Músicas para violonchelo y cuerdas de Victor Herbert

Tanto la comedia musical norteamericana como el cine de Hollywood tienen una enorme deuda con la cultura del espectáculo de la Europa Central.

Así ocurrió con los fundadores de la opereta del Nuevo Mundo, Rudolf Friml, Sigmund Romberg y el irlandés de formación alemana Victor Herbert.

Su matrimonio con una cantante de ópera lo llevó a Nueva York, donde afincó en incansables sesiones de violonchelo solista, director de orquesta y compositor de muy variado estro.

Si bien perdura por un generoso listín de melodías y algunos de sus títulos insisten en los escenarios (baste recordar Novios y La malvada Marietta) su catálogo se expande por obras de salón, conciertos para su instrumento favorito, cantatas y hasta la ópera de gran formato y modesta fortuna. Las revistas de Ziegfield lo condujeron al cine sonoro de manera póstuma y hasta algún filme contó su aproximada biografía.

Este compacto rescata páginas del Herbert infrecuente, donde luce su fino taller en la pequeña formación para cuerdas y una vena melódica seductora, con toques de voluptuosa melancolía y desgarros pasionales.

Representa ese ambiente de la emigración, que en las tardes y noches de la Nueva Inglaterra evocaba las veladas de Brighton o Baden-Baden. Había nostalgia de lo abandonado en ultramar pero también la libertad imaginativa de América. Escuchándolas no sólo admiramos al exquisito emigrado sino que nos vienen a la memoria escenas de las novelas de Henry James, con esos estadounidenses extrañados de su tierra en Europa y de Europa en su tierra.

Es sabido que la distancia es buena consejera de la creación artística y, en el caso de Herbert, resulta agradable explorar esta música hecha a solas, lejos de las salas abarrotadas de aplausos y propinas. También, lejos de las liquidaciones de derechos, en la gratuidad de la intimidad y la inspiración.

VICTOR HERBERT (1859-1924): Serenata para orquesta de cuerdas, Op. 12; Siete piezas para violonchelo y orquesta de cuerdas y Tres piezas para orquesta de cuerdas Maximilian Hornung, violonchelo. Suedwestdeutsches Kammerorchester Pforzheim . Sebastian Tewinkel, director / CPO / Ref.: 777576-2 (1 CD) D2

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • ¿Una república racista?
    Escrito por
    ¿Una república racista? Todo es un símbolo en esta representación de la Academia de Platón, desde las vestimentas del maestro, que lo equiparan a Jesucristo, a los doce discípulos. Delville, por supuesto, no destacó en la escuela de…
  • Leer a Julio Verne
    Escrito por
    Leer a Julio Verne Ya no podemos leer a Verne como ficción científica. Sus cálculos y prospecciones han sido contradichos o confirmados por la ciencia moderna y sus tecnologías. En el primer caso, han resultado fantásticos; en el segundo,…
  • La tecnología como arte
    La tecnología como arte Aunque sabemos que somos animales, no distintos ni superiores al resto de las especies vivas, los seres humanos no somos unos animales cualesquiera. Tenemos, como cualquier especie, particularidades que nos distinguen. Quizá la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Esas malditas canas
    Esas malditas canas A nadie le gusta envejecer, y uno de los primeros signos que nos hacen darnos cuenta de que la juventud es un tesoro escurridizo es la aparición de las primeras canas. La primera solución para…
  • La condesa de Vilches
    Escrito por
    La condesa de Vilches Federico de Madrazo, pintor romántico español, es el autor de uno de mis cuadros favoritos del Museo del Prado, La condesa de Vilches. Un retrato que siempre me fascina, de una de las figuras más destacadas…

Cartelera

Cine clásico

  • Regentado
    Escrito por
    Regentado Nunca fui admirador de La Regenta de Clarín, nick de Leopoldo Alas. Será porque la leí cuando era muy joven. O porque me pareció –ahí va la primera boutade– una mala copia de Madame Bovary,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Repertorio rossiniano
    Escrito por
    Repertorio rossiniano En 1859 Rossini puso la primera piedra, mientras su esposa Olimpia plantaba el primer rosal, en el jardín de la villa que Charles Doussault le iba a construir en Passy, por entonces un suburbio parisino…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Paisaje con aves
    Escrito por
    Paisaje con aves Tomábamos una copa en una terraza después de la paella y la sobremesa. Estamos hablando del barrio de Hortaleza. Y de repente ahí, a la mesa, a la caza de las migajas de las patatas…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC