El verismo agresivo de Giordano

Como no hay tenor que deje pasar por alto (si sus medios se lo permiten y, a veces, sin esta posibilidad) el cantar Andrea Chénier, ni ninguna soprano-actriz, auténtica o pretendida, pierde por su parte la oportunidad de enfrentarse con Fedora, ambas partituras del compositor (parece ocioso recordarlo) Umberto Giordano, la popularidad de estas óperas ha mantenido el nombre de su autor en el candelero lírico, orillándose un tanto a dos pequeñas joyas de madurez (La cena delle beffe o Il Re), mientras la siempre eficacísima Madame Sans- Gêne, otra más sobre el incansable Sardou, consigue de tanto en tanto algún imprevisto y fugaz renacer, si se pone en manos de una soprano apropiada.

Pero quedaba una asignatura pendiente en el catálogo de Giordano: su primeriza Mala Vita, obra rabiosamente alineada al lado de las dos reinas indiscutibles de la estética del verismo, Cavalleria rusticana y Payasos, por sus intenciones, estructura y climas y por otras circunstancias también muy significativas: la ópera giordanesca fue estrenada por la pareja verista por antomasia (Gemma Bellincioni y Roberto Stagno) en la misma ciudad de Roma que vio el nacimiento de la escuela y precediendo en tres meses a aquella partitura de Leoncavallo.

Mala vita se basa en la obra de un escritor naturalista, Salvatore de Giacomo, tan célebre como Giovanni Verga (el de Cavalleria) y sitúa la acción entre prostitutas napolitanas, con el tísico Vito Amante (sic) que promete ante una imagen del Cristo Crucificado redimir a una de ellas, por medio del matrimonio, si consigue curar su tan romántica enfermedad.

Con esos prolegómenos, lo que viene detrás no tiene desperdicio, dando rienda suelta Giordano a su talento dramático, a su asimilación del lenguaje (de frases rudas y cortantes combinadas con ardorosas expansiones melódicas), en una acción que (lo pide el sistema) es breve y transcurre rápida, fluida y sin tiempos muertos, salvo el esperado intermedio, hasta -se supone y no puede fallar- el desalentado remate.

Es una obra donde, casi tan importante para los solistas son sus medios vocales en juego como el temperamento puesto en acción. Y todos los intérpretes reunidos para la ocasión (Teatro Giordano de Foggia, o sea, la localidad natal del músico) se toman las cosas en serio y acaban, francamente, convenciendo. En una palabra: interesantísima.

Disco recomendado: U. GIORDANO: Mala vita (Opera en tres actos) / Graziani, Simeoli, Di Gregorio. Orchestra Lirico Sinfonica della Capitanata. Dir: A. Cavallaro / BONGIOVANNI / Ref.: GB 2348-2 (1 CD) D2

Copyright © Fernando Fraga. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000) y Simplemente divas (2014).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

logonegrolibros

  • Los libros de autoayuda
    Escrito por
    Los libros de autoayuda En Un optimista es sólo un pesimista bien informado, dije que todo lo razonable del optimismo se veía comprometido por “la avalancha de libros de autoayuda más o menos simplistas que inundan las librerías”. Si…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La ciencia como herramienta
    La ciencia como herramienta Una herramienta sólo es útil si sirve eficazmente para cumplir su propósito. No puede decirse propiamente que la ciencia sea una herramienta, pues no cumple con una función práctica. Sirve sólo para producir conocimiento sobre…
  • He aquí la catástrofe
    Escrito por
    He aquí la catástrofe “¡El Universo perece! ¡He aquí la catástrofe!”. Con estas palabras, de acentos próximos a Plinio, se anunciaba en 1868 la destrucción de Pompeya que daba fin a la ópera Jone, de Errico Petrella. Como podéis…

Cartelera

Cine clásico

  • El cine flamenco de Carlos Saura
    Escrito por
    El cine flamenco de Carlos Saura Flamenco, flamenco (2010) El camino que abrió Edgar Neville en 1952 con Duende y misterio del flamenco fue continuado por Carlos Saura, director de dos trilogías de enorme influencia en el cine flamenco, tanto por…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Jon Vickers a lo grande
    Escrito por
    Jon Vickers a lo grande El tenor canadiense, fallecido en julio de 2015, protagonizó, junto a la también desaparecida Joan Sutherland, una intensa versión de Samson, de Haendel. Cuando el negocio de la ópera comenzó a no serle rentable, Haendel…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC