Xoel López: el Juan Pardo de mi morriña

Imagen superior: Xoel López en una foto promocional de "Paramales" © Lola García Garrido 

En dos años de ausencia de España, sólo he sentido un momento de nostalgia.

Fue en mi segundo regreso al país para visitar a mis padres, el pasado mayo. Siempre vuelvo sin avisar a casi nadie, por pudor y porque sí. El caso es que en los instantes previos al despegue del avión desde el Perú, los altavoces desgranaron una canción española que me resultó familiar.

La identifiqué de inmediato: era la misma canción que había podido escuchar por vez primera en el avión que me trasladara de Lima a Madrid medio año antes. No sabía quién la cantaba ni la había vuelto a escuchar desde entonces, pero mi alma debía haber congeniado con la tonadilla, porque ahora la reconocía al vuelo y algo en mí se alegraba al oírla. Mi corazón ibérico acusó incluso cierta vergüenza al recibir de buen grado lo que podía ser un simple jingle encargado por la compañía aérea. ¡Qué ignominia la mía, comulgar con la sintonía corporativa de una macroempresa!

La grabación exudaba un enojoso coro a lo reunión improvisada de progres perroflautas encantados de conocerse, pero en el fondo debía admitir que esa canción me hablaba directamente a mí. Algo en la estoica y bella voz del tipo y en sus lánguidos hilachos de palabras reconocidas me decían que esa canción había sido compuesta del lado del océano donde yo vivía…

Anoté mentalmente atender con más denuedo si el personal de Iberia la programaba en los instantes previos al aterrizaje, como en la ocasión anterior. Así fue: cacé morosamente un par de frases en sordina enlatada a través del tenue hilo emisor, luego me olvidé. Pero durante todo mi subsiguiente traslado en taxi por las calles de Madrid no pude dejar de tararear la melodía: su recuerdo mental constituyó mi inexistente orquesta de bienvenida.

Al día siguiente, ya instalado, me acordé del feliz incidente y traté de rememorar la letra una vez más: a pespuntes fui tecleando frases posibles. “Un rostro distinto a este lado del mundo”… “diferente a este lado del mar…”

Al final, Google reconoció mi Frankenstein: se trataba de una canción titulada Hombre de ninguna parte y su autor/intérprete era… ¡Xoel López!

Me quedé desconcertado: Xoel López era hermano de un conocido mío de años ha, del mundo de los fanzines, los cómics y el cine de guerrilla: Adrián, al que tenía en mucha estima y al que siempre lamenté no haber tratado más. Sabía que eran hermanos porque él me lo había dicho, pero jamás había escuchado las canciones del otro López.

Escuché con mayor propiedad el tema en YouTube y volví a emocionarme con la letra, la música y su espléndida forma de cantar. Ésta es:

Luego seguí escuchando otros temas interesantes: Caballero, Por el viejo barrio, etc.

Me di cuenta de que me agradaba su repertorio y pensé: ¿qué pensarán de él los modernos? Si me gusta a mí, que fui despedido del Rock de Lux por poner bien un concierto de las Spice Girls, no puede ser muy bien considerado por la crítica. No me gusta la música indie, me gusta la música comercial. La melodía sigue marcando la pauta de mis gustos.

Y Xoel López hace música comercial, probablemente para desgracia de él. Música preñada de aires folclóricos, con una retirada constante a coplas, rancheras, romances castellanos o muñeiras, y letras acordes: Por el viejo barrio podría haber sido compuesta por Juan Pardo y eso que para mí es una virtud, para la mayoría de eruditos supone un insulto obsceno.

Y Xoel López podría ser un artista de ayer, hoy, mañana o anteayer.

Probablemente este artículo le cause más engorros que alegrías, si es que causa algo en absoluto… pero yo le agradezco haber compuesto Hombre de ninguna parte y haberme así proporcionado mi único momento de nostalgia legítima y sincera desde que ya no soy hombre de mi país.

Copyright © Hernán Migoya. Reservados todos los derechos.

Hernán Migoya

Hernán Migoya (Ponferrada, 1971) es escritor, guionista de cómics, periodista y director de cine. Posee una de las carreras más originales y corrosivas del panorama artístico español.

Tras su sonado debut literario hace diez años con Todas putas, escribió la novela a todo color Observamos cómo cae Octavio, muy bien acogida por la crítica; Quítame tus sucias manos de encima, trepidante aventura inspirada en sus años vividos en el Perú; Una, grande y zombi, hilarante y terrorífica visión de la crisis española; y su segundo libro de cuentos satíricos, Putas es poco.

Como guionista de cómics, es autor de más de una veintena de álbumes y novelas gráficas de éxito. Entre otros, ha obtenido el Premio al Mejor Guión del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y su obra ha sido editada en Estados Unidos, Francia y Alemania. Es el único guionista español que ha publicado en las míticas revistas estadounidenses Heavy Metal Mome. También ha sido director de la legendaria revista El Víbora.

Sus últimos títulos populares son Plagio, crónica exhaustiva sobre el secuestro real de tres días que padeció su pareja, y que ha sido también publicado recientemente en Francia y Alemania; y la ambiciosa serie mensual Nuevas Hazañas Bélicas, actualización de los míticos tebeos de guerra en la que se ocupa de todos los guiones, realizada con los mejores dibujantes españoles del momento.

Como periodista, ha colaborado con numerosos medios de la prensa española, como El MundoRock de LuxPrimera Línea, etc. También ha protagonizado hitos mediáticos: en 2010 se hizo pasar por enviado especial de TVE para un programa humorístico de la TV peruana, logrando entrevistar a muchas de las personalidades públicas de aquel país, incluido su actual presidente del Gobierno, Ollanta Humala, el rockero Pedro Suárez Vertiz Keiko Fujimori, hija del célebre dictador.

Como director de cine, ha dirigido el filme ¡Soy un pelele!, y fue el primer profesional del sector en atreverse a denunciar públicamente las estafas cometidas por algunos productores al falible sistema de subvenciones del Ministerio de Cultura.

Vive autoexiliado en Perú.

Copyright de la imagen © David Campos. Reservados todos los derechos. 

Sitio Web: hernanmigoya.com/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Chaplin recorre el ciberespacio
    Escrito por
    Chaplin recorre el ciberespacio He comparado en los artículos anteriores de esta serie la manera en la que Homero recorría el edificio de la mitología con aquella en la que un jugador o espectador de una película de realidad…
  • Volviendo a Cortázar
    Escrito por
    Volviendo a Cortázar Con el centenario de Julio Cortázar sufrí un episodio de inverosimilitud. En efecto, me parece inverosímil que ese muchachón con inmutable aspecto de adolescente pudiera arrugarse como suele ser la costumbre de los ancianos centenarios. Por…
  • La ciencia como ficción
    La ciencia como ficción Ciencia y ficción parecen opuestas. Según la imagen popular, la investigación científica consiste en observar objetivamente la realidad para arrancarle sus secretos: las famosas “leyes de la naturaleza”. La ficción, en cambio, consiste…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El destino de Cristóbal Colón
    Escrito por
    El destino de Cristóbal Colón El 20 de mayo de 1506, moría Cristóbal Colón. Dicen quienes le conocieron que era alto y delgado. De nariz aguileña y ojos garzos, sus cabellos habían encanecido prematuramente. Cuentan que era afable con los…

Cartelera

Cine clásico

  • Ese calor que te cambia la vida…
    Escrito por
    Ese calor que te cambia la vida… De mis veranos juveniles recuerdo la sensación de calor. En La Carolina, el calor del verano es asfixiante y nos obligaba a pasar la mayor parte del tiempo en bikini y remojadas. Las noches tenían…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Giovanni Bottesini, a escena
    Escrito por
    Giovanni Bottesini, a escena Amelia Pinto no fue una soprano portuguesa ni española, como su apellido pudiera hacernos creer. Era de Palermo y, pese a sus orígenes, eligió hacer una carrera sobre todo de cantante wagneriana, con especial hincapié en…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El oscuro negocio de las ballenas blancas
    Escrito por
    El oscuro negocio de las ballenas blancas Era verano de 1861 cuando P. T. Barnum, “el gran Showman americano”, anunció su nueva exhibición en el museo americano de Nueva York: dos belugas vivas. El New York Tribune relató la llegada de estas ballenas que causó…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC