Lessons in folk

Algunos aficionados al folk a menudo justifican su pasión por esta música con argumentos de base racial y patriótica, y apelan a adjetivos como puro o genuino para calificar lo que, en esencia, no es más que la representación de la comunión entre la tierra y sus gentes. Estos lazos emocionales se fundamentan en la utilización de elementos –en este caso, instrumentos y melodías– fácilmente identificables con tal o cual lugar o con tal o cual época.

Dicho esto, cabría pensar que el mundo folk es algo monolítico, inamovible y, como algunos piensan, aburrido. No obstante, hace ya tiempo que gozamos de buenos ejemplos en los que la música tradicional es la masa con la que hacer nuevas y distintas piezas de repostería. Por algo, ya casi nadie habla de música folk y nos hemos instalado cómodamente en otro anglicismo, que es eso que llaman world music.

Dentro de la inabarcable programación de los diferentes festivales que se dan cita en Edimburgo en agosto, tuvimos la ocasión de asistir en el Queen’s Hall a tres espectáculos que son una buena muestra de cómo pasado, presente y futuro se dan la mano y fluyen como distintas corrientes hacia un mismo río.

Battlefield Band llevan siendo los guerreros de la Scottish music desde hace más de 40 años, y son dueños de un inconfundible estilo, tanto en las adaptaciones de la música tradicional como en sus propias creaciones, a pesar de los inevitables cambios que en ese periodo de tiempo ha ido sufriendo la formación. Todavía se mantiene fresco en el escenario Alan Reid, aunque ya ha anunciado su adiós definitivo a la banda para finales de año, dejándola ya huérfana de miembros fundadores.

El repertorio escogido para la actuación se basó, casi íntegramente, en la presentación de los temas de su último disco Zama, Zama…Try Your Luck, un proyecto que empezó siendo una indagación casi conceptual alrededor del oro y acabó, en plena crisis financiera mundial, denunciando todos los desastres a los que la avaricia y la explotación nos han llevado.

El escenario vibró especialmente cuando los violines de Ewen Henderson y Alastair White se retaban para encender el escenario y a poco se sumaban Reid al teclado, Sean O’Donnell a la guitarra y, sobre todo, Mike Katz a la gaita, demostrando que la mala prensa que este instrumento tiene en nuestro país, por parecer pesado y estridente, no es más que un prejuicio por parte del público y, quién sabe si, una falta de imaginación y riesgo de los músicos patrios. Los asistentes a la cita, probablemente un buen puñado de fieles seguidores de una media de edad ya respetable, pudieron disfrutar del sonido celta más tradicional y constatar, al mismo tiempo, que la marca Battlefield tiene cuerda para rato.

La actuación de Capercaillie nos dejó algo más fríos de lo esperado. Al contrario que Battlefield Band, en su segunda actuación dentro en la ciudad, el grupo fundado por Donald Shaw en 1984 apostó por un repertorio más intimista que alternaba piezas instrumentales tradicionales y tranquilas baladas cantadas en gaélico por Karen Matheson, una de las voces más reputadas de la música tradicional escocesa, a quien no ayudó la estática puesta en escena de los otros siete músicos cómodamente sentados en sus sillas, cosa que no pareció importar demasiado al público que, entregado, aplaudió a rabiar todos y cada uno de los números. Músicos que, por otra parte, cumplieron con creces en su intento de mostrar su dominio de instrumentos tan esenciales en la música celta como la gaita, el whistle, el violín o el acordeón.

Capercaillie definió con su actuación el presente de la música celta, no por su vertiente más comercial, pero sí por el tipo de propuesta que, digamos, tiene más probabilidades de llegar a un mayor número de gente. Aunque intuimos cierta reiteración en sus temas, la banda escocesa no deja de plantear una propuesta sólida y fundamentada, un referente mundial indiscutible en el universo del folk de raíces celtas.

Y al final llegó el futuro. Si hablamos de propuestas arriesgadas, ¿qué tal un grupo de cámara que se ha atrevido con obras de Copland y Barber, que ha adaptado música de Edith Piaf, Kurt Weill, Astor Piazzolla, Frank Zappa, King Crimson o Goldfrapp? ¿Una orquesta de cámara para tocar jazz, tango o música electrónica? ¿Y si añadimos que en su actuación en Edimburgo se presentaron además con un piano, una gaita, un bajo eléctrico, una batería y percusiones varias? Probablemente ya no estemos hablando de folk, ni siquiera de world music: quítenle lo de world.

Con una discreta asistencia de público, Mr McFall’s Chamber presentó su propuesta actual, plasmada en el CD Birds and Beasts, un viaje a través de la música de Martyn Bennett y Frasier Fifield.

El primero de ellos, compositor escocés aunque canadiense de nacimiento, se caracterizó en su corta vida –murió a los 34 años– por experimentar con los sonidos más actuales y la introducción de nuevas tecnologías desde su formación clásica. El segundo, un compositor multiinstrumentista contemporáneo indagador e innovador con los sonidos del folclore más variado. Precisamente Fifield fue parte integrante de la formación que se presentó en Edimburgo. Aunque Mr McFall’s Chamber son básicamente intérpretes y no están directamente relacionados con la música folk, sí representan el más serio intento de globalizar la música y despojarla de prejuicios y de tabúes, pasando por el tamiz de una orquesta de cámara poco convencional tanto a grandes compositores de la música contemporánea como a iconos reconocibles de la música popular del siglo XX y XXI.

Personalmente, me cuesta creer que este tipo de propuestas no tengan cabida en las programaciones culturales de las entidades de nuestro país y, me pregunto quién le pondrá el cascabel al gato y se atreverá a hacer algo parecido para revitalizar nuestro folclore, situándolo en el presente con unas expectativas de público similares. Seguiremos esperando…

Copyright © Alfredo Llopico. Reservados todos los derechos.

Alfredo Llopico Muñoz

Gestor Cultural de la Fundación Caja Castellón desde 2002.  

Licenciado en Geografía e Historia, Alfredo Llopico realizó los cursos de doctorado en Historia del Arte en la Universidad de Valencia y el Máster de Gestión de Recursos Culturales de la misma universidad. Se inició en el ámbito de la gestión cultural por medio de la organización y coordinación de actividades del área de cultura del Ayuntamiento de Onda, entre 1995 y 2002.

Desde 2003 hasta 2005, fue director de la Galería L'Algepsar de Castellón y participó en proyectos de sensibilización intercultural como Ecuapop, los de aquí, los de allí.

Asimismo, es colaborador de El Mundo y del suplemento cultural de El Periódico Mediterráneo.

 

Sitio Web: agitaciondesdelaperiferia.blogspot.com.es/

Social Profiles

LinkedIn

logonegrolibros

  • Mímesis y símbolos
    Escrito por
    Mímesis y símbolos Joaquín Lomba Fuentes, en La filosofía judía en Zaragoza, llama la atención acerca de una importante diferencia entre el “horizonte cultural” judaico y el griego: “Frente a un mundo mimético griego que remite a un universo de…
  • El cumplesiglos de Octavio Paz
    Escrito por
    El cumplesiglos de Octavio Paz Innúmeras claves de lectura permite una obra tan variada, ambiciosa de saberes y sutil de lenguaje como la de Octavio Paz. Si de una página se trata, intento hacerlo. Uno de sus temas –obsesiones diría…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Vulcano y el nuevo planeta Kepler-10b
    Escrito por
    Vulcano y el nuevo planeta Kepler-10b Cualquier aficionado a la serie de televisión Star Trek ha oído hablar del planeta Vulcano. Se trata por supuesto del planeta natal del Sr. Spock, el frío y calculador compañero de aventuras de la tripulación del Enterprise. Lo que…
  • El extraño mundo de Chris Cunningham
    Escrito por
    El extraño mundo de Chris Cunningham Creador del vídeos musicales para Madonna y la cantante islandesa Björk, Chris Cunningham es uno de los artistas más singulares y admirados en el campo del video arte. La obra de Cunningham All is full of Love, sobre un tema de…

Cartelera

Cine clásico

  • El rojo sienta bien a las rubias
    Escrito por
    El rojo sienta bien a las rubias Una de las primeras escenas de Crimen perfecto, la hitchcokiana película de 1954, nos presenta a su protagonista, Grace Kelly (que no era todavía, como es obvio, Gracia Patricia de Mónaco) con este vestido rojo…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC