Glinka como pianista

La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda la vida.

No fue un autor orgánico del teclado blanquinegro. Diríamos que, románticamente, cedió a las irreprimibles sugestiones del instrumento y las satisfizo al instante. Pero no dejó de constituir una querencia fuerte y vocacional que admite varias raíces.

Glinka era un pianista brillante y capaz de arrebatos de improvisación que suscitaban el entusiasmo inmediato del público. Su formación era más que sólida pues su maestro –tanto en ejecución como en composición pianísticas– fue John Field, antecesor necesario del romanticismo y referencia especial para Chopin, con lo que todo está dicho.

Examinando este programa se advierte que el ruso sabía cumplidamente redactar para el solista del teclado. Sus tesituras son claras, los momentos de virtuosismo resultan siempre oportunos, las sugerencias inspiradoras están bien elegidas. Sin duda, con él nos internamos en el pianismo romántico y, más especialmente, eslavo. La cercanía chopiniana es innegable y bienvenida sea en este caso.

Glinka acude a las pequeñas formas como el nocturno y la barcarola y se luce especialmente especulando con los ritmos bailables: mazurca, polca, galop, tarantela. España le interesa –de nuevo, románticamente– y así recoge un aire popular andaluz. En algún momento, como en Plegaria, se torna meditativo y su discurso acórdico evoca al órgano.

No estamos en la sala de conciertos. Acaso, en un salón palaciego y mecenático. Más bien, estas músicas parecen llevarnos a una casa de familia en la época Biedermeier, con un piano arrinconado junto a la estufa de leña. El pianista está solo, acompañado apenas por el murmullo del mundo. O ha elegido a un puñado de amigos que huyen de la calle invernal y se concentran en el silencio que cede al canto del piano. Escuchemos con ellos.

MIKHAIL GLINKA (1804-1857): Obras para piano Valery Kamyshov, piano / MELODIYA / Ref.: MEL 1001827 (1 CD) D5

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Fervor de Borges
    Escrito por
    Fervor de Borges Décadas después de su muerte, hallamos a Borges en la plenitud de su institución: cursillos, homenajes, ediciones eruditas y de bolsillo, álbumes. Luego y siempre están los lectores, esos lectores que Borges reiteradamente consideró protagonistas…
  • Las tres ciencias
    Las tres ciencias La ciencia tiene fama de ser complicada. Y lo es. Las teorías científicas, que describen, explican y hasta predicen los fenómenos naturales, constan de complejos modelos matemáticos o conceptuales, muy abstractos y formados…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¡Sexo!
    ¡Sexo! La simple palabra trae a nuestra mente imágenes candentes: pieles bronceadas, cuerpos perfectos, miradas llenas de deseo, una pareja haciendo el amor. Pero, ¿qué pasa cuando se mezclan sexo y ciencia? Cuando, en la clase…
  • Remedios, la desconocida
    Escrito por
    Remedios, la desconocida Entre las grandes ventas realizadas por la Galería Christie's neoyorkina, el pasado año de 2015, figura una estatuilla de la Edad de Bronce, un jarrón chino del siglo XVII, la Versión O de Les femmes…

Cartelera

Cine clásico

  • Dee Wallace, la mamá invencible
    Escrito por
    Dee Wallace, la mamá invencible Los que tuvimos la suerte de criarnos en la década de los 80 recordamos con candor a esta rubia actriz de Kansas, especializada en cine fantástico, casi siempre barato, que la convirtieron en una de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La estela y la Madre Tierra
    Escrito por
    La estela y la Madre Tierra Esta historia que voy a contarles comienza en la Junta de Voto, un municipio cántabro del Valle de Aras, animado por el curso de dos ríos, el Clarín y el Clarión. Se trata de un…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC