Jaco Pastorius y Franz Liszt: dos caras de una misma moneda

Jaco Pastorius y Franz Liszt: dos caras de una misma moneda Imagen superior: Franz Liszt retratado por Henri Lehmann / Jaco Pastorius © BBC.

En verano tiene lugar en España una avalancha de festivales de jazz (Vitoria, San Sebastián, San Javier, etc). Resulta llamativo que no se celebre un homenaje en recuerdo de los 30 años de la desaparición del bajista Jaco Pastorius (1 de diciembre de 1951-21 de septiembre de 1987). Por ello, estos párrafos intentarán hacer justicia a un músico cuyo legado ha sido, es y seguro que seguirá siendo muy importante para los bajistas y aquellos que aprecian su música.

La formación musical de Pastorius en su juventud nos puede recordar el caso del compositor Robert Schumann. Este compositor alemán tuvo claro desde joven que su meta era llegar a ser una gran virtuoso del piano. En su afán perfeccionista por potenciar su técnica, usó un aparato en su mano derecha para forzar sus dedos y lograr una mayor apertura de la misma. Esto le produjo una lesión de por vida que le obligó a desechar la idea de convertirse en un concertista de nivel. Viéndose abocado a tal destino, concluyó que su único remedio para seguir en la música era derivar hacia la composición y mostrar su potencial creativo. Y así es como un desafortunado episodio recondujo fortuitamente el destino del que, hoy en día, es reconocido como uno de los pilares de la música romántica europea del siglo XIX.

jaco1

Visto este ejemplo, Pastorius también se incluye en este capítulo de “la adversidad a favor de la música”. Su padre era baterista y cantante. A su vez, su abuelo fue percusionista en una banda militar. La descendencia musical fluía por la rama de la percusión y, a temprana edad, Jaco se inició en la batería. Pero en su adolescencia sufrió una lesión en la muñeca izquierda en un partido de fútbol americano. Fue intervenido quirúrgicamente por calcificaciones y sus habilidades en la batería se vieron muy mermadas. Continuó tocando la batería en una banda, pero de manera más bien frustrada. Hasta que en un momento de su vida, a raíz de realizar un reemplazo en dicha banda, se cruzó el interés por un instrumento cuyo número de cuerdas (cuatro en concreto) no llega ni a los dedos de una mano: el bajo eléctrico.

Pastorius ha sabido destacar en una pequeña franja de tiempo su singularidad tanto instrumental como musical. Esta carrera pasa ligeramente de la década si tomamos como punto de partida su primer álbum como líder, Jaco (1976). Solo es necesario sumergirse en él para apreciar de forma concisa las virtudes y originalidades que le rodean.

Imagen superior: Jaco interpreta "Portrait of Tracy" en el Festival de Jazz de Montreux (8 de julio de 1976). Fragmento de "Weather Report Live at Montreux 1976" (Eagle Eye Media, 2007) reproducido en el portal oficial de Jaco Pastorius © 2017, Jaco Pastorius, Inc.

La composición para bajo solo Portrait of Tracy (Retrato de Tracy), dedicada a su mujer, describe a un visionario que supo explorar los horizontes del bajo como nunca antes se había hecho. Jaco, con tan solo cuatro cuerdas, crea sonidos complejos a través de los armónicos. Los armónicos son notas “no oficiales” dentro de el bajo, ya que no están contenidas en los trastes. Se tocan posando el dedo encima de la cuerda en la parte del mástil, pero sin presionar. La novedad que ofrece es hacer acordes en un instrumento cuya función general se reduce a tocar notas de manera individual y no varias a la vez.

Al bajista se le inculca por oficio ocupar un papel de acompañante dentro de los grupos de jazz, rock y otros géneros modernos. En el jazz son contadas las ocasiones donde toma un rol protagonista, presentando las melodías de las composiciones como lo suelen hacen los instrumentos de viento (saxo, trompetas) o el piano. Oscar Pettiford era el interprete de la melodía de su obra Blues in a Closet, Pierre Michelot de Blues for Ike en el grupo de Django Reinhardt o Paul Chambers era respondido por el grupo de Miles Davis cuando tocaba So What en el albúm Kind of Blue. Por otro lado, Charles Mingus también componía, aunque siempre dependía de una banda como intermediario de su obra. Pero en su álbum debut, Pastorius se enfrenta él solo al tema Be-Bop por excelencia, Donna Lee (atribuido a Charlie Parker), acompañado por el percusionista Don Alias. Poco se debe añadir sobre el dominio que tiene de su enrevesada melodía. Además, demuestra la capacidad de improvisar sobre Donna Lee sin necesidad de un acompañamiento armónico que le sitúe en la estructura de la canción. De nuevo, junto a la innovación de tocar acordes en el bajo, Pastorius rompe con el principio instaurado del bajista como acompañante, reduciéndolo a un mero estereotipo.

Imagen superior: "A Remark You Made" (1978). Fragmento de un concierto de Weather Report filmado con su videocámara por el padre del baterista Peter Erskine, Fred Erskine, y distribuido, con permiso de éste, en el canal oficial del bajista y escritor Rick Suchow.

Un aspecto que llama la atención de Pastorius es que, a diferencia de la gran mayoría de bajistas actuales, él no hace uso del Slap. El Slap es una técnica en el que las cuerdas del bajo, en vez de ser tocadas con las yemas de los dedos, son golpeadas con el lateral del pulgar y tiradas hacia arriba por los dedos restantes. Esto produce un sonido en el bajo que se acerca más a la función de percusión. Para mayor comprensión de este efecto, un estupendo ejemplo que usa de principio a fin esta técnica es la música de la serie Seinfeld.

Además de su portentoso talento como instrumentista, Pastorius realizó antes de grabar su álbum una peculiar labor de lutier. Tomó su bajo eléctrico y, con un cuchillo, fue sacando uno a uno todos los trastes hasta dar con el modelo de bajo que se conoce como fretless.

Tiempo después de su álbum debut, Pastorius formó parte del grupo Weather Report. Su participación fue fundamental con sus composiciones Havona y el soliloquio Teen Town, donde cobra de nuevo todo el protagonismo con el respaldo del conjunto.

Imagen superior: master class de Jaco Pastorius en el Musicians Institute (Hollywood, California).  

La labor que Jaco Pastorius ha realizado con el bajo es equivalente a la que Franz Liszt hizo con el piano en el siglo XIX. Ambos músicos, separados en el tiempo, instrumento y estilos, poseen un nexo común: ambos promueven la figura del solista que transmite su propio arte a través de su instrumento, sin necesidad de formaciones grupales (orquestas, grupos, etc).

Liszt consolida la figura del pianista solista y virtuoso con sus espectaculares composiciones y conciertos. Fue el iniciador del recital de piano tal y como se sigue celebrando en las salas de conciertos. Jaco, por su parte, utilizaba momentos de sus conciertos para realizar monólogos con el bajo. Ambos encontraron interés en Bach: Liszt compuso una Fantasía y Fuga con las notas contenidas en nombre del autor (motivo BACH), mientas que Jaco tomó la Fantasía cromática de Bach como preludio a Blackbird (Beatles) en su álbum Word of Mouth

Los últimos años de Jaco Pastorius fueron de una tremenda crudeza. Su vida se vio envuelta en problemas de drogadicción. Pero no fueron los excesos los que acabaron con su vida. El 21 de septiembre de 1987 murió debido a las lesiones craneales producidas por una brutal paliza que le propinó un vigilante de discoteca, Luc Havan. De los 21 meses de prisión a los que se le condenó, solo cumplió cuatro por su confesión y buen comportamiento.

Imagen superior: trailer de "Jaco" (2015) © Passion Pictures, Slang East/West, Toy District Films. Reservados todos los derechos.

Analizando a las generaciones posteriores, se puede afirmar que Jaco Pastorius es “el profeta” de los bajistas. Nombres como Richard Bona, Victor Wooten o Marcus Miller en el lado del jazz/funk, y Steve Harris (Iron Maiden), John Myung (Dream Theatre) o Robert Trujillo (Metallica y productor del documental Jaco) en el lado del heavy metal reconocen su legado y su entrada por unas puertas que parecían infranqueables.

Este 2017, a los 30 años de la muerte de Pastorius, su legado estará siempre en el futuro.

Copyright del artículo © Guillermo G. Valdecasas. Reservados todos los derechos.

Guillermo G. Valdecasas

Estudiante de musicología en el Conservatorio Superior de Madrid, inició su carrera musical a los seis años, recibiendo sus primeras clases de violín y piano. Posee una amplia formación, obtenida tanto en conservatorios como en escuelas de música privadas. Ha participado en numerosas masterclasses internacionales y talleres de diversas temáticas. Es un gran apasionado de la dimensión intelectual del estudio musical, que cubre las reflexiones técnicas, analíticas e investigaciones que ponen de manifiesto la importancia de la música en el contexto social actual.

logonegrolibros

  • Ulises en Singapur
    Escrito por
    Ulises en Singapur En los últimos capítulos de La cicatriz de Ulises he estado recorriendo edificios narrativos en compañía de Homero y de los guionistas de algunas series de televisión, como The Wire, Los Soprano o Mad Men. Mi intención es mostrar que…
  • Mi amigo el muerto
    Escrito por
    Mi amigo el muerto De los múltiples géneros y tópicos del periodismo, uno muy especial es el de la necrológica. Es un tipo de nota en que un vivo intenta señalar que sigue vivo frente a un congénere que…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Divulgadores fieles y herejes
    Divulgadores fieles y herejes Al hablar de divulgadores de la ciencia, a veces pareciera que todos somos iguales. Pero basta con asistir a un congreso o hablar con más de dos colegas –a veces dentro de una misma institución–…
  • El paraíso perdido
    Escrito por
    El paraíso perdido "‒Mamá, ¿por qué debemos ir a misa? Yo no quiero ver a toda esa gente, no quiero que me hablen, no quiero darles dos besos: huelen mal, mamá. Por favor, mamá, por favor... ‒Debes aprender,…

Cartelera

Cine clásico

  • La venganza se sirve bien fría
    Escrito por
    La venganza se sirve bien fría La carta (1940) forma parte del cuarteto de las mejores interpretaciones de Bette Davis. Con ella están Eva al desnudo (1952), La loba (1941) y Jezabel (1938). El prototipo de mujer fría, a veces por…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La juventud de Papá Haydn
    Escrito por
    La juventud de Papá Haydn La imagen tópica de Haydn es la un viejecito jovial, un patriarca largamente productivo. Pero, como todos los viejos, alguna vez fue joven y, en tanto músico, se estrenó antes de sus veinte años. Se…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Charles Darwin: el hombre y sus mitos
    Escrito por
    Charles Darwin: el hombre y sus mitos La teoría de evolución mediante selección natural de Charles Darwin ha sido descrita quizá como la teoría científica más innovadora y más radical jamás propuesta. Para algunos ateos, como Richard Dawkins y Daniel Dennet, es…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC