Fuerza y debilidad de Chesterton

En los ensayos incluidos en Herejes, Chesterton va de una imagen a otra, de una paradoja a la siguiente como el sabio Nagasena de Las preguntas de Milinda va de una comparación a otra, o como Ramón Gómez de la Serna va de una idea ingeniosa a la siguiente. Pero, al contrario que Ramón, Chesterton no se pierde entre tantas luces y no se emborracha entre tantas copas de vino delicioso. Y esto lo logra en gran parte porque siempre sabe a dónde se dirige.

Del mismo modo que el sabio Nagasena siempre camina, comparación tras comparación, hacia una de las escuelas del budismo hinayana, Chesterton tampoco pierde nunca de vista la cruz que corona la cúpula de San Pedro de Roma. Esta es la gran fuerza de Chesterton y también su punto débil.

Sus argumentos nos asombran porque, a través de su forma paradójica e ingeniosa, resultan casi siempre exactos y convincentes. Entendemos que refute a Kipling como seguramente nadie lo ha hecho, al mostrarnos que su militarismo no se corresponde con la fuerza, sino con la debilidad. Entendemos también que al hablar de George Bernard Shaw nos muestre el carácter conservador de su progresismo. Pero lo que nos resulta más difícil entender es cómo alguien capaz de detectar los descosidos en las costuras ajenas sea al mismo tiempo tan incapaz de darse cuenta de que sus ropas están tan deshilachadas que han caído hace rato al suelo, aunque sigan brillando con la púrpura y el oro de los Papas de Roma.

Si Chesterton no hubiese entregado su ingenio y su inteligencia a la causa del catolicismo con la fe de un converso, casi todos sus escritos serían de lectura obligada para cualquier persona sensata, pero su afán de justificar cualquier cosa que recomendase la Roma Católica tiene el efecto secundario de debilitar sus mejores argumentos, porque siempre sospechamos que en los regalos que nos ofrece se esconde una serpiente. Detrás de cada uno de sus argumentos está agazapado otro que nos dice, ufano: “Ergo, el dogma católico queda demostrado”. Y eso sucede hable de lo que hable, de las farolas de gas o de los gatos en la calle. Es un hombre cegado por una idea, quizá porque esa idea brilla demasiado.

Si al menos de vez en cuando nos dijese: “Pienso esto de Bernard Shaw y esto otro de Kipling, esto de los ateos y esto de los tranvías, pero, además, pienso esto otro de Dios, del Papa y del catolicismo”; si nos hablara así de vez en cuando en sus ensayos, entonces podríamos acoger unos y otros argumentos con cierta confianza, no como una especie de trampa para ratones. Porque, como ya he dicho, lo que Chesterton nos dice demasiado a menudo es: “Pienso esto y lo otro de Shaw, de Kipling, de los ateos y de los tranvías, luego queda demostrada la verdad del catolicismo ortodoxo.”

En Herejes, Chesterton defiende con agudeza a Shaw de la acusación de que era capaz de defender cualquier cosa, pero no advierte que él es reo de esa culpa, porque Chesterton es capaz de defender cualquier cosa precisamente porque sólo defiende una cosa: el dogma católico. Así que, sea lo que sea lo que sostenga el dogma católico, Chesterton lo defenderá, ya se trate de las Cruzadas, de la Inquisición o de las campañas de exterminio de Santo Domingo de Guzmán. Si al Papa de Roma le hubiera dado por considerar a Zaratustra el fundador del cristianismo, sin duda encontraría también en Chesterton al más firme defensor del nuevo dogma.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • "La cabra" y la infidelidad
    Escrito por
    "La cabra" y la infidelidad Ayer vi una obra de teatro dirigida por mi profesor de Acting English, Skyler, e interpretada por tres personajes. Todo en inglés. La obra, escrita por Edward Albee en 2002, se titula The Goat (La…
  • Una religión que se extingue
    Escrito por
    Una religión que se extingue El cine es, quizá, el único arte que, estrictamente, ha creado la cultura de la industria. Sería impensable sin ella, aunque los aportes de otras artes precedentes, de la pintura a la historieta, pasando por…
  • Lo inventaron ellas
    Escrito por
    Lo inventaron ellas En el escenario donde se representa la historia de la ciencia, poco espacio queda reservado para las mujeres. Las dificultades para acceder a la educación, los límites que coartaban sus derechos y el…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Verdades y mentiras de la Gran Armada
    Escrito por
    Verdades y mentiras de la Gran Armada Cuentan que Felipe estaba en El Escorial cuando llegó el emisario con la peor de las noticias posibles: la Armada, la Gran Armada, preparada durante años con un único objetivo (el asalto y conquista de…

Cartelera

Cine clásico

  • Nunca pasa nada
    Escrito por
    Nunca pasa nada … Junio de 1953. Teatro García Gutiérrez. Bahía de Cádiz. Una pareja está sentada en la zona media de la sala, de la gran sala del teatro. Sesión de tarde, a la muchacha no la…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La música de la vida
    Escrito por
    La música de la vida "La inspiración es un visitante que no suele frecuentar a los perezosos" (P. I. Chaikovski) Olivier Messiaen fue un compositor francés del siglo XX (nacido en 1908 y muerto en 1992). De entre los cientos…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC