Las Guerras de las Galaxias. Invasión de la ciencia-ficción 1975-1985

El dato es bien conocido por los amantes del cine. Entre 1975 y 1985, el público disfrutó de una nueva edad de oro de la space opera. Tras su apogeo inicial durante la era de los seriales y del pulp ‒en los años 1930-1940‒, este subgénero recuperó todo su vigor gracias a dos factores: la nostalgia y el impacto industrial de Star Wars.

Gracias al libro que ahora presentamos, evocar este segundo florecimiento de la ópera espacial es toda una fiesta para los aficionados. Y cuando menciono a los aficionados, me refiero específicamente a quienes descubrieron su fervor por esta fórmula allá por los ochenta. De ahí que este volumen de gran formato, primorosamente ilustrado, apele en primer término a quienes asistimos de niños o adolescentes a la proyección de títulos como La Guerra de las Galaxias (1977), El abismo negro (1979), Moonraker (1979), Starcrash (1979), Flash Gordon (1980), Dune (1984) o Starfighter (1984).

En las ediciones de estas características ‒los libros de mesa de café, conocidos en inglés como coffee table books‒ lo menos importante suele ser el contenido escrito. Sin embargo, en esta ocasión uno se encuentra con un texto sumamente ameno, vibrante, repleto de testimonios, que resume para legos y entendidos las miserias y grandezas de todas esas producciones galácticas.

Como añadido interesante, nos encontramos con que, además, la traducción, obra de Jaume Muñoz, ha sido enriquecida con detalles relevantes para el público español.

lasguerras2

Quien firma la obra es Jérôme Wybon, conocido por sus artículos cinéfilos en revistas como Mad Movies, y también por sus documentales, contenidos entre los extras de numerosos DVDs y Blu Rays editados por Pathé, TF1 Vidéo y Disney France. En cierto sentido, el esquema de esos reportajes se parece bastante al planteamiento de cada capítulo de esta obra: una narración del rodaje de los films seleccionados, coloreada con declaraciones de directores, guionistas e intérpretes.

A Wybon le gusta definirse como un arqueólogo del cine, y esto es algo que sale a relucir en cada página. Nos hallamos, sin duda, ante un investigador enamorado de su objeto de estudio, curtido en filmotecas y cines de barrio.

En Las guerras de las galaxias, Wybon asume que existió lo que podríamos llamar una Star Warsploitation; es decir, un desarrollo oportunista de proyectos que aprovecharon el triunfo comercial de la saga de Lucas. Sin embargo, en el libro queda claro que el primer film de dicha saga no surgió de la nada, sino que participó del revival galáctico emprendido por teleseries como Espacio: 1999, que además renovaron el potencial narrativo del género.

En este sentido, como ya indiqué, la obra será especialmente apreciada por quienes fueron niños en las décadas de los setenta y los ochenta, dado que podrán recordar en sus páginas alrededor de treinta largometrajes y teleseries de aquella época.

Todos los títulos estudiados se alimentan de la energía de un tiempo irrepetible. En su mayoría, forman parte de nuestro imaginario sentimental, y por eso mismo, el repertorio de Wybon conserva el espíritu de los viejos video-clubs y salas de sesión continua, sobre todo cuando el autor rememora entrañables films italianos y japoneses.

Más que un simple escaparate en el que exhibir robots, alienígenas o cowboys espaciales, Las guerras de las galaxias ofrece un análisis apasionado sobre el modo en que toda una generación volvió sus ojos al infinito y soñó con aventuras siderales, más allá de la Vía Láctea.

lasguerras22

Sinopsis

«1975-1985 ‒escribe Jérôme Wybon en la introducción‒. Diez años durante los cuales el cine viajará más allá de las estrellas, para descubrir nuevas civilizaciones, presenciar batallas espaciales inéditas o sencillamente explorar lo desconocido. De Espacio: 1999 aEnemigo mío, en este período se lanzan más de 50 películas, todas ellas iniciadas gracias al éxito de La guerra de las galaxias en 1977.

Hubiera sido lógico empezar este recorrido con la película de George Lucas, como punto de partida de una breve pero intensa explotación del legado de La guerra de las galaxias. Pero es que la serie Espacio: 1999, a pesar de su argumento científico confuso, tuvo su influencia en La guerra de las galaxias. Muchos miembros de su equipo trabajarían más tarde en El Imperio contraataca. George Lucas cambió los esbozos de diseño del Halcón Milenario tras visitar el taller de Brian Johnson y ver una de sus naves, que se le parecía demasiado.

Todas estas películas se nutrieron las unas de las otras. Espacio: 1999 no hubiera sido lo mismo sin 2001: Una odisea del espacio, de Stanley Kubrick. Y George Lucas crea La guerra de las galaxias inspirándose en los seriales Buck Rogers y Flash Gordon que veía de pequeño.

El género conocido como ‘ópera espacial’ nace con el cine, concretamente en 1902 con la célebre película Viaje a la luna de Georges Méliès. Posteriormente, los seriales de los años treinta mostrarían por primera vez viajes intergalácticos y civilizaciones extraterrestres. Evidentemente, todas estas películas contaban con unos presupuestos muy escuetos (con rayos láser hechos incluso con tiras de celuloide), pero estas historias que se seguían semana tras semana en los cines de barrio tuvieron un éxito considerable.

Con la llegada de la televisión a los hogares americanos, los seriales desaparecieron. En 1950 se lanzaron dos películas que mostraban exploraciones espaciales: Cohete K-1 (en blanco y negro con un presupuesto de apenas 93.000 dólares) y Con destino a la luna, producida por George Pal, en Technicolor y con un presupuesto de 500.000 dólares. (...) Después de mayo de 1977, todo esto cambió. El género de la ópera espacial se puso de moda. Como se verá en las páginas siguientes, se produjo de todo siguiendo el éxito del largometraje de George Lucas. Evidentemente no faltaron los plagios (de Japón o de Italia), pero también hubieron películas de bajo presupuesto o producciones faraónicas como El abismo negro o Star Trek: la película. Se van a desmarcar dos tendencias. Por un lado, las películas influenciadas por las obras de Lucas. Por otro lado, las que exploran la vertiente de terror de este género, tras el inmenso éxito de Alien, el octavo pasajero de Ridley Scott

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de portada y sinopsis © Planeta Cómic. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT, un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

conCiencia Cultural

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • El barco de Teseo
    Escrito por
    El barco de Teseo La historia del barco de Teseo comienza en la época legendaria de Atenas, cuando el rey Egeo, preocupado porque no tenía heredero, decidió viajar a Delfos para consultar el oráculo del dios Apolo. Antes de…
  • Un regusto a decadencia
    Escrito por
    Un regusto a decadencia Así como hay géneros que tienen una características muy concretas, que definen a las obras que se encuadran de lleno dentro de los mismos (no hay más que pensar en la literatura de…

logonegrociencia

Maneed, CC

Cartelera

Cine clásico

  • It's in the game
    Escrito por
    It's in the game Poco a poco, va atenuándose el prejuicio contra los videojuegos, pero a cierto nivel, sigue siendo el pasatiempo más denostado por madres concienciadas, sufridas novias y periodistas despistados. Se le acusa de destruir cerebros infantiles,…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Salonística decimonónica
    Escrito por
    Salonística decimonónica Opera Rara a la par que rescata repertorio teatral del XIX, con una unción y un empeño digno de los más encendidos elogios, ha emprendido también un paralelo esfuerzo con la contemporánea canción de salón,…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1