Fuerza y debilidad de Chesterton

En los ensayos incluidos en Herejes, Chesterton va de una imagen a otra, de una paradoja a la siguiente como el sabio Nagasena de Las preguntas de Milinda va de una comparación a otra, o como Ramón Gómez de la Serna va de una idea ingeniosa a la siguiente. Pero, al contrario que Ramón, Chesterton no se pierde entre tantas luces y no se emborracha entre tantas copas de vino delicioso. Y esto lo logra en gran parte porque siempre sabe a dónde se dirige.

Del mismo modo que el sabio Nagasena siempre camina, comparación tras comparación, hacia una de las escuelas del budismo hinayana, Chesterton tampoco pierde nunca de vista la cruz que corona la cúpula de San Pedro de Roma. Esta es la gran fuerza de Chesterton y también su punto débil.

Sus argumentos nos asombran porque, a través de su forma paradójica e ingeniosa, resultan casi siempre exactos y convincentes. Entendemos que refute a Kipling como seguramente nadie lo ha hecho, al mostrarnos que su militarismo no se corresponde con la fuerza, sino con la debilidad. Entendemos también que al hablar de George Bernard Shaw nos muestre el carácter conservador de su progresismo. Pero lo que nos resulta más difícil entender es cómo alguien capaz de detectar los descosidos en las costuras ajenas sea al mismo tiempo tan incapaz de darse cuenta de que sus ropas están tan deshilachadas que han caído hace rato al suelo, aunque sigan brillando con la púrpura y el oro de los Papas de Roma.

Si Chesterton no hubiese entregado su ingenio y su inteligencia a la causa del catolicismo con la fe de un converso, casi todos sus escritos serían de lectura obligada para cualquier persona sensata, pero su afán de justificar cualquier cosa que recomendase la Roma Católica tiene el efecto secundario de debilitar sus mejores argumentos, porque siempre sospechamos que en los regalos que nos ofrece se esconde una serpiente. Detrás de cada uno de sus argumentos está agazapado otro que nos dice, ufano: “Ergo, el dogma católico queda demostrado”. Y eso sucede hable de lo que hable, de las farolas de gas o de los gatos en la calle. Es un hombre cegado por una idea, quizá porque esa idea brilla demasiado.

Si al menos de vez en cuando nos dijese: “Pienso esto de Bernard Shaw y esto otro de Kipling, esto de los ateos y esto de los tranvías, pero, además, pienso esto otro de Dios, del Papa y del catolicismo”; si nos hablara así de vez en cuando en sus ensayos, entonces podríamos acoger unos y otros argumentos con cierta confianza, no como una especie de trampa para ratones. Porque, como ya he dicho, lo que Chesterton nos dice demasiado a menudo es: “Pienso esto y lo otro de Shaw, de Kipling, de los ateos y de los tranvías, luego queda demostrada la verdad del catolicismo ortodoxo.”

En Herejes, Chesterton defiende con agudeza a Shaw de la acusación de que era capaz de defender cualquier cosa, pero no advierte que él es reo de esa culpa, porque Chesterton es capaz de defender cualquier cosa precisamente porque sólo defiende una cosa: el dogma católico. Así que, sea lo que sea lo que sostenga el dogma católico, Chesterton lo defenderá, ya se trate de las Cruzadas, de la Inquisición o de las campañas de exterminio de Santo Domingo de Guzmán. Si al Papa de Roma le hubiera dado por considerar a Zaratustra el fundador del cristianismo, sin duda encontraría también en Chesterton al más firme defensor del nuevo dogma.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • La razón de la emoción
    Escrito por
    La razón de la emoción Los expertos no se ponen de acuerdo en si nuestro cerebro funciona, desde el punto de vista psicológico, racional y emocional, mediante dos hemisferios o mediante diversos módulos. La teoría psicológica del hemisferio derecho enfrentado…
  • Del oso al mono
    Escrito por
    Del oso al mono Un adagio tradicional sostiene que el hombre es como el oso: cuanto más feo, más hermoso. Vista la deriva de las identidades sexuales en estos tiempos, si se vuelve al refrán caben, al menos, dos…
  • Ciencia y belleza
    Ciencia y belleza Si en uno de esos concursos donde se menciona una palabra y se pide a la gente que diga lo primero que le venga a la cabeza se utilizara el vocablo “ciencia”, es…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La Leyenda Negra, abreviada
    Escrito por
    La Leyenda Negra, abreviada Sólo entre Alemania y la Confederación Helvética suman el 50% de las víctimas ejecutadas por sus supuestas prácticas brujeriles: más de 40.000 ejecuciones, mayoritariamente mujeres. En el mismo período de tiempo (1450-1750), Italia, España y…

Cartelera

Cine clásico

  • El hombre que se "remakeó" a sí mismo
    Escrito por
    El hombre que se "remakeó" a sí mismo En 1956 Alfred Hitchcock decide hacer un remake de una película suya de 1934. Ambas llevan el mismo título original, The Man Who Knew Too Much. En el argumento hay algunos pequeños cambios: una niña…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Robot yo?
    ¿Robot yo? Aficionados a la ciencia ficción hay muchos, aunque algunos no sepan que lo que suponen ciencia ficción es mero cuento de hadas o libro vaquero (dicho con todo respeto) aderezado con naves superlumínicas o desviaciones…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Los dedos de Liszt
    Escrito por
    Los dedos de Liszt Franz Liszt, aparte de su obra sinfónica, vocal, organística y oratorial, o por encima de ella, según se mire su catálogo, se pasó la vida sentado al piano. Escribió su propia obra pianística pero, además,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC