"La mente del hombre de estado y otras sentencias", de Nicolás Maquiavelo

He aquí una máxima ejemplar: "De la buena educación nacen los buenos ejemplos". Sigamos con otra: "En los gobiernos bien constituidos, las leyes se sancionan teniendo en cuenta el bien público y no la ambición de unos pocos". Decir que el autor de estas sentencias es Maquiavelo bastará para calibrar la importancia de este volumen.

Nos hallamos ante una formidable antología del pensamiento maquiavélico, tan brillante y actual que casi no parece haber sufrido el paso de los siglos. Se trata de una lectura imponente, y al mismo tiempo, muy grata.

Es más, si me lo permiten, casi se la recetaría a todos esos adictos a los libros de coaching y autoayuda, que son obras, por regla general, carentes de toda profundidad y muy débiles en lo intelectual.

¿Leer a Maquiavelo, hoy? La duda carece de sentido. Y si no, prueben a hojear este volumen, un texto de penetrante sabiduría, con esa prudencia y esa lucidez que ‒dentro de los valores del Renacimiento‒ expresó en sus escritos el autor de El príncipe.

De todos modos, aunque el libro lleva la firma de Maquiavelo, quien ordena y escoge sus textos merece un párrafo aparte. El antólogo no es otro que Gherardo Marone, nacido en Buenos Aires en 1891, licenciado en derecho y filosofía en Nápoles, autor de un estudio crítico sobre Shakespeare (1911) y temprano traductor del trovador Jaufré Rudel (1914).

Los contactos más intensos de Marone con los estudios literarios provienen de su vinculación con una revista mensual, de espíritu cosmopolita y afín a las vanguardias, "La Diana", a la que dedicó grandes esfuerzos entre 1915 y 1917. Por esas mismas fechas, trabó amistad con quien llegaría a ser su mentor, el gran Benedetto Croce.

Dentro del campo de la traducción, Marone no se limitó a verter obras al italiano, sino que las estudió a conciencia. En 1920 publicó una edición crítica de La vida es sueño, de Calderón de la Barca, que inaugura su extenso trabajo con otros autores del Siglo de Oro, como Cervantes, Tirso de Molina y Lope de Vega. A esa labor divulgativa de las letras hispánicas, que prolongó hasta su muerte en 1962, se añade un esfuerzo por introducir en Italia a escritores argentinos de la talla de Borges, Leopoldo Lugones, Ezequiel Martínez Estrada y Alfonsina Storni.

En 1925 firmó, junto a otros colegas, el Manifesto degli intellettuali antifascisti, inspirado oportunamente por Croce, y además participó en una revista que expresaba los mismos ideales, "Il Saggiatore". Como es de imaginar, su antifascismo le complicó la vida en Italia y le llevó a regresar a Argentina, país donde trabajó como profesor de literatura italiana desde 1932.

Vinculado estrechamente a la Universidad de Buenos Aires, ejerció de nuevo la abogacía y comenzó a colaborar en el diario "La Nación" y en otras muchas publicaciones de su Buenos Aires natal.

Diez años después de su retorno a Argentina, la editorial Inter-Americana propuso a Marone la traducción de La mente de un uomo di Stato (1771), un libro de Stefano Bertolini dedicado al pensamiento de Maquiavelo. El resultado, como ya apunté, es esta antología que luce, sin ninguna duda, el sello de Marone, autor de un largo y esclarecedor ensayo ‒incluido en la edición que comentamos‒ y responsable de la selección de estas sentencias que hoy podemos leer como si por ellas no hubiera pasado el tiempo.

Sinopsis

Heredero de la filosofía política fundada por los griegos, se enfrentó a la vieja mentalidad cristiano-medieval, al tiempo que ponía las bases de la nueva mentalidad laico-burguesa. Nicolás Maquiavelo parte de los principales sucesos contemporáneos para definir un ordenamiento social diferente al de tiempos pasados, en el que la razón de estado tiene como objetivo la mejora de la sociedad y el perfeccionamiento del hombre.

Esta sección de textos pone de manifiesto la actualidad de Maquiavelo, sus ideas sobre la coherencia comunitaria y los resortes del poder, así como la necesidad de consolidar la fuerza cohonestadora del Estado, por encima de los grupos que ambicionan su disolución.

Traducción de Itala Questa de Marelli. Edición de Gherardo Marone.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Editorial Renacimiento. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT, un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

conCiencia Cultural

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Sherlock Holmes, de entre los muertos
    Escrito por
    Sherlock Holmes, de entre los muertos Cuando los lectores se enteraron de la muerte de Holmes al caer junto a Moriarty por las cataratas de Reichenbach, tal como se contaba en El problema final, se negaron a aceptarlo. En la revista…
  • La verdad construida
    La verdad construida Creemos vivir en el mundo real. Nada resulta más natural que decir "lo vi con mis propios ojos", o tocar un objeto para subrayar su solidez, su realidad. Pero a nivel psicológico, la…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • La primera víctima del Destripador
    Escrito por
    La primera víctima del Destripador Primero de septiembre de 1888. William Nichols procede a identificar el cuerpo estrangulado de su esposa Mary Anne Nichols, Polly, a la que había abandonado once años antes, abocándola a una espiral de alcoholismo y…

Cartelera

Cine clásico

  • Dos miradas
    Escrito por
    Dos miradas Para Antonio, mi hijo. Mi esperanza, mi luz. Sentados en el salón de nuestra casa, a media mañana de un domingo frío, con la lluvia cayendo sin parar al otro lado de los ventanales y…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • A Mercadante le cae bien Pelayo
    Escrito por
    A Mercadante le cae bien Pelayo Pelagio, tragedia lírica en cuatro actos, fue la última obra escrita por Saverio Mercadante. Sin embargo, fue la penúltima en estrenarse (Roma 1857) ya que Virginia, sobre la conocida historia de esta heroína romana modelo…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1