Entre divas y divos

En 1944, en el filme de Leo McCarey Siguiendo mi camino, Bing Crosby, en su papel de simpático (!) cura, acudía a una vieja amiga, estrella del Metropolitan Opera House, para pedirle ayuda para su parroquia. Entre bastidores asiste a una interpretación suya de Carmen, su papel más representativo.

Esta cantante era la neoyorkina Rise Stevens, una de las cármenes más famosas de todos los tiempos, con suficientes lecturas en vivo y en estudio para confirmarlo. Ella fue quien recuperó en 1952 la obra para el repertorio del Met tras 30 años de ausencia.

Sensual y carnosa, enérgica y desenfadada, la voz (riquísima) y el temperamento (imponente) permitían a la mezzo norteamericana delinear un perfil diáfano, preciso, acorde a la mejor tradición, sin sofisticaciones inútiles o sospechosas.

El 21 de enero de 1956, Max Rudolf la dirige en una frenética lectura, un poco a la alemana, rápida y expeditiva (no se toca el último intermedio, el del acto IV), donde la Stevens se encuentra bien acompañada por un Don José que la discografía oficial le impidió plasmar: Giuseppe Di Stefano. Meses después de haberlo cantado en la Scala con Karajan, el siciliano ofrece un retrato aún más incisivo, cálido y desprendido, con esa voz que es todo luz y calor al servicio de una entrega sin reservas. Tenor y mezzosoprano protagonizan una escena final de escalofriante verismo.

El equipo se redondea con la digna Micaela de Lucine Amara, llamada seguidamente a enfrentarse a entidades femeninas de mayor peso y responsabilidad (Nedda, Tatiana, Leonora) y con el Escamillo “oficial” del teatro, el vigoroso Robert Merrill. Sin la menor duda, una noche neoyorkina resistente al paso del tiempo.

En otra gran noche, pero ahora en el Teatro Colón de Buenos Aires, el 4 de julio de 1958 –el año del cincuentenario de su apertura– Sir Thomas Beecham nos permite descubrir su poco conocida relación con el mundo verdiano con una espectacular dirección de Otello.

Lúcida y analítica, magníficamente articulada, combinando profundidad con naturalidad, ofrece el personalísimo director una lectura de sonoridad impactante que la toma en vivo, muy cercana a la orquesta, potencia extraordinariamente. Debutaba tardíamente en el escenario argentino el célebre Ramón Vinay en uno de sus papeles más aplaudidos, que había grabado una década atrás con Toscanini. Voz todavía en forma, manejada con una inteligencia que le permite frasear en total compenetración con la psicología del moro, el chileno asombra por su colorido baritonal y robusto que tanto le caracterizó.

Giuseppe Taddei es Yago, con su conocido sentido de la frase y del matiz, logrando en el relato Era la notte, por el clima soñoliento e insinuante que le marca la dirección, uno de los momentos más impresionantes que escucharse puedan de tan genial escena. En fin, para Desdemona se cuenta con el transparente lirismo y la inmaculada dulzura de Antonietta Stella en un papel que hasta ahora no se había tenido oportunidad de escucharle al completo. Entre el buen equipo de acompañantes argentinos destaca el Lodovico de Giuseppe Modesti. La toma de sonido, aunque con altibajos, es aceptable.

El 3 de abril de 1965, de vuelta al Met neoyorkino, Régine Crespin es de nuevo la Tosca que tantos éxitos le procuraba. Se conoce bien su interpretación por previas ejecuciones en el mismo escenario con los Cavaradossi de Gianni Raimondi o Sandor Konya, y de años anteriores y posteriores también en el Colón bonaerense con Richard Tucker y el mismo Raimondi, sin olvidar una sabrosa selección de la obra que, aunque cantada en francés, da buena cuenta de lo que era su resistente interpretación.

Resistente sobre todo a la comparación con la Tosca del momento (quizá de todos los momentos) Maria Callas, la cual, un mes antes, se despedía justamente del escenario neoyorkino con una interpretación de la heroína pucciniana, mermada vocalmente pero inigualable de presencia y actuación.

No es erróneo pensar que Crespin, acuciada por la inevitable comparación con la colega, esa noche diera todo lo que de sí podía dar, que era mucho. Pocas veces se ha podido disfrutar de una personificación tan rica instrumental y musicalmente de Tosca como la brindada por la soprano nacional francesa, que se beneficia de una toma sonora, con algunos pequeños baches, suficiente para demostrarlo.

Cavaradossi es Corelli, y el anconés entra en acción con un Recondita armonia propio de un titán, manteniendo la nota aguda final hasta el límite, hazaña que encadena con el esperado y hercúleo Vittoria!, rubricando alardes con una exhibición de fiato que tanto puede calificarse de espectacular como de milagroso en la frase disciogliea dai veli del llamado Adiós a la vida. Entre tanto derroche, escuchamos asimismo un Cavaradossi varonil, seductor y cariñoso, como cualquier bien intencionado puede pensar que es el revolucionario pintor.

El maduro Scarpia de George London, mejor cantado que expresado, se queda un poco atrás ante estos dos monstruos, pero no molesta, parece incluso ayudarles aún más a que sobresalgan. Todos están acompañados por los sólidos comprimarios del teatro y por la batuta de conocida (y reconocida) profesionalidad de Fausto Cleva. Tres grandes veladas para revivir.

GIUSEPPE VERDI (1813-1901): Otello Stella,Vinay, Taddei / Orquesta del Teatro Colón, Buenos Aires. Thomas Beecham, dirección (1958) / GOLDEN MELODRAM / Ref.: GM 50068 (2 CD) D10 x 2 GEORGES BIZET (1838-1875): Carmen Stevens, di Stefano, Amara, Merrill, Scott, Krall, Roggero, Marsh, Franke, Cehanovsky. Max Rudolf, dirección (1956) / GOLDEN MELODRAM / Ref.: GM 50070 (2 CD) D10 x 2 GIACOMO PUCCINI (1858-1924): Tosca Crespin, Corelli, London / Metropolitan Opera House Orchestra and Chorus. Fausto Cleva, dirección (1965) / GOLDEN MELODRAM / Ref.: GM 60021 (2 CD) D10 x 2

Copyright © Fernando Fraga. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000) y Simplemente divas (2014).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

logonegrolibros

  • Recuerdo de Ernst Nolte (1923-2016)
    Escrito por
    Recuerdo de Ernst Nolte (1923-2016) La obra de Ernst Nolte ha servido, entre otras cosas, para reiterar el carácter inestable del pasado, que es el objeto por excelencia del historiador. Certeau señala que, junto con el psicoanálisis, la historia se caracteriza…
  • Los sesos derretidos
    Los sesos derretidos Cuenta la historia que cuando Don Quijote daba voces a Sancho que le trujese el yelmo, estaba él comprando unos requesones que los pastores le vendían y, acosado de la mucha priesa de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La ciencia como herramienta
    La ciencia como herramienta Una herramienta sólo es útil si sirve eficazmente para cumplir su propósito. No puede decirse propiamente que la ciencia sea una herramienta, pues no cumple con una función práctica. Sirve sólo para producir conocimiento sobre…
  • Una profecía
    Escrito por
    Una profecía Saben, quienes me conocen, que me apasiona Felipe II. Llevo trabajando en él casi dos décadas, casi siempre desde el punto de vista alquímico. Tengo casi todo lo que otros han escrito sobre su reinado…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Gamera y otras tortugas de cine
    Escrito por
    Gamera y otras tortugas de cine Los quelonios  son reptiles con coraza. Son vertebrados que ponen huevos, poseen respiración pulmonar, lucen piel escamosa y que han de adaptar la temperatura de su organismo a la del ambiente. A diferencia de otros…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Lavandera estrena a Chopin
    Escrito por
    Lavandera estrena a Chopin Unos cuantos millones de seres humanos deben (debemos) a Chopin el haber descubierto la música. A veces, ciertamente, en malas compañías: películas cursis, radionovelas y, en último lugar, malos pianistas. Son los que, no contentos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Los mastodontes de la Península Ibérica
    Escrito por
    Los mastodontes de la Península Ibérica Cuando se habla de mastodontes muchas personas evocan erróneamente los legendarios mamuts, sin embargo se trata de animales muy diferentes. Varios millones de años antes de que los mamuts –que son elefantes– aparecieran en la…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC