Martes, 15 Abril 2014 21:31

¡Pues ahora ya no me gusta! Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Todo comienza, por ejemplo, con un lector de la saga Canción de Hielo y Fuego. Estamos a comienzos del siglo XXI, y alguien le ha recomendado este violento y tumultuoso folletín escrito por el magnífico George R.R. Martin como alternativa a un género literario, la fantasía heroica, superpoblada por elfos y pobres derivados roleros de El Señor de los Anillos.

El individuo en cuestión lee los libros publicados hasta el momento y no cabe en sí de gozo. Le gustan tanto que no deja de recomendárselos a sus amigos, familiares y conocidos. Se queja de que no tengan más repercusión de la que tienen.

Pasa un tiempo y se habla de una posible adaptación a la pantalla. Reza y clama en Internet para que no se trate de una película. La complejidad de la historia demanda una serie de televisión. Pero una buena serie, con dinero y sin cortapisas censoras. “Lo suyo sería una serie de HBO”, escribe en el ciberespacio (coincidiendo con la mayoría de los fans). “Una serie como, por ejemplo, Roma”.

Roma ha sido alabada por el propio novelista en su LiveJournal.

Se anuncia oficialmente el rodaje de la serie. “Tyrion NO puede ser otro actor que el señor bajito de Vías Cruzadas (The Station Agent)”. En eso coinciden también todos los seguidores de la saga.

Bien, la serie ya es una realidad. El casting es perfecto –Peter Dinklage incluido–. Tras ver el primer episodio, los fans levitan: lo han clavado. Sí, hay pequeños cambios, pero lo han clavado. ¡Es justo lo que estábamos pidiendo! ¡Ahora todo el mundo sabrá por qué dábamos tanto la tabarra con esta maravilla literaria!

La serie se convierte en un éxito. Casi en un fenómeno. Entonces comienza ese desagradable hormigueo. ¿Por qué todo el mundo habla tanto de la serie? ¿Dónde estaban cuando nosotros defendíamos las novelas y nadie nos hacía caso? ¡Canción de Hielo y Fuego es NUESTRA! ¿Qué es eso de Juego de Tronos?

De repente, esos mínimos cambios que antes no nos importaban se convierten en imperdonables traiciones a las novelas. ¡Qué demonios! ¡Incluso las nuevas entregas literarias son un insulto a las primeras novelas! ¡Martin es un vendido! ¡Odio esta saga!

Es sólo un ejemplo de miles. Posiblemente, usted lo haya vivido en sus carnes. Algo que adoramos y que queremos que triunfe termina por triunfar… y no nos gusta. ¡Yo conocía antes que nadie a Vetusta Morla! ¡Fulanito SE HA VENDIDO!

Es casi como que te quitaran un trocito de lo que te define y pasara a ser de dominio público. Es como si tu churri se fuera con otra persona…

¿Qué es eso de Star Wars? ¡Siempre se llamó La Guerra de las Galaxias! Nos fastidia que los novatos o los modernos se intenten apropiar o conviertan en banal moda nuestros objetos de devoción, y el recurso automático es tratar de arrancar de nuestra alma ese amor y pisotearlo.

¿Es inevitable? No si uno es fuerte, y si se da cuenta de que las modas pasan. Desde aquí recomendamos que no se ceda a este tipo de rechazos. Acabará usted siendo una persona amargada que odia todo.

Piense que la música, el cine, los libros… hasta los logros deportivos son cosas que se pueden aislar: no importa si los hipsters de repente cantan las bondades de Los Goonies y es irrelevante que Mel Gibson tenga un pésimo beber.

¿Y qué si El Manantial “es la Biblia de los fracasados de derechas”? Es más, a la hora de valorar sus creaciones, ¿qué importa que Polanski, Woody Allen o Victor Salva sean unos asaltacunas?

Si a usted le gusta el film de Richard Donner, gozó con Apocalypto, disfrutó con la narración de Ayn Rand o le agradan El Quimérico Inquilino, Annie Hall o Jeepers Creepers… ¿por qué dejarse influir por factores ajenos a la propia obra?

Lo que uno tiene que hacer es disfrutar de dicha obra, dejando de lado el dinero que ha costado hacerla, la vida privada del autor o el tipo de gente a la que gusta (o disgusta).

¿De repente Juego de Tronos es un bombazo mundial? Bien, en el peor de los casos, eso significará un montón de dinero para el autor. Y después de los buenos –y malos– momentos que nos ha hecho pasar, yo creo que se lo merece.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

 

Visto 2838 veces Modificado por última vez en Martes, 15 Abril 2014 22:00
Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logonegrolibros

  • Proteo el cambiante
    Escrito por
    Proteo el cambiante Es indudable que Shakespeare eligió el nombre de Proteo (el dios marino transformista de la mitología griega) en Los dos hidalgos de Verona para resaltar su carácter cambiante: se enamora de Julia, sí, pero enseguida se enamora…
  • El destino de los libros
    Escrito por
    El destino de los libros Escribe Borges en una de sus Otras inquisiciones cierta reflexión acerca de un doble episodio de la historia china: la quema de libros y la construcción de la Gran Muralla. Los libros son objetos –se…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Diosas milenarias en la tradición popular
    Escrito por
    Diosas milenarias en la tradición popular Cuenta la tradición que las tres Marías (María de Cleofás, María Salomé y María Magdalena), acompañadas de la negra Sara, fueron puestas en una barca sin velas y abandonadas a su suerte. Desde las costas…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Los dinosaurios, un mito cultural
    Escrito por
    Los dinosaurios, un mito cultural Los dinosaurios constituyen un icono cultural en las sociedades denominadas occidentales. Su presencia en la cultura popular se genera mediante la interacción entre los resultados de la investigación paleontológica y los medios de comunicación de…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Grandes voces: Teresa Berganza
    Escrito por
    Grandes voces: Teresa Berganza En julio de 1957 el festival de Aix-en-Provence puso en escena la mozartiana Così fan tutte. Teresa Berganza asumía su Dorabella. Puede decirse que allí, en vivo, empezó una fulgurante e imparable carrera por el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Las plumas del dinosaurio
    Las plumas del dinosaurio Si lee usted periódicos o blogs, ve o escucha noticieros, o está conectado a las redes sociales, seguramente ya se enteró del hallazgo, dentro de una pieza de ámbar procedente de las minas (sí: el ámbar se extrae…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC