A Mercadante le cae bien Pelayo

Pelagio, tragedia lírica en cuatro actos, fue la última obra escrita por Saverio Mercadante. Sin embargo, fue la penúltima en estrenarse (Roma 1857) ya que Virginia, sobre la conocida historia de esta heroína romana modelo de pureza ciudadana (que tanto admiró Verdi ya que puso a sus malogrados hijos los nombres de Virginia e Icilio, su amado), se dio a conocer posteriormente, en el Nápoles de 1866. 1857 es el año del Simon Boccanegra en primera versión, una década verdiana por excelencia que ya había conocido su llamada trilogía romántica y que se cerraría con otro enorme producto del potente poderío musical del busettano: Un ballo in maschera.

Mercadante, por esos años, parece vacilar en intenciones. Si en la escena inicial, donde presenta al protagonista del título, ofrece un uso bien desarrollado, a más de original, de las fórmulas tradicionales, después, en Taci: sai che Bianca all’Arabo, primera página solista del tenor, aria con su preceptiva cabaletta, recuerda a un Verdi tan primerizo como el de La mia letizia de I lombardi de catorce años atrás. Esta confusión de escritura, entre pasado y presente, no impide que emerjan de pronto suficientes situaciones de interés para que el músico atine sacándoles provecho. Pese a que la ópera lleva nombre masculino, el personaje mejor favorecido es el de la soprano, Blanca. Ella es la que sufre las peores consecuencias de la trama, indecisa entre el amor paterno y su pasión por el tenor (nada nuevo, por supuesto, pero con indudable juego dramático), acusada por ambos de felonía.

En consecuencia, acaba imponiendo su presencia, en particular en el acto IV, el más eficaz de la partitura, cuando ya las vicisitudes convergen inexorables conduciendo a la muchacha hacia el trágico final, con una gran escena a su cargo y con el emocionante momento de la muerte. Pelagio es, claro está, Pelayo y está escrito para voz de barítono; pese a que por momentos casi llega a adquirir estatura verdiana (en el dúo con la hija está a punto de convertirse en un proyecto de Amonasro) y cuenta con una escena de rebelión o conjura que parece en pequeño un trasunto de una rossiniana equivalente en Guillermo Tell, en conjunto, el caudillo no alcanza un perfil tan rico como el de su hija soprano. Al tenor le llega su mejor oportunidad en Di sue pietose lagrime (escena VI, acto III) aunque en el balance final su participación en la obra puede despertar el menor entusiasmo en comparación a sus dos compañeros.

El libreto de Marco D’Arienza reconstruye, está claro, la lucha del héroe astur Pelayo, aquel que según nos contaron inició una Reconquista que remataron siglos después los Reyes conocidos como Católicos. Es curioso que en el texto sólo se hable en una ocasión de “Asturias” (al principio del acto III), aplicando a los personajes que no son árabes o moros la denominación de “íberos”, “hispanos” o “españoles”. La acción tiene lugar en Gijón (Gione para el texto italiano) y alrededores, oportunidad para que aparezca un mensajero gijonés, como suele ocurrir, con malas noticias para los protagonistas.

Esta localización geográfica propició que en 2005 la ciudad asturiana de Gijón, con mucha afición a la ópera pero sin temporada fija (bueno, a tiro de piedra tiene la de la capital Oviedo), se ocupara en su Teatro Jovellanos de traer a la actualidad este título “local” mercadantiano. Lo cantaron Carlos Álvarez, Tatiana Anisimova y el tenor gijonés Alejandro Roy, bajo la dirección del asimismo gijonés Mariano Rivas.

Rivas, por lógica, fue invitado a Martina Franca tres años después cuando el festival italiano tuvo a bien ocuparse de nuevo de esta muestra del talento de Mercadante. Ahora Costantino Finucci ocupó como Pelagio el lugar de Álvarez, Clara Polito el de Anisimova como Blanca y Danilo Formaggia fue Abdel después de haberlo sido Roy. Tres asiduos al festival del Valle d’Itria.

Dos apostillas finales: Mercadante parecía tener alguna extraña fijación por la región cantábrica: en 1840 estrenó La Solitaria delle Asturie o La Spagna Ricuperata, donde hace aparecer por vez primera al personaje de Pelayo, ahora con voz de tenor. Tuvo más relaciones hispánicas: Donna Caritea, de 1826, transcurre en Toledo y en torno al Tajo ocurre I due illustri rivali, quién lo imaginaría, en Pamplona. Segunda apostilla: una de las frases más destacadas del aria principal del tenor, antes citada, dice L’amai qual ama un Arabo (la amaba como ama un árabe) refiriéndose a la íbera Blanca. Que cada lector extraiga su propia consecuencia de esta afirmación quizás algo más que inquietante.

SAVERIO MERCADANTE (1795-1870): Pelagio (tragedia lírica en cuatro actos) Costantino Finucci, Clara Polito, Danilo Formaggia, Paola Francesca Natale, Vladimer Mebonia, Giovanni Coletta, Cristian Camilo Navarro Diaz, Vincenzo Maria Sarinelli / Orchestra Internazionale d’Italia. Slovak Philarmonic Chorus Bratislava. Mariano Rivas, director / DYNAMIC / Ref.: CDS 636/1-2 (2 CD) D10 x 2

Copyright © Fernando Fraga. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000), Simplemente divas (2014) y Maria Callas. El adiós a la diva (2017).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

logonegrolibros

  • Están entre nosotros
    Escrito por
    Están entre nosotros La búsqueda de la inteligencia extraterrestre fue en el siglo XX una de las mayores preocupaciones de los científicos. El físico Enrico Fermi, autor de la célebre Paradoja de Fermi acerca de la búsqueda de…
  • Osados y osarios
    Escrito por
    Osados y osarios La búsqueda de los huesos de Cervantes en el convento de las Trinitarias madrileño me produjo dos asociaciones de memoria, ambas referentes a relativos fracasos. Una es que Isabelita Perón estuvo a punto de tomar…
  • Ver con la lengua
    Ver con la lengua Cuando su padre, Pere, sufrió un infarto cerebral que lo dejó en una silla de ruedas e incapaz de hablar, Paul Bach-y-Rita decidió dejar su trabajo como doctor de pueblo en Tilzapotla, Morelos,…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • “Led Zeppelin” (1969)
    Escrito por
    “Led Zeppelin” (1969) Led Zeppelin es una de mis bandas favoritas. En el fondo, su momento de mayor creatividad tuvo un lapso de tres años (entre el 69 y el 71) y el resto de su carrera consistió, en…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El topo, un animal de cuento
    Escrito por
    El topo, un animal de cuento Aunque la familia de los tálpidos (Talpidae) excava sus madrigueras en medio mundo, escribo estas líneas pensando en las dos especies que me resultan familiares, Talpa europaea y Talpa occidentalis. Les hablo, por tanto, del…