"La historia de los fantasmas", de Roger Clarke

Los fantasmas nos sumergen en el éxtasis de la eternidad. Reciben el poder evocador del pasado y marean a sus espectadores con el perfume secreto de la muerte, que excita sentimientos de miedo y de fascinación.

Normalmente, asociamos a los espectros con la satisfacción literaria o cinematográfica, como si, en esencia, los ectoplasmas fueran otra forma de placer estético, que en este caso surge de manera indirecta, furtiva, tan leve como el aire que agita los visillos de una mansión victoriana.

Todo debate serio sobre la realidad de los espíritus queda enturbiado por esos supuestos expertos en la materia que nos trajo la moda parapsicológica. De ahí que sea tan satisfactorio este magnífico libro de Roger Clarke, ajeno a los desvaríos de los ocultistas, y al mismo tiempo, repleto de espíritus escalofriantes.

El trabajo de Clarke, a medio camino entre la crónica histórica y la reflexión literaria, nos conduce inevitablemente a los grandes escenarios de la fantasmagoría: las casas encantadas, llenas de asombro y de éxtasis, las estancias de los médiums, y por supuesto, las ruinas, cuyo pasado inquieta con solo imaginarlo, y que además nos obligan a pensar que pronto será de noche.

Revisando la biblioteca de los más venerables cazafantasmas británicos, el autor va catalogando ese tipo de ectoplasmas que inspiraron a la marquesa de Deffand esta razonable conclusión: "¿Creo en los espectros? No, pero tengo miedo de ellos".

Espíritus de los difuntos, encerrados en la más inviolable soledad, poltergeists y alucinaciones oscuras ‒de ésas que se evaporan al amanecer, como una pesadilla‒ enriquecen la experiencia de este libro fascinante, en el que la ansiedad por el más allá se convierte en algo sugestivo e incluso encantador.

Clarke, adoptando los métodos de un historiador, repasa los mejores relatos (¿auténticos?) de aparecidos y también define la personalidad de ilustres investigadores de lo sobrenatural, como Sir William Crookes, aquel científico de renombre que se sintió fascinado por los prodigios de la vidente Florence Cook entre 1873 y 1874.

El acto de ver fantasmas nos remite, con la guía de Clarke, a la imaginación de literatos como Charles Dickens o Henry James, citados con profusión ‒y por obvias razones‒ en este ensayo: un libro colmado de niebla, recuerdos adheridos a la piedra y siluetas que se desintegran en la oscuridad.

De hecho, la obra nos invita a comprobar que James se basó en hechos reales a la hora de escribir Otra vuelta de tuerca. En concreto, su inspiración proviene del famoso espectro de Hinton Ampner, casi tan turbador como las apariciones que sugiere la propia novela.

A este respecto, no es difícil intuir que los fantasmas de los cuentos de miedo provocan el mismo estremecimiento que las apariciones más verosímiles, casi siempre inspiradas por el miedo a la muerte.

Sinopsis

No importa lo racionales que seamos, hay poca gente completamente inmune al miedo que provocan lo desconocido y la oscuridad. Roger Clarke traza un recorrido por los casos de fantasmas que más han obsesionado al mundo: desde los hechos reales que inspiraron el clásico de Henry James Otra vuelta de tuerca a los submarinos embrujados de la Primera Guerra Mundial, desde un general cazafantasmas del siglo XVII a los encuentros victorianos en los que cientos de personas se daban cita ante lugares supuestamente embrujados y pasaban la noche entera intentando vislumbrar apariciones. 
Así, va desgranando un relato de lucha de clases, charlatanes y creyentes acérrimos. La lista de personajes incluye a miembros de la realeza y primeros ministros, y resulta de lo más variada: Samuel Johnson, John Wesley, Harry Houdini y Adolf Hitler desfilan por las páginas de este libro. 

Escrito al más puro estilo de los mejores relatos de miedo, La historia de los fantasmas nos invita a un viaje inolvidable por la fantasmagoría de los últimos quinientos años, e investiga las causas de la credulidad y los deseos de creer.

Roger Clarke es conocido por sus críticas cinematográficas en el diario The Independent y, más recientemente, en Sight & Sound. Inspirado por una infancia en dos casas embrujadas, Clarke ha pasado gran parte de su vida intentando ver un fantasma. En los años ochenta fue el miembro más joven de la Sociedad para la Investigación Psíquica, y a la edad de quince años empezó a publicar relatos de fantasmas para la colección de terror The Pan&Fontana; por aquel entonces recibió el respaldo de Roald Dahl, quien le pidió a su agente que aceptara a Clarke como autor.

Ficha editorial

La historia de los fantasmas

Autor: Roger Clarke

Traducido por: Julio Hermoso

Sello: Siruela

Colección: El Ojo del Tiempo 87

ISBN: 978-84-16465-25-5

Páginas: 324

Dimensiones: 160 x 240 mm

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Siruela. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Casanova y los vividores
    Escrito por
    Casanova y los vividores He escrito en El placer y la salud que Casanova es uno de mis pensadores favoritos. Tal vez habría sido preferible escribir, en vez de pensador, “vividor”, siempre y cuando se entendiese vividor como aquél…
  • Vindicación de la muerte
    Escrito por
    Vindicación de la muerte El filósofo Augusto Klappenbach ha publicado en el más reciente número de la revista Claves el muy interesante artículo “Defensa de la muerte”. No se trata de encarecer la muerte como un valor sino, aunque…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Necedades
    Necedades Quienes confiamos en el pensamiento racional como base fundamental de nuestras decisiones y acciones (después de todo, es eso precisamente lo que nos distingue de nuestros demás primos animales y nos permite trascender nuestros instintos…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • A propósito de una foto de Balzar
    Escrito por
    A propósito de una foto de Balzar Desde hace tiempo tengo un par de fotos de Balzar. Pero no sabía quién era Balzar. Buscando referencias suyas en el libro de Camille Gaultier La prestidigitation sans appareils : traité de tous les tours…

Cartelera

Cine clásico

  • Mujeres, hombres y cintas de Pilates
    Escrito por
    Mujeres, hombres y cintas de Pilates En la película Hechizo de luna (1987), de Norman Jewison, hay dos escenas que vienen al pelo para este artículo. En la primera de ellas, Rose Castorini, la madre de la protagonista, observa una disputa…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Gianni Raimondi, el tenor de la voz de oro
    Escrito por
    Gianni Raimondi, el tenor de la voz de oro Gianni Raimondi, que siempre será recordado por haber sido el Percy de Maria Callas en las míticas representaciones milanesas de Anna Bolena vista por Visconti, el Alfredo Germont de la primera grabación discográfica de Traviata…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • La isla de los murciélagos solos
    Escrito por
    La isla de los murciélagos solos En algún momento hacia el año 800 de nuestra era el ser humano llegó a las islas de lo que ahora es Nueva Zelanda. Según la tradición maorí, hubo varias oleadas de inmigración que culminaron…

etimologia