"Los caminos de la literatura", de Luis Alberto de Cuenca

Tanto en los ensayos de Luis Alberto de Cuenca como en su poesía, detectamos la presencia de un lector agradecido. El autor habita en la literatura ‒no distingamos entre la elevada y la popular‒, y confirma de ese modo la feliz expresión de Octavio Paz: las letras entendidas como casa de la presencia, esto es, como un espacio que nos acoge en un presente fluido y constante.

Quienes frecuentamos la prosa ensayística de Luis Alberto de Cuenca estamos familiarizados con sus preferencias: los clásicos grecolatinos, la literatura caballeresca, la narrativa gótica y los héroes del cine, la historieta y la novela de aventuras. En ese reino de la elegancia y de la amenidad, De Cuenca nos recibe siempre con cortesía, escribiendo a favor del lector, en el sentido más amplio de esta expresión.

En Los caminos de la literatura también elimina los preámbulos y nos invita desde el primer momento a mirar por esa ventana inmensa que da a la bibliofilia. Solo que, en este caso, ese amor por la letra impresa no se limita a volúmenes de bella encuadernación, seleccionados con rigor académico, y se abre generosamente a lecturas como aquellos tebeos que colorearon la infancia de su autor, y que todavía hoy forman parte de su menú literario.

Quien aquí nos habla, además de traductor y poeta, es un filólogo sentimental, enamorado de su materia de estudio. Aunque el libro es breve ‒o acaso precisamente por ello‒, concentra en sus 119 páginas esa continuidad de añoranzas, conocimientos y fervores que hoy constituyen tanto la memoria como la biblioteca de Luis Alberto de Cuenca.

A diferencia de otros libros en los que sólo se deja oír la voz del erudito, Los caminos de la literatura tiene algo de confidencia, como si el ensayo estuviese a punto de transformarse en una conversación. Así, al igual que sucede cuando uno comparte lecturas con un amigo, el placer no surge del ensimismamiento sino del gozo de escuchar a quien recuerda y recomienda este o aquel título. En tales situaciones, la afinidad es un valor imprescindible.

Como su título indica, este libro es una travesía con varias escalas. El primer tramo es biográfico. El segundo es un catálogo idóneo para quien quiera graduarse como lector. El tercero nos conduce a un lugar donde se cataloga la felicidad: esas bibliotecas cuya presencia en el mundo clásico explora el autor a conciencia. Por último, el cuarto, a modo de prolongación de El héroe y sus máscaras (Mondadori, 1991), reúne a varios héroes medievales que fascinan de De Cuenca.

Aparte del indudable interés que suscitan los comentarios reunidos en este libro, su mayor virtud es la semblanza que nos ofrece de quien lo ha escrito, un creador y estudioso cuya obra aún sigue abierta, y que comparte con nosotros ‒los demás letraheridos‒ su razón de ser y de estar en el mundo.

Sinopsis

Los caminos de la literatura manifiesta la pasión del autor por la lectura de los clásicos: una pasión que se extiende a libros y bibliotecas, y que muestra una especial predilección por la Antigüedad Clásica y el Medioevo, por la épica, por gigantes como Homero y Shakespeare y también por lo más selecto de la literatura popular.

Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950) es filólogo, poeta y escritor, profesor de investigación del CSIC y académico numerario de la Real Academia de la Historia. Lector voraz y asiduo, su obra poética y ensayística se reparte en numerosos títulos, que han ido viendo la luz desde 1970 hasta nuestros días

Ficha editorial

Los caminos de la literatura

Luis Alberto de Cuenca

ISBN: 978-84-321-4527-8

Formato: 11,0X18,0 cms.

120 págs. Rústica

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyrght de imágenes y sinopsis © Ediciones Rialp. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT (Thesauro Cultural), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT (Thesauro Cultural) sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Casanova y los vividores
    Escrito por
    Casanova y los vividores He escrito en El placer y la salud que Casanova es uno de mis pensadores favoritos. Tal vez habría sido preferible escribir, en vez de pensador, “vividor”, siempre y cuando se entendiese vividor como aquél…
  • Huesos de santos
    Escrito por
    Huesos de santos Uno de los tal vez mayores agentes de la vida humana sea, por paradoja, el intento de matar la muerte. Explorar el pasado, obtener una historia, honrar a los ancestros queridos o queribles (muchos de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ciencia e impaciencia
    Ciencia e impaciencia Al ser humano le desagrada instintivamente la incertidumbre. Ante la disyuntiva de decidir si un fruto es alimenticio o venenoso, si un animal es una posible presa o un depredador, si un congénere puede ser…
  • Hombres verdes
    Escrito por
    Hombres verdes Y allí, escondido en un arco lateral, en el lado meridional de la catedral burgalesa que se abre a la Plaza de San Fernando, ajeno a las miradas que, indefectiblemente, buscan extasiarse ante portadas únicas,…

Cartelera

Cine clásico

  • Chasing Pumares
    Escrito por
    Chasing Pumares Imagínense un mundo con otras reglas. Un mundo en el que no pueden dejar de encontrarse a Carlos Pumares en los rincones más inesperados. Esta extraña circunstancia se da en la ciudad más bella del…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Pequeño gran Mendelssohn
    Escrito por
    Pequeño gran Mendelssohn Siempre hay que volver a elogiar en Mendelssohn la conseguida conciliación entre una sensibilidad romántica y una mentalidad clásica, el sentimiento controlado por la inteligencia o, si se prefiere, una inteligencia sentimental hecha sentimentalidad inteligente.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Baptistina y los dinosaurios
    Escrito por
    Baptistina y los dinosaurios "Nada importa morir, pero el no vivir es horrible" (Víctor Hugo, Los Miserables) La noche del 9 de septiembre de 1890 fue muy productiva para Auguste Honoré Charlois. El joven astrónomo francés observó en aquella…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC