Foxygen: riesgo e imperfección

Foxygen, el dúo que formaron Jonathan Rado y Sam France hace más de 10 años en California, no deja indiferente a nadie. Levantan pasiones en ambos sentidos: o te encantan o no los soportas. Mi caso es el primero, y más después de poder asistir al concierto que dieron el pasado sábado 30 de mayo, dentro del festival Primavera Sound de Barcelona. Ahora bien, muchas otras personas se fueron decepcionadas, y tenían sus razones.

Sus detractores tienen algo de razón al quejarse. Desde el primer minuto del concierto, Sam France se dedicó a lo suyo: bajar del escenario, volver a subir, enfrentarse a la prensa, dar saltos que hacían temer por su bienestar físico (en más de una ocasión, tanto yo como los amigos con quienes estaba pensamos que no acabaría de una pieza el set), contonearse espasmódicamente al más puro estilo Iggy Pop, bailar con las coristas y cambiarse de camisa tres veces. También tuvo tiempo para tomarse una copa de vino, bromear sobre sus adicciones, jugar con su ambigüedad sexual y farfullar algunas palabras más en inglés que no fui capaz de entender.

En resumen, algo de razón tienen quienes dicen que Sam France debería cantar más y preocuparse menos por demostrar que es una estrella del rock, no solo porque los asistentes a sus conciertos saldrían con mejor sabor de boca, sino también por el propio bienestar físico de France: hace dos años ya tuvo que cancelar una gira por romperse una pierna al trepar sobre unos monitores, y en más de una ocasión ha salido magullado y con algún esguince de los conciertos.

Jonathan Rado, el otro miembro fundador del grupo, sobrelleva el espectáculo con más parsimonia tras los teclados o la guitarra, aunque tampoco se resiste a cierto exhibicionismo, como cuando toca la guitarra subido sobre un taburete o sirve una copa al propio France, entre otras cosas.

Les reconoceré que a mí, personalmente, las personalidades excéntricas y excesivas encima de un escenario me gustan. Así que no solo no me molesta que un grupo lleve la representación al extremo, sino que disfruto cuando todos jugamos (banda y público) a estar en un concierto de rock. Pues… ¿acaso se trata de otra cosa?

Hay todo un código de estrella rock perfectamente establecido, por el que los miembros de Foxygen tratan de regirse, solo que aún no lo tienen dominado. Sam France podría muy bien tomar ejemplo de Jarvis Cocker, líder de Pulp y perfecto showman, quien aprendió, con los años, a convertir la excentricidad sobre el escenario en una virtud más, que no ensombrece sus actuaciones en directo. Todo lo contrario, consigue convertirla en su gran arma de seducción.

Ahora bien, la actitud que se ve, y acertadamente, como una falta de control en escena va aparejada a otras cualidades que no todos los grupos tienen tras diez años en activo: naturalidad, espontaneidad y factor sorpresa. Por tanto, si bien los conciertos de Foxygen pueden ser irregulares, también son inesperados. No se limitan a cumplir y reproducir sus éxitos según aparecen en sus discos, apostando por lo seguro, como sí hicieron cabezas de cartel del Primavera Sound 2015, como Interpol o The Strokes, que, si bien dieron conciertos mucho más correctos, también fueron más predecibles y menos vibrantes.

La carrera de Foxygen es la prueba de que siempre han apostado por lo inesperado y el riesgo. Repasemos sus dos últimos discos.

En 2013 consiguieron un gran éxito de crítica y público con We Are the 21st Century Ambassadors of Peace & Magic,que incluye algunas de sus canciones más conocidas, como San Francisco, Shuggie y No destruction. En conjunto es un trabajo redondo, que se mueve cómodamente por registros propios de Lou Reed, los mejores Stones y The Kinks.

Su siguiente trabajo …And Star Power, grabado en medio de rumores de ruptura tras una desafortunada gira en 2013, es un doble disco de rock psicodélico sin una estructura clara, y al que hay que dedicar unas cuantas escuchas para poder hacerse con él. En este caso, France y Rado llevaron su apuesta por el riesgo mucho más lejos. Ahora bien, quien se deje atrapar por canciones como "How can you really", "Coulda been my love", "Cosmic vibrations" o las cuatro partes de "Star Power", y acceda a sumergirse sin prejuicios en el caos de rock, susurros y melancolía de And Star Power podrá disfrutar de una experiencia distinta y única. Es un álbum imperfecto, con saltos, cambios bruscos y sin éxitos sencillos y claros, pero en su imperfección, en las aristas sin pulir, reside el genio de Foxygen. Es música asilvestrada, difícil de encasillar y no apta para playlists genéricas.

Tras ver el riesgo que asumen en sus trabajos, no es de extrañar que lo trasladen al escenario, y de ahí que el resultado sea en ocasiones irregular, pero también brillante. Habrá que ver qué camino deciden tomar los miembros de Foxygen. De momento, han anunciado que esta será su gira de despedida, y no han aclarado si después continuarán unidos, pero con una formación nueva, o si decidirán trabajar en solitario. En cualquier caso, los miembros de Foxygen tienen un concepto propio de la música, así que valdrá la pena seguirles la pista, juntos o por separado.

Copyright © Julia Alquézar Solsona. Reservados todos los derechos.

Julia Alquézar

Desde siempre he leído y he escrito. De niña era mi entretenimiento, de joven, mi refugio, y de adulta intento que sea mi sustento. Elegí la carrera de filología clásica porque desde el momento en que conocí las letras clásicas, y el griego clásico en particular, me sentí fascinada y no podía resignarme a estudiar ninguna otra cosa, por mucho más sensato que pareciera. Así, me licencié en Filología clásica por la U.B. y, a continuación, decidí cursar estudios de tercer ciclo, especializándome en estética del mundo clásico y teoría de la novela antigua, lo que me permitió obtener el Diploma de Estudios Avanzados.

Casi como consecuencia inevitable después de tantos años aprendiendo a traducir a los clásicos, empecé a trabajar en el sector editorial, primero como lectora y correctora, y después como traductora editorial de inglés, francés y catalán a español. Desde 2005, y tras cursar un postgrado de traducción literaria, he tenido la oportunidad de trabajar con grandes grupos editoriales y con editoriales independientes, como Rocaeditorial, Tempus, Penguin Random House, Edhasa, Omega-Medici, Ariel, Crítica, Destino, Noguer, Casals, Cambridge University Press, Bang, Siruela, RBA, Molino, Luciérnaga, Salsa Books, Gredos, Pearson, Blume, Proteus, Suma de Letras, Círculo de Lectores, Esfera de los Libros, Capitán Swing, Fórcola, Sajalín y S·D Ediciones.

Asimismo, compagino la traducción editorial con la enseñanza del griego, el latín y la cultura clásica en general en prácticamente todos los niveles de la educación secundaria obligatoria y el bachillerato, donde intento transmitir a mis alumnos mi pasión por la lengua y la literatura, así como los valores que caracterizan el espíritu humanista.

http://fabularios.com/

Sitio Web: www.juliaalquezar.com/

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Consejos para banquetes y reuniones
    Escrito por
    Consejos para banquetes y reuniones En sus Conversaciones, Plutarco se ocupa de los banquetes y reuniones más o menos festivas y da algunos consejos útiles. El de los festines y reuniones puede parecer un tema secundario, pero interesó a muchos filósofos…
  • El futuro de la lectura en la era digital
    Escrito por
    El futuro de la lectura en la era digital Hace unos años, el profesor Sven Birkerts, crítico literario norteamericano, comprobó que sus alumnos no podían ya leer a Henry James. Lo hallaban arcaico, de periodos demasiado largos, excesivamente analítico, poco lineal en…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Dos mentes y un cerebro
    Dos mentes y un cerebro Aunque se habla mucho de los avances de la computación o de la biotecnología, creo que el siglo 21 será conocido como el siglo de la mente. La razón es que por primera vez tenemos…
  • La primera víctima del Destripador
    Escrito por
    La primera víctima del Destripador Primero de septiembre de 1888. William Nichols procede a identificar el cuerpo estrangulado de su esposa Mary Anne Nichols, Polly, a la que había abandonado once años antes, abocándola a una espiral de alcoholismo y…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El serio y cachondo Jean Françaix
    Escrito por
    El serio y cachondo Jean Françaix Pongámonos graves: Jean Françaix (léase, no más: Francés) vivió entre 1912 y 1997, o sea que le tocaron –léase en ambos sentido: tocar a la persona y tocar su música y la de sus colegas–,…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Una historia escamosa
    Una historia escamosa El trabajo de los científicos es muy similar al de los detectives de las novelas o la televisión. Decirlo es un lugar común, pero no deja de ser cierto. Una noticia que circuló a mediados…

bannernewsletter1