Bauhaus: Glamour oscuro & Perversas diversiones

Tenía yo una serie de artículos programados. Y les prometo que me había esforzado por traerles melodías alegres, más positivas, más ligeras, después de hablar de Suicide en mi anterior entrega. Les prometo, y prometo al editor de la revista, que esos artículos están ahí; prometo traerles a Arcade Fire, a Arctic Monkeys, a The Ballet, a Miles Kane e, incluso, folk moderno de Bon Iver, Tame Impala o Death cab for cutie. Todo eso llegará.

Sin embargo, les pido una licencia este fin de semana: ya sean ustedes más de Halloween (que al fin y al cabo, etimológicamente, proviene de «All Hallows’Eve», es decir, víspera de todos los santos), o de Bécquer y la cinta que perdió Beatriz en el Monte de las Ánimas, o bien disfruten del colorido y las calaveritas del Día de Muertos de México, permítanme que rinda homenaje a uno de mis grupos favoritos: Bauhaus.

Bauhaus se considera el origen, el Big Bang de toda la música gótica. Y esa gran explosión llegó, desde luego, acompañada de una anomalía cuántica materializada en una canción de 9 minutos y grabada en 1979, en una sola toma llamada, como casi no podía ser de otra manera, Bela Lugosi’s Dead. Esta canción, que ahora es mítica y que cualquiera que se diga entendido en música afirma conocer, no consiguió entrar en las listas británicas de éxitos. Sin embargo, su influencia ha perdurado a lo largo de los años hasta hoy y ha influido en innumerables grupos. Y cuando digo innumerables, me refiero a todo grupo que se considere gótico, más o menos comercial.

En 1980 grabaron In the Flat field, que seguía el estilo marcado en el single de debut, y con él se unieron a grupos como The Cure, Joy Division y, por supuesto, la dama del género, Siouxsie con sus Banshees. La música gótica y siniestra había llegado para quedarse, si me permiten el tópico.

Bauhaus prosiguió sacando dos LPs: el primero en 1981, llamado Mask, y en el que, quizás, con un hábil maniobra de marketing incluyeron una versión del Ziggy Stardust de Bowie con la que sí consiguieron entrar en las listas de éxitos; en el segundo, The Sky’s Gone Out, publicado en 1982, se atrevieron a experimentar con nuevos sonidos.

En cualquier caso a principios de la década de los años 80 del siglo XX, Bauhaus era una banda absolutamente consolidada en el panorama musical. Solo había un problema, el extremo protagonismo que estaba adquiriendo Peter Murphy, que se revelaba como un líder carismático, que creaba tendencia, y cuyo tirón, desde luego, los publicistas no iban a dejar de explotar.

Entonces llegó Tony Scott con su película El Ansia (The Hunger). Decidió incluir la canción y a la banda en los créditos de inicio y en las primeras secuencias de su odiada/amada película. Sin embargo, en esas primeras imágenes solo vemos al gran Peter Murphy detrás de unas rejas, cantando, retorciéndose, y lo que es más, compartiendo protagonismo con dos de los iconos sexuales del cine y la música del siglo XX, nada más y nada menos que David Bowie y Catherine Deneuve. Ambos aparecen impecablemente vestidos de negro, él con peluca y unas gafas de sol negras, redondas; ella, Deneuve, bellísima, con un chignon, un gorrito colocado estratégicamente de medio lado, rojo en los labios, unas gafas de sol plateadas y guantes de piel y tachuelas, que no se quita en ningún momento mientras fuma sensualmente un cigarrillo. Probablemente, solo Serge Gainsbourg y pocos más han destilado tanto erotismo al fumar como Deneuve en estas escenas.

Las imágenes de Peter Murphy cantando Bela Lugosi’s Dead se intercalan con los avances de estos dos personajes por una discoteca. Entonces, localizan a otra pareja, y la acción se traslada a un coche, donde Bowie y Deneuve se llevan a casa en coche a los dos incautos, según parece, para hacer un intercambio de parejas. Mientras tanto, amanece. Poco después, acaba la música, unos gatos salvajes ocupan el lugar de Peter Murphy tras las rejas, y empieza el ritual del Ankh (o Anj), pero no sigo por si no han visto la película.

Por muy épica que resulte la actuación de Peter Murphy, los demás miembros de la banda, que debían aparecer también en la película, no se tomaron nada bien su exclusión. Y las desavenencias con Daniel Ash y David J continuaron cuando grabaron parte del que sería su nuevo disco, también considerado el más comercial (con el hit She’s in Parties), sin Murphy, hospitalizado durante parte de las sesiones de grabación.

En definitiva, con este último disco, en 1983, la banda se separó y empezaron con sus carreras en soliario.

El ansia de Tony Scott, una película que, como dije, provoca odios y pasiones, había afianzado a Peter Murphy como rey de la música gótica, oscura, intensa, llámenla como quieran. Su influencia no solo se notaba en la música, sino en la moda también, y le aseguraron un trono del que nadie lo ha bajado todavía.

Murphy influyó en diversos intérpretes (¿qué sería de Trent Reznor, el gran Trent Reznor de NIN, sin Peter Murphy?), y asimismo hay varias generaciones de diseñadores de moda que se reconocen seguidores de la filosofía artística de Murphy. Los ejemplos más obvios son Rick Owens, Ann Demeulemeester y Yohji Yamamoto, pero también podríamos citar a Alexander McQueen, Marc Jacobs y, por supuesto, a Vivienne Westwood, que suele ser la responsable de los total looks de Helena Bonham-Carter

Después de años de experimentación musical y pictórica, Peter Murphy volvió por todo lo alto en 1990, cuando firmó Cuts you up, single extraído del álbum Deep. Sin duda, es una canción pensada para llegar a un público más amplio, pero que él seguía cantando con su personalísima voz, y cuyos coros y cuerdas destacan especialmente, así como su final. Este tema se colocó en los primeros puestos de las listas de ventas y popularidad, y la gira fue un éxito.

Después, Murphy siguió publicando discos, aunque sin lograr repetir el éxito de Deep, y empezó a coquetear con la idea de volver a reunir a Bauhaus. A finales de los noventa, anunciaron nueva gira, que resultó muy exitosa.

Los discos de Murphy en solitario, sin embargo, no acababan de conseguir ni el consenso de la crítica ni el de sus seguidores. Así, repitió gira con Bauhaus en 2006, y por fin, en 2008 la banda volvió a grabar material nuevo con el disco Go Away White.

Ahora bien, el trabajo más destacado en la carrera de Peter Murphy de los últimos años, donde pareció volver a recuperar su toque, es Ninth, que publicó en 2011.  Es nostálgico, grave, duro cuando tiene que serlo y con letras inspiradas. Les recomiendo escuchar el tema The Prince & The Old lady Shade, aunque I spit roses o Slowdown también destilan el glamour oscuro que le valió a Peter Murphy el trono gótico. Y Secret Silk Society es una melodía hipnótica a la par que sensual, que te sorprende al final del disco y que deja con ganas de más.

Ninth es suficiente para perdonar a Peter Murphy el cameo en Eclipse, sí, una de las películas de la saga Crepúsculo.

Finalmente, este mismo año 2013, se anunció nueva gira para celebrar el 35º aniversario de la fundación de Bauhaus. La banda pasó por Madrid y Barcelona la primavera pasada. Desconozco qué ocurrió en Madrid, pero en Barcelona, las entradas se agotaron antes de que muchos pudiéramos enterarnos ni siquiera de su llegada.

Un poco antes, en 2011, Peter Murphy ejerció de narrador en un corto de animación que les recomiendo especialmente para la noche de Halloween. Se llama The Lady Paranorma, está dirigido por Vincent Marcone, y dura escasamente 6 minutos, pero consiguió enamorar a Guillermo del Toro, a Clive Barker, y a quien escribe estas líneas.

Piénsenlo, 35 años después y las canciones de Bauhaus siguen de plena actualidad. Son clásicos modernos. No necesitan entenderse por su influencia en otros grupos, sino que ocupan un lugar en la cultura moderna por sí mismas. Bauhaus creó un movimiento cultural, que bebe directamente del Romanticismo, pero también de las películas en blanco y negro de RKO y la Universal. Y para darle a todo una última vuelta de tuerca, consiguen unir todos estos referentes con el post punk.

Hay quienes convierten esta estética en una forma de vida. Si quieren conocer a ese especie incomprendida llamada gótico, siniestro y últimamente emo, les recomiendo la página web http://gothic-charm-school.com, y si quieren profundizar más en el tema, pueden leer el delicioso libro Gothic Charm School: An Essential Guide for Goths and Those Who Love Them (Escuela de encanto gótico: una guía básica para góticos y para sus seres queridos), de Jillian Venters.

También pueden encontrar un curso rápido en Youtube, donde la autora del libro les instruirá paso por paso en cómo ser gótico, cómo tratar a un gótico, cómo no dañar sus sentimientos, y sobre todo, les explicará que los góticos no beben sangre, ni adoran al diablo, y tampoco suelen comen murciélagos (eso solo lo hacía Ozzy Osbourne, y solo él sabrá por qué, probablemente habría que preguntárselo a Sharon, su mujer). De hecho, los góticos son gente bastante divertida, con mucho sentido de la estética. Sobre todo, recuerden lo que decían en la serie inglesa Los Informáticos (The IT Crowd), los góticos son también personas.

Si aun así, todo esto les parece demasiado intenso o deprimente para pasar Halloween o la Noche de Difuntos, y no les apetece ni leer a Bécquer, ni a Poe, ni a Lovecraft (cosa que me costaría comprender), recurran a algo que sin duda les levantará el humor, White Zombie y su canción Dragula. Es como volver a ser niño y subirte al tren de la bruja otra vez. Y qué mejor manera de celebrar Halloween, o como quieran llamarlo, que riéndonos de nuestros miedos.

Copyright del artículo © Julia Alquézar Solsona. Reservados todos los derechos.

Imágenes: Pfig CC-BY-SA. The Hunger © MGM/UA Home Entertainment. Reservados todos los derechos.

Julia Alquézar

Desde siempre he leído y he escrito. De niña era mi entretenimiento, de joven, mi refugio, y de adulta intento que sea mi sustento. Elegí la carrera de filología clásica porque desde el momento en que conocí las letras clásicas, y el griego clásico en particular, me sentí fascinada y no podía resignarme a estudiar ninguna otra cosa, por mucho más sensato que pareciera. Así, me licencié en Filología clásica por la U.B. y, a continuación, decidí cursar estudios de tercer ciclo, especializándome en estética del mundo clásico y teoría de la novela antigua, lo que me permitió obtener el Diploma de Estudios Avanzados.

Casi como consecuencia inevitable después de tantos años aprendiendo a traducir a los clásicos, empecé a trabajar en el sector editorial, primero como lectora y correctora, y después como traductora editorial de inglés, francés y catalán a español. Desde 2005, y tras cursar un postgrado de traducción literaria, he tenido la oportunidad de trabajar con grandes grupos editoriales y con editoriales independientes, como Rocaeditorial, Tempus, Penguin Random House, Edhasa, Omega-Medici, Ariel, Crítica, Destino, Noguer, Casals, Cambridge University Press, Bang, Siruela, RBA, Molino, Luciérnaga, Salsa Books, Gredos, Pearson, Blume, Proteus, Suma de Letras, Círculo de Lectores, Esfera de los Libros, Capitán Swing, Fórcola, Sajalín y S·D Ediciones.

Asimismo, compagino la traducción editorial con la enseñanza del griego, el latín y la cultura clásica en general en prácticamente todos los niveles de la educación secundaria obligatoria y el bachillerato, donde intento transmitir a mis alumnos mi pasión por la lengua y la literatura, así como los valores que caracterizan el espíritu humanista.

 

Social Profiles

Medios

logonegrolibros

  • Escribir sobre Shakespeare
    Escrito por
    Escribir sobre Shakespeare Alguna vez he dicho que Shakespeare mejora a quienes escriben acerca de él, que hace interesantes a quienes le dedican su atención. Un día en que comentaba con mi padrino, José Luis Velasco, los placeres…
  • El otro Freud
    Escrito por
    El otro Freud Más allá de la clínica y más acá del tiempo, hay en Sigmund Freud un perdurable antropólogo y un crítico de la cultura. En efecto, podemos hablar del hombre freudiano: un ser para siempre separado…
  • El tiempo…
    El tiempo… Todos sabemos instintivamente qué es el tiempo, pero resulta difícil definirlo. Es ya trillado el comentario de San Agustín de Hipona: "Si nadie me pregunta lo sé; pero si trato de explicarlo no…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Humanoides demasiado humanos
    Escrito por
    Humanoides demasiado humanos El uncanny valley tiene difícil traducción al castellano. Sería algo así como ‘valle inquietante’, y se utiliza en robótica para definir un fenómeno muy peculiar: cuanto más humanas sean las expresiones de un agente artificial…
  • La Veneranda Tertulia Hispalense
    Escrito por
    La Veneranda Tertulia Hispalense En aquel verano del 2006 no trabajamos sobre América, como habíamos hecho hasta entonces (1). Nos centramos en los fundadores de la Veneranda Tertulia Hispalense, la más antigua Academia de Medicina de la culta Europa. Ya…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Chris Foss
    Chris Foss El británico Chris Foss fue uno de los nombres más importantes en la ilustración de ciencia ficción durante la década de los setenta. Sus portadas para novelas del género ayudaron a vender incontables ejemplares de…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El amor gay en la ópera
    Escrito por
    El amor gay en la ópera La ópera se hartó de mostrarnos relaciones amorosas pero, por razones obvias, ha tardado en contarnos el amor entre dos individuos del mismo sexo. No parece anterior a nuestro siglo tal novedad. Digamos que se…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC