otro…

Cartelera

Cine clásico

  • El traje blanco de Henry Fonda
    Escrito por
    El traje blanco de Henry Fonda Reginald Rose imaginó un espacio claustrofóbico, una pequeña habitación con dos ventanas que no abren bien. Imaginó el día de más calor del año, una inminente tormenta y un ventilador sin funcionar. El aire del…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Chris Foss
    Chris Foss El británico Chris Foss fue uno de los nombres más importantes en la ilustración de ciencia ficción durante la década de los setenta. Sus portadas para novelas del género ayudaron a vender incontables ejemplares de…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "VerSons" (2013), de Abe Rábade
    Escrito por
    "VerSons" (2013), de Abe Rábade Comenzamos la escucha de VerSons (Nuba + Karonte Records, 2013), el noveno trabajo de Abe Rábade, con una sorprendente versión de "Solar", el tema que Miles Davis inmortalizó en su álbum Walkin' (1954). Desde…
  • Maneras musicales de ser clemente
    Escrito por
    Maneras musicales de ser clemente Uno de los libretos de Pietro Metastasio más concurridos por los compositores fue el de La clemencia de Tito. Tito Flavio Vespasiano, pese a una corta presencia en el poder, consiguió por la benevolencia de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC