En memoria de Ferdinand Hiller

Ni siquiera el centenario de este músico francfortés sirvió para repasar, al menos en parte, su obra. El compacto que hoy les recomendaré cumple acabadamente con iluminar la sección pìanística de ella. Pensemos que Chopin elogió su don poético, su fuego y su espíritu (sic), que Mendelssohn lo situó en la primera fila de su tiempo y que Schumann lo juzgó pleno de fantasía y de pasión. El primero era sensible y enfermo, el segundo era elegante y alerta, y el tercero podía ser la mar de malévolo por lo que un trío de semejantes coincidencias significan algo a tener en cuenta.

En esta entrega podría situarse Hiller a mitad de camino entre el arrebato schumanniano y la sensatez mendelssohniana. O, si se prefiere, en la tradición chopiniana, es decir la vibración romántica unida a la obediencia de claridad como deber clásico. Si bien en la sonata el tratamiento de cada movimiento es el convenido, la estructura de las obras resulta muy personal porque son tripartitas y las velocidades son variedades de una misma agitación, lo que da a los conjuntos cierto perfil de rapsodias montadas sobre secciones sonatísticas.

En las pequeñas series de piezas breves, en cambio, la opción romántica se hace evidente y resulta inevitable recordar las Canciones sin palabras de Mendelssohn. En especial cuando acude a la forma de la gacela, una pieza estrófica medieval de la literatura árabe que fue rehabilitada en el siglo XX por la última manera de García Lorca en su Diván del Tamarit.

La obra hilleriana es una prueba enésima de la perduración romántica durante el Ochocientos, debida a la influencia de las fuentes que alimentaron el movimiento y a su incorporación potente por los cauces académicos e institucionales. Se puede afirmar, sin riesgo de énfasis, que nació junto con el gran momento de Beethoven y murió en la plenitud de Brahms. Ahí queda eso.

Disco recomendado:

FERDINAND HILLER (1881-1885): Obras para piano Alexandra Oehler, piano / CPO / Ref.: 777584-2 (1 CD) D2

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural.

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La incompletitud del registro fósil
    Escrito por
    La incompletitud del registro fósil Darwin se refirió a los vacíos del registro fósil, que no permiten documentar el paso gradual de una especie a otra, atribuyéndolos a una imperfección de dicho registro. De este modo solucionaba un embarazoso problema…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Soy totalmente... genoma
    Soy totalmente... genoma El genoma humano se ha puesto muy de moda. Y no es extraño, pues —tal como repiten una y otra vez los medios de comunicación—, su desciframiento fue uno de los avances más importantes que…
  • La clausura
    Escrito por
    La clausura Primeros días de diciembre de 1563. En Trento, Italia, se celebra la última de las sesiones del Concilio que va a cambiar la estructura de la Iglesia Católica. Un Concilio que lleva dieciocho años de…

Cartelera

Cine clásico

  • Tú me silbas, amor. Yo viajo en barco
    Escrito por
    Tú me silbas, amor. Yo viajo en barco Todo el talento de la Warner se puso en acción, en ese año de 1944, para orquestar una sinfonía con todos sus aditamentos y la mejor melodía. Que no falte de nada, pensaron los sesudos…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • Cultura de ciencia ficción
    Escrito por
    Cultura de ciencia ficción La ciencia ficción nos permite emocionarnos con historias extraordinarias a la vez que aprendemos ciencia de forma amena. Obras como Blade Runner, Fundación, Interstellar o Solaris han empujado a muchas personas a salir del universo…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • La constelación Perosi
    Escrito por
    La constelación Perosi El oratorio es el género por excelencia de monseñor Perosi. Lo demuestra desde su juventud, ya que su Masacre de los inocentes data de 1900, o sea cuando su autor no había llegado a los…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1