El violín de Nielsen

El danés Nielsen (1865-1931) es conocido, sobre todo, por sus sinfonías. Menos, por su interesante obra pianística y, de vez en cuando, es llevado a las tablas junto con su ópera Saúl y David.

Sin embargo, su primera querencia musical fue el violín, que le enseñó su padre y luego perfeccionó con un anónimo maestro local. Una de sus primeras labores como compositor fue una sonata para violín y piano, hecha allá por 1880 y que no incorporó a su catálogo. Luego, fueron importantes en su vida creativa tres violinistas que lo estimularon a redactar obras para su instrumento: Henri Marteau, Thorvald Nielsen (que no era su pariente, cabe aclarar) y Emil Télmanyi.

De tales contactos surgieron un concierto para violín y orquesta, las dos sonatas incluidas en el disco recomendado (que datan de 1895 y 1912) y las piezas de bravura que le siguen.

El lenguaje de Nielsen es prudente, centrado en un trabajo de elegantes armonizaciones y un diálogo en contrapunto entre el violín y el piano. Si bien hereda la gran tradición de la sonata romántica, lo hace diluyendo sus certezas de tonalidad en atmósferas que, a menudo, evocan la delicuescencia del impresionismo francés.

En cuanto a los preludios con variaciones y remoquete de presto que le siguen, son pruebas indiscutibles de la erudición nilseniana en cuanto a escritura volinística virtuosa. Exigen a un intérprete brillante y atrevido y Georgios Demertzis lo es de sobra. De otro modo, el fiasco estaría asegurado, porque en materia de tracas solistas no hay términos medios.

Disco recomendado: CARL A. NIELSEN: Sonatas nos. 1 y 2 para violín y piano; Praeludium og Tema med Variationer; Praeludio e Presto / Georgios Demertzis, violín. Maria Asteriadou, piano / BIS / Ref.: BIS 1284 (1 CD) D2

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos. 

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas
    Escrito por
    Sherlock Holmes y las pisadas misteriosas En las páginas de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, me referí a lo que la ciencia detectivesca tiene que decir respecto a las pisadas, un asunto que todavía espera a un buen sistematizador capaz…
  • Borges en el espejo de Quevedo
    Escrito por
    Borges en el espejo de Quevedo Son bien conocidos los contactos y deudas de Borges con el barroco español. Con Góngora y Gracián, ambivalentes. Con Cervantes, intensos pero parciales: Cervantes como resultado del Quijote no es el autor del Persiles. Sólo…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Libertad científica
    Libertad científica ¿Qué tan libre debe ser la ciencia? A primera vista parecería que la actividad de investigación científica debería gozar de una libertad total, pues busca aumentar nuestro conocimiento acerca de la naturaleza, un objetivo noble…

Cartelera

Cine clásico

  • Regentado
    Escrito por
    Regentado Nunca fui admirador de La Regenta de Clarín, nick de Leopoldo Alas. Será porque la leí cuando era muy joven. O porque me pareció –ahí va la primera boutade– una mala copia de Madame Bovary,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El piano de Franz Xavier Dusek
    Escrito por
    El piano de Franz Xavier Dusek Certidumbre, austeridad y transparencia parecen consejos de un gobierno a la banca en tiempos de crisis. Y, sin embargo, son atributos del arte clásico, frente a los excesos bajamente románticos de la desmesura, el caos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El dodo, ¿un pájaro bobo?
    Escrito por
    El dodo, ¿un pájaro bobo? A finales del siglo XVII la isla Mauricio, un pequeño pedazo de paraíso perdido en el Océano Índico, fue testigo de la extinción de uno de sus habitantes endémicos, el dodo, paradigma de la extinción…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC