Romaní Chavé Bulgaria

La música gitana de los países balcánicos, es junto a otras músicas gitanas bien conocidas, una de las joyas del patrimonio musical de los pueblos gitanos y por extensión de nuestra cultura europea. Este peculiar acerbo cultural se dio a conocer, y se popularizó, gracias a las películas de Emir Kusturica o Tony Gatlif, y por los cada vez más asiduos conciertos de la llamada “gypsy world music”.

De esta manera empezamos a conocer bandas extraordinarias como la Fanfarria Ciorcalia, la Taraf Haïdouks, Saban Bajramovic, la gran Ezma, o la más actual y la emergente Rona Hartner con su fusión de la música gitana con la electrónica.

Pero la música gitana de los Balcanes es eso y mucho más. En ella se aúnan diversos estilos e influencias, produciéndose una verdadera y genuina fusión entre Oriente y Occidente a través de siglos. Esa gran diversidad musical gitana respira un mismo sentimiento y unos lejanos orígenes comunes.

Cada parte de los Balcanes tiene su propia música, como una muestra más de su originalidad y diversidad. La música gitana búlgara es en esencia balcánica y quizás sea de las más desconocidas. Es también diversa aunque la identifica su marcado acento oriental reconocible en sus ritmos, la daranbuka, por lo “arabesco” de su sonoridad y el uso de la escala. Son poco habituales los címbalos o las flautas de su vecina Rumanía, y los instrumentos protagonistas son quizás el clarinete y el acordeón. Y aunque tiene una evidente influencia turca y un innegable poso del folklore tradicional búlgaro mantiene en todo momento su tono singular, propio, genuino, gitano.

Se trata de una música que refleja el legado cultural y a la vez el oficio en el que miles de familias ganan su vida de manera anónima y cotidiana. Destaca la extensa cantera de buenos músicos y sobre todo habilidosos instrumentistas que procuran seducir a un público dispar con un repertorio de gustos muy diverso, festivo y emotivo, así como la intensidad y rapidez que destaca en la interpretación. En cuanto a las voces gitanas, más genuinas entre las mujeres, acostumbran a ser más espontáneas y vocacionales. Sin embargo, y por costumbre en las bandas, son más habituales las voces masculinas de garganta curtida capaces de reproducir las cualidades interpretativas propias y distintas de los cantes gitanos. Estas voces muy intuitivas mantienen ecos lejanos que nos llegan desde una amplia tradición Oriental y están dotadas de una gran emotividad, raíz y fuerza. Una música "tierna y salvaje", tal y como lo es el pueblo gitano.

La música gitana de los Balcanes sigue evolucionando dentro y fuera de sus fronteras gracias a la convivencia de esta música con otras tradiciones musicales y estilos. Modernidad y emigración marcan la pauta de esta evolución rica y quizás necesaria. Así está sucediendo en la actualidad en nuestro país con la aparición de grupos solventes y carismáticos como la Romaní Chavé. Y así continua el persistente mestizaje de los pueblos y sus músicas.

La Romaní Chavé Bulgaria basa su repertorio en las composiciones típicas y habituales de los gitanos de su país, de las regiones más cercanas al Mar Negro. Las piezas que interpretan, a veces sin nombre, pertenecen a su rico folklore local y de grupo, que predominan sobre otras composiciones más estándar de la música gitana. En el repertorio abundan los ricos y coloristas “horos”, piezas que son requeridas en toda fiesta o evento de cierta importancia como pueda ser la compra de un nuevo coche.

Los “horos” son para bailar. Se bailan en círculo, efectuando un contra ritmo gracioso y un pavoneo sensual en el que participan gentes de todas las edades en plena calle. En estas fiestas los músicos se empeñan en elevar los ánimos de los participantes recurriendo a un sin fin de solos instrumentales y divertimentos. Las composiciones más emotivas, de cadencia lenta y suave, aunque con variados contrastes, nos muestran unas voces “rotas” y vibrantes que acentúan el sentimiento y la emoción. Los músicos gitanos, también en los Balcanes, han sabido adaptarse al gusto de su clientela sin renunciar, o mejor dicho poniendo en valor, su peculiar estilo musical y carácter propios.

En el repertorio de la Romaní Chavé Bulgaria se incluyen también algunos temas de la música gitana de Serbia, Macedonia o Rumania con las que comparten su tipicidad balcánica. Interpretan también temas propios como “Txiricló pandó”, “Rap Romaní Chavé”, “Bari Hispania” o la instrumental “Catalunya”.

Copyright © Alfredo Llopico. Reservados todos los derechos.

Alfredo Llopico Muñoz

Gestor Cultural de la Fundación Caja Castellón desde 2002. 

Licenciado en Geografía e Historia, Alfredo Llopico realizó los cursos de doctorado en Historia del Arte en la Universidad de Valencia y el Máster de Gestión de Recursos Culturales de la misma universidad. Se inició en el ámbito de la gestión cultural por medio de la organización y coordinación de actividades del área de cultura del Ayuntamiento de Onda, entre 1995 y 2002.

Desde 2003 hasta 2005, fue director de la Galería L'Algepsar de Castellón y participó en proyectos de sensibilización intercultural como Ecuapop, los de aquí, los de allí.

Asimismo, es colaborador de El Mundo y del suplemento cultural de El Periódico Mediterráneo.

Sitio Web: agitaciondesdelaperiferia.blogspot.com.es

logonegrolibros

  • En la era de la posverdad
    Escrito por
    En la era de la posverdad Le dicen posverdad y es la propagación de versiones falsas, presentadas como auténticas, que ha influido en algunos de los virajes políticos más drásticos en los años recientes. No se trata de la simple repetición de mentiras,…
  • Cada vez mejor, cada vez peor
    Escrito por
    Cada vez mejor, cada vez peor Hace un siglo, día más o menos, que Paul Valéry dirigió lo que él llamaba “miradas sobre el mundo actual”. Señalo la figura del intelectual que echa una mirada sobre eso que está ahí afuera…
  • Científicos… ¿locos?
    Científicos… ¿locos? La imagen popular de los científicos, que vemos en novelas, películas, caricaturas ¡y hasta anuncios! —ya se ha comentado aquí— suele ser la de un personaje raro, despeinado y distraído. El típico científico…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Los jardines de Felipe II
    Escrito por
    Los jardines de Felipe II Los jardines de los Reales Alcázares de Sevilla fueron utilizados como "estación de tránsito" de diversas especies vegetales que, procedentes del Nuevo Mundo, se traían a la Península con el objetivo de adornar los jardines…

Cartelera

Cine clásico

  • "Testigo de cargo" (Billy Wilder, 1957)
    Escrito por
    "Testigo de cargo" (Billy Wilder, 1957) Entre las amigas de mi madre estaba una, Remeditos, que pasó toda su juventud enamorada de Tyrone Power. Suspiraba cada vez que veía su rostro en esos cartelones grandes que colgaban de la calle del…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El fabuloso legado de 10cc
    Escrito por
    El fabuloso legado de 10cc En la actualidad, los 10cc se limitan a hacer giras en las que recordamos su legado original a través del único miembro original de la banda que sigue en activo (Graham Gouldman). Pero a mediados…
  • El cuarto Turco de Pésaro
    Escrito por
    El cuarto Turco de Pésaro El verano de 1983 fue la primera ocasión en que el Festival Rossini de Pésaro –el abreviado ROS iniciado tres años atrás con La gazza ladra– consideró la ópera número trece del compositor local, es…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • En serio, ¿esto nos importa un bledo?
    Escrito por
    En serio, ¿esto nos importa un bledo? Determinados dichos son bastante rotundos, tirando a mucho, y sin embargo, esconden grandes inexactitudes. En todo caso, si me diese por aburrirles con observaciones pesadísimas, seguro que emplearían contra mí la expresión que hoy vengo…