Beverly Sills ante Pavarotti

Beverly Sills, la gran soprano norteamericana fallecida en 2007, hizo de la Lucia donizettiana uno de sus caballos de batalla, dotando al personaje de ese difícil equilibrio entre canto y expresión. Magnífica sucesora de las míticas Lucias-ruiseñor que dominaron durante décadas el mundo de la ópera, supo aprovechar la lección de Callas y añadir al espectáculo instrumental el contenido dramático correspondiente a personaje de tan desequilibrada y delicada psicología.

De alguna forma logró unir el barroco con el romanticismo, así como suena. En 1970 la soprano realizó una grabación de estudio de la ópera, considerada todavía como una de las mejores versiones discográficas, y en la que contó con un Edgardo de excepción, Carlo Bergonzi.

Pero Sills, en su aplicada relación con un papel que la ocupó durante dos décadas, tuvo la oportunidad de disfrutar de los mejores Edgardos de su generación, del magistral Alfredo Kraus al apasionado José Carreras, del elegante Nicolai Gedda a la suntuosidad tímbrica de un Jaime Aragall, sin olvidar el extremismo de un Franco Bonisolli entre algunos otros más. Y, como no podría ser de otra manera, también compartió escena con el tenor de tenores italiano por antonomasia, Luciano Pavarotti. Faltaba la documentación sonora de este mágico encuentro; hela aquí, en San Francisco 1972, en una toma sonoramente muy válida, que da cuenta de la excelente fusión que se establece entre los dos privilegiados solistas.

Sills, que vuelve a demostrar cómo sabe utilizar la coloratura en pro de la definición dramática del personaje, encuentra frente a sí un tenor todo luz y color, de excitante lirismo y lúcido concepto, un Pavarotti que iniciaba así su década prodigiosa, sin manierismos, complacencias excesivas o trivialidades acomodaticias. El dúo del primer acto es ya un modelo de cómo deber ser cantado.

Ella, insegura y frágil; él, todo fuego y pasión.

A partir de ahí todo transcurre al mismo nivel en una noche memorable, en la que colabora por supuesto la cristalina dirección de Jesús López Cobos. El zamorano ha mantenido una estrecha relación con esta partitura, llegando a registrar, con una protagonista un tanto despistada, una lectura crítica de la obra allá por 1976, devolviéndole de esta manera su fascinante y olvidado clima original. El equipo acompañante es más o menos autóctono sin detrimento de su valía. Porque el barítono Raymond Wolansky, pese a su nombre y pese a la importante actividad en la Ópera de Hamburgo durante la ventajosa etapa de Rolf Liebermann, es natural de Cleveland. Con una sólida voz y un temperamento considerable, su Enrico se ve algo ensuciado por algún que otro detalle en el acento. Su cómplice en el engaño que llevará a Lucia a la definitiva locura para la que estaba desde el principio predestinada, Raimondo, es el jamaicano Simon Estes, el más joven del cuarteto, de esplendorosa y nutrida carrera aún en rodaje y con papeles de mayor compromiso que el presente, del que saca no obstante el debido provecho.

Para demostrarlo he ahí esa escena con Lucia que sucede al enfrentamiento de los dos hermanos en el acto II, a menudo desechada en las representaciones (y en algunas grabaciones) sin ningún motivo. Eso sí, en esta velada de la costa oeste norteamericana cortan el dúo tenor-barítono del acto tercero. Una lástima.

GOLDEN MELODRAM exhuma una Lucia de Chicago (1972) con un jovencísimo Jesús López Cobos en el foso GAETANO DONIZETTI (1797-1848): Lucia di Lammermoor Beverly Sills, Luciano Pavarotti, Raymond Wolansky, Clifford Grant. Dir.: Jesús López-Cobos (1972) / GOLDEN MELODRAM / Ref.: GM 50072 (2 CD) D10 x 2  

Copyright © Fernando Fraga. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000) y Simplemente divas (2014).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

logonegrolibros

  • Houdini y el otro mundo
    Escrito por
    Houdini y el otro mundo En una ocasión el célebre mago y escapista Harry Houdini, que también era en su tiempo libre un perseguidor implacable de farsantes paranormales, realizó, durante una sesión privada con Ernst Bernard y Arthur Conan Doyle,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La pesadilla de Fleming
    La pesadilla de Fleming La serendipia —los descubrimientos accidentales— son fuente de grandes avances científico–técnicos. Ejemplo clásico es la penicilina, hallada en 1928 (¡hace 80 años!), por el escocés Alexander Fleming, y que revolucionó la medicina a partir de su producción masiva en los…
  • ¡Que no se escape!
    Escrito por
    ¡Que no se escape! Del mismo modo que los templos se construyen para confinar a los dioses  y evitar que anden desperdigados por el mundo –imaginad qué molesto sería, y qué inconveniente–, podemos aventurar que el marco encierra la…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre
    Escrito por
    "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre Fue el toque francés en el tiempo de los Correos Cósmicos [Die Kosmischen Kuriere: así se denominó a artistas como Schulze, Sergius Golowin, Wallenstein, Mythos, Popol Vuh y Walter Wegmüller]. Fue también el contacto entre…
  • Giovanni Bottesini, a escena
    Escrito por
    Giovanni Bottesini, a escena Amelia Pinto no fue una soprano portuguesa ni española, como su apellido pudiera hacernos creer. Era de Palermo y, pese a sus orígenes, eligió hacer una carrera sobre todo de cantante wagneriana, con especial hincapié en…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El pez mulier
    Escrito por
    El pez mulier “El pez mulier tenía la figura de una mujer de medio cuerpo arriba; y de pescado común, de medio cuerpo abajo”.[1] Estas palabras, atribuidas por el jesuita Miguel del Barco en su Historia natural y…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC