"La Tierra de Jules Verne: Geografía y aventura", de Eduardo Martínez de Pisón

Un libro ameno e inteligente sobre la geografía de Verne, el gran viajero literario. La omnipresencia de sus personajes en la Tierra ‒en su superficie, en las profundidades marinas e incluso en su núcleo‒ nos obliga a reconocer ese estatus del escritor, y en cierto modo, también nos obliga a reconocernos en su imaginario, descrito en el ensayo de Eduardo Martínez de Pisón como si fuera una formidable cartografía histórica.

El mapa es un señuelo. Los lectores de novelas de aventuras conocen esta sensación: la precisión geográfica, el lugar de destino y la necesidad de acompañar al héroe en ese itinerario. En definitiva, el rumbo que nos encamina a lo desconocido para descubrir lo nuevo ‒de ello habló Baudelaire‒, y que nos permite construir una realidad paralela, más colorista y menos agotadora que la ofrecida cotidianamente por los sentidos.

Jules Gabriel Verne (Nantes, 8 de febrero de 1828 – Amiens, 24 de marzo de 1905) es el ejemplo perfecto de esa dicotomía entre una vida plácida y una imaginación fulgurante. Quien conozca su biografía a través de autores como Herbert Lottman, debe plantearse esa objeción elemental: ¿cómo es posible que un tipo de existencia rutinaria sea capaz de conjugar de ese modo el espíritu de conquista y aventura?

La paradoja en sí no tiene mucho recorrido, pero nos permite subrayar el genio literario de quien diseñó peripecias tan perfectas como Viaje al Centro de la Tierra, Veinte mil leguas de viaje submarino y La vuelta al mundo en ochenta días.

"Como la Tierra entera fue para Verne escenario de maravillas y objetivo de viaje literario, de aventura, descubrimiento e instrucción ‒escribe Martínez de Pisón‒, parece necesario que tuviera a su alcance los recursos librescos y cartográficos que le permitían describirla y desplazar por su superficie, su interior (marino y rocoso) y hasta su exterior a sus protagonistas".

El mapamundi verniano se incorpora a los mecanismos del relato y sostiene este engranaje, nombrando objetivos, definiendo peligros ‒¿qué hacer frente al abismo?‒, y en cualquier caso, sustituyendo la arbitrariedad por la precisión. Porque si algo caracteriza las novelas de Verne es, justamente, la exactitud y el escrúpulo con el que su autor determina cada recorrido, por heroico y utópico que este sea.

El novelista de vida burguesa, disciplinada y tirando a aburrida es, para nuestra alegría, padre de viajeros imprudentes, tan audaces que no dudan a la hora de asumir empresas que rozan el delirio. La épica del explorador queda sobreentendida como una huella dactilar de Verne, cuyas enfermedades crónicas y su moderación contrastan ‒ya lo indiqué‒ con el quijotesco afán de sus personajes.

Verne viajó sin sorpresas. Visitó Nueva York, subió en globo una vez y acompañó a su hermano Paul en varios cruceros. Su verdadera inspiración no proviene de la experiencia, sino de los mapas y los libros de viajes. De ahí que la interpretación geográfica de sus obras que propone Martínez de Pisón sea tan evocadora. Nos invita a poner el dedo sobre viejas cartas de navegación ‒como hizo el propio escritor‒ para luego soltar lastre y dejarnos llevar por el hechizo de los topónimos y la sugestión de las fronteras.

A medio camino entre el romanticismo y el positivismo científico, Jules Verne queda cabalmente retratado en este atlas de Martínez de Pisón. Una obra absolutamente imprescindible para todos aquellos que citan expedición como una de sus palabras predilectas.

Sinopsis

La Tierra de Jules Verne pretende ser tanto una introducción geográfica al mundo novelesco de Verne como una ampliación del campo de la geografía por un terreno de la creación literaria bien propicio para ello. Eduardo Martínez de Pisón realiza, desde un original planteamiento, un repaso de la producción verniana referida a sus decenas de libros de viajes, para estudiar la relación entre la abundante e influyente base geográfica de sus relatos, unas veces realista y muchas otras fantástica, sin miedo a su mezcla, y las aventuras que en tales terrenos se despliegan.

Atento lector de la obra de Verne, el autor no busca el análisis de su narrativa, sino que recorre y anota aquella geografía que la sustenta en conexión con su fondo cultural. Los cuadros descritos por Verne son el terreno de la acción y fundamento de importancia medular en la trama argumental de sus relatos. La Tierra de Jules Verne es en parte real y en parte inventada, unas veces  está y otras no en los mapas oficiales o en los manuales escolares, pero, con su propósito manifiestamente pedagógico, se convirtió en la «geografía» más leída en todo el mundo. Una geografía que en su época estaba aún haciéndose a golpe de exploración, témpano a témpano, selva a selva, manantial a manantial, isla a isla y risco a risco.

Eduardo Martínez de Pisón nos propone, pues, en este nuevo ensayo, hacer un reconocimiento del «planeta Verne» mediante entretenidas divagaciones geográficas y literarias. El autor ha seguido los pasos de los Viajes extraordinarios por polos, mares, islas, montañas, cavernas, volcanes, ríos, bosques, estepas, ciudades, caminos, el aire, la luna, los cometas y el futuro. Escrito con voluntad de ser fundamentalmente ameno, este ensayo no pretende hacer un inventario, sino ofrecer una nueva perspectiva sobre el aspecto novelesco de la geografía en la obra de Verne; su propósito está primordialmente movido por la simpatía y hará las delicias de lectores de todas las edades.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Fórcola. Reservados todos los derechos.

 

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • La pantalla indiscreta y el cotilla hipertextual
    Escrito por
    La pantalla indiscreta y el cotilla hipertextual En Homero en el ciberespacio dije que hablaría de dos ejemplos de moderna narrativa hipertextual emparentados de alguna manera con los mecanismos de la ficción que empleaba Homero. Hoy mencionaré sólo uno y dejaré el otro para…
  • Un héroe de nuestro tiempo
    Escrito por
    Un héroe de nuestro tiempo Matteo Salvini, el dirigente de la Liga Norte italiana, es el político que más me ha impresionado por la suciedad de su lenguaje y la ufanía con que lo muestra, esperando ser considerado un convincente…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Dice mi mami que siempre sí
    Dice mi mami que siempre sí Todo mundo sabe que exponerse al frío puede causar catarro (sobre todo las madres, que abrigan a sus retoños cuando ellas sienten frío, aunque el chilpayate esté muriendo de calor). Sin embargo, desde hace tiempo la ciencia ha declarado…
  • Una dedicatoria
    Escrito por
    Una dedicatoria José Ramón tiene 46 años y es catedrático de Química en la Universidad de Barcelona. Marcelino tiene 15 y es un prometedor estudiante. Marcelino es hijo de su padre, el catedrático de Matemáticas Menéndez Pintado,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La hora de Flórez
    Escrito por
    La hora de Flórez Una nueva grabación del Barbero de Sevilla rossiniano, una de las óperas más grabadas de la historia discográfica (la primera es de 1918), no debería llamar anormalmente la atención dadas las excelentes versiones que el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC