Los dedos de Liszt

Franz Liszt, aparte de su obra sinfónica, vocal, organística y oratorial, o por encima de ella, según se mire su catálogo, se pasó la vida sentado al piano. Escribió su propia obra pianística pero, además, sintió la necesidad de traducir a su pianismo personal buena parte de la música de su siglo: las sinfonías de Beethoven, momentos de óperas wagnerianas, verdianas y belcantistas y hasta su misma música sacra.

En parte, esta labor de transcripciones era una exigencia del tiempo, porque el piano hacía llegar a las casas donde lo había la música que, en su formato original, sólo podía escucharse en contados teatros o salas de concierto. Aunque también porque Liszt necesitaba materiales para sus presentaciones, suerte de espectáculos musicales mayormente compuestos de variaciones virtuosísticas sobre temas ajenos, paráfrasis e improvisaciones.

Hay más: Liszt se fascinó con las posibilidades de una tonalidad cada vez más turbia, disoluta y ambigua, hasta llegar a la plena atonalidad, como se advierte en la bagatela Cuarto vals Mefisto, donde el demonio acude para acabar con los moldes tonales y abrirse a las experiencias de las vanguardias del siglo siguiente.

Sin alcanzar tales fronteras, en buena parte de los números de su Via Crucis trabaja, con habilidad extrema, para eludir las definiciones de tonalidad y las resoluciones, en una suerte de comentario en migajas de la melodía infinita que elaboró su amigo y yerno Richard Wagner. No en vano hizo Liszt transcripciones al piano del comienzo y final de Tristán e Isolda.

A esta curiosísima excursión por los recovecos de la obra liszteana se suma, en el compacto que hoy les recomiendo, el encanto de oírlos en los instrumentos que pudo utilizar el propio compositor, pianos construidos en 1860 y 1884, que exigen una digitación más nítida y veloz para compensar la fugacidad de ciertos sonidos y ligar el fraseo.

Disco recomendado: FRANZ LISZT: Via Crucis, Variaciones sobre Weinen, Klagen, Sorgen, Zagen, Valses Mephisto I y IV / Jan Michiels, piano / EUFODA / Ref.: EUF 1324 (1 CD) D2

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos. 

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • El autor no es el personaje
    Escrito por
    El autor no es el personaje La personalidad de Arthur Conan Doyle y la de su personaje son en muchos aspectos diametralmente opuestas. Esto no tiene nada de particular, porque un escritor no está obligado a parecerse a sus criaturas de…
  • Claudio Magris: Trieste y más allá
    Escrito por
    Claudio Magris: Trieste y más allá Magris nació en Trieste, una de las más bellas ciudades de Europa, en 1939, y enseña en Gorizia, una de las ciudades más feas del mundo. Lo de Trieste es definitivo: no se nace impunemente…
  • Ada contra el frenólogo
    Escrito por
    Ada contra el frenólogo "Un país sin teatro es un país sin espejos" (Rodolfo Usigli). Lo glasman se define a sí mismo como cuentacuentos, cantante y músico. Es uno de los impulsores de la compañía teatral Les Passeurs d’Ondes que,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Leer los recuerdos
    Leer los recuerdos La memoria es uno de los enigmas del cerebro. No hay duda de que se trata de un proceso físico —pensar lo contrario sería caer en el misticismo—, pero su funcionamiento detallado ha resultado elusivo.…
  • Vetusta
    Escrito por
    Vetusta "La torre de la catedral, poema romántico de piedra, delicado himno, de dulces líneas de belleza muda y perenne, era obra del siglo diez y seis, aunque antes comenzada, de estilo gótico, pero, cabe decir,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • A Mercadante le cae bien Pelayo
    Escrito por
    A Mercadante le cae bien Pelayo Pelagio, tragedia lírica en cuatro actos, fue la última obra escrita por Saverio Mercadante. Sin embargo, fue la penúltima en estrenarse (Roma 1857) ya que Virginia, sobre la conocida historia de esta heroína romana modelo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Modestia
    Escrito por
    Modestia Todos los que tratamos con la Naturaleza como tema del conocimiento, de la comunicación o de la pedagogía, solemos aceptarnos como portadores de un cierto valor incombustible. A menudo, incluso, se ronda el mesianismo y,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC