"Tais", de Anatole France

Publicado en forma de libro en 1891, este relato de Anatole France otorga nueva vida a Tais, una cortesana de Alejandría que, por esos giros dramáticos que tiene el destino, acabó ingresando en el santoral cristiano. La peripecia moral de Santa Tais se desarrolla en el siglo IV, un periodo repleto de esos materiales con los que el tiempo va edificando los mitos.

La clásica traducción de Luis Ruiz Contreras, concienzudamente corregida por Luis Alberto de Cuenca, nos transmite un espíritu decadente, que a su modo, expresa en términos literarios el color de la pintura orientalista. Si buscamos una referencia transversal, nos hallamos ante un idóneo complemento de los cuadros de Jean-Léon Gérôme o de la ópera homónima de Jules Massenet (1894), inspirada en la obra de France.

En estas páginas, asistimos a la obsesión de Pafnucio, un eremita de los de cilicio y cogulla, que ha llegado a la cima del éxtasis haciendo que su alma viaje por los círculos del desierto. En Alejandría, el asceta descubre un objetivo supremo: la salvación de Tais, una bella libertina a quien conoció hace largo tiempo.

No adelantaré más detalles al lector. Ha de bastarle con saber que Pafnucio, al aproximarse a la cortesana, redescubre el sabor de la vida amorosa y ligera que un día abandonó. Mientras tanto, Tais, persuadida por el eremita –tan beato, y a la vez, tan vulnerable–, empieza a convencerse de que la eternidad se presenta ante ella con grandísimo resplandor.

La paradójica conversión de ambos personajes va componiendo el meollo de este libro en el que sensualidad y misticismo se atraviesan felizmente.

Presten atención los cinéfilos porque la obra de France fue llevada a la pantalla en dos ocasiones durante el mismo año, 1917. La versión estadounidense, dirigida por Hugo Ballin y Frank Hall Crane, tiene todo el sabor del pulp, y anticipa la estética del peplum religioso que triunfaría años después.

En cambio, la adaptación italiana, realizada por Anton Giulio Bragaglia, es una fantasía vanguardista que se apropia de la estética del futurismo.

Su protagonista, por cierto, es una condesa eslava especializada en cobrarse piezas masculinas por el método que todos ustedes se imaginan.

Aunque en este libro ponga en juego su capacidad fabuladora, lo cierto es que Anatole France se inspira en los detalles sobre Tais expuestos en la clásica Vitae Patrum, traducida al latín por el jesuita Heribert Rosweyde e impresa por Balthazar Moret en 1615.

Hay otro motivo para recomendar esta edición. Me refiero a las bellísimas ilustraciones del pintor neoclásico Paul Albert Laurens, íntimo amigo de André Gide y maestro de artistas como Jean Bertholle, Albert Demarest, Jean Jules Louis Cavaillès, André Leroux y Nicolas Untersteller.

Sinopsis

La bellísima Tais, cortesana de Alejandría, que vivió en el siglo IV después de Cristo en el Egipto romano, tiene prendado al abad Pafnucio, que se empeña en redimirla —entre otros motivos, porque estaba loco por ella—. Y lo consigue, pues esta abandonó su vida de lujo y desorden e ingresa en un monasterio de religiosas por voluntad propia, sometiéndose durante cinco años a un estricto encierro en una celda mínima e insalubre, de la que salió solo para morir (eso sí, en olor de santidad).

El Premio Nobel de Literatura Anatole France recurre a la historia del obsesivo Pafnucio, quien ve demonios hasta en sus bolsillos, y la alegre y amorosa Tais. En su empeño por salvarse y huir del diablo, él será siempre un desgraciado, mientras a ella ni la sobriedad del convento le arrebatará la felicidad.

Paul Albert Laurens ilustra magistralmente esta historia cuya traducción ha sido revisada escrupulosamente por Luis Alberto de Cuenca, que también se hace cargo del prólogo y la edición.

Ficha editorial

Tais

Anatole France

Traducción de Luis Ruiz Contreras, revisada por L. A. de Cuenca

Colección: Literatura

Ilustrador: Paul Albert Laurens

Páginas: 240

Formato: 13 x 20 rústica con sobrecubierta y cuadernillos cosidos

Precio: 16,50 €

ISBN-13: 978-84-940940-3-3

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Reino de Cordelia. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT (Thesauro Cultural), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT (Thesauro Cultural) sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • El misterioso profeta de Erewhon
    Escrito por
    El misterioso profeta de Erewhon Marshall McLuhan fue definido en los años 60 del siglo pasado como el más académico de los hippies y el más hippie de los académicos. En sus libros, convertidos en bestsellers, a pesar de la…
  • Dos mocedades y una antigüedad
    Escrito por
    Dos mocedades y una antigüedad Yo era un mocito veinteañero cuando Marshall Mac Luhan dijo aquello de que el medio es el mensaje, lo cual se popularizó en una suerte de tautología amable: el mensaje está en el medio. Dicho…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ciencia y circo
    Escrito por
    Ciencia y circo Para muchos, esta secuencia es el principio del arte y la técnica sin los que nuestro siglo sería inimaginable: el cine. Pero dejemos de lado este aspecto por un momento y tratemos de regresar a…
  • La Esperanza Cubana
    Escrito por
    La Esperanza Cubana Hay viajes que resultan iniciáticos. Viajes que planeas un lunes y emprendes ese mismo domingo. Viajes que, sin saber cómo, se te meten en la cabeza y no te queda otra que llevarlos a cabo.…

Cartelera

Cine clásico

  • Sofía
    Escrito por
    Sofía Dos mujeres. La película que a mi madre la acercó a la Loren definitivamente. La que le proporcionó a Sofía un Óscar de la Academia, un BAFTA y el premio de interpretación femenina de Cannes,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • El serio y cachondo Jean Françaix
    Escrito por
    El serio y cachondo Jean Françaix Pongámonos graves: Jean Françaix (léase, no más: Francés) vivió entre 1912 y 1997, o sea que le tocaron –léase en ambos sentido: tocar a la persona y tocar su música y la de sus colegas–,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC