"Juicio y sentimiento", de Jane Austen

¿Qué nos dice hoy Jane Austen? Más que enviarnos un mensaje ‒como esos escritores que aspiran a ser citados en libros de aforismos‒, lo que Austen nos plantea, sin mayores aspavientos, son vislumbres de su realidad. Una realidad marcada por los convencionalismos de su tiempo, pero observada por ella con inteligencia, frescura y generosidad.

De toda la biblioteca austeniana, creo que el título predilecto de la mayoría de sus seguidores es, tras Orgullo y prejuicio, este Juicio y sentimiento (Sense and Sensibility, traducido otras veces como Sentido y sensibilidad). Publicada originalmente en 1811 por Thomas Egerton (Whitehall, Londres), a expensas de la propia autora, esta novela resume el genio de Austen, y aunque sé que al decir esto caigo en el tópico, lo cierto es que se conserva como un libro destinado a no envejecer.

La historia de las hermanas Dashwood, Elinor y Marianne, explora el romanticismo desde ángulos novedosos en su época, y no hay duda de que el esquema propuesto por Austen ha servido de plantilla en innumerables ocasiones. Prueben a leer, o a releer, Juicio y sentimiento, y reconocerán en sus vaivenes sentimentales muchos giros de guión que Hollywood nos ha propuesto infinidad de veces. Eso por no hablar de la literatura, del cómic o de la televisión, pues en todos esos medios cabe rastrear la honda huella de Austen.

La excelente traducción de Luis Magrinyà nos permite apreciar la sutileza narrativa de esta obra, que desde su primera tirada ‒750 copias que, como dije, costeó la propia escritora‒ ha ido acumulando versiones y ediciones a lo largo y ancho del globo.

Un ejercicio interesante para el lector que se acerque por vez primera a este libro consiste en pensar en ese dilema que plantea el título (la prudencia o el buen juicio frente al sentimiento y las pasiones) recordando cómo lo planteó Austen: desde el anonimato. De hecho, cuando sale de imprenta por vez primera, la obra sólo indica una pista sobre su autoría: “By a lady”.

Quizá estos detalles no añadan valor a su literatura, pero sí que suponen un rasgo interesante. Jane Austen trabajó desde el secreto y pagó sus primeras ediciones. No buscó la fama, sino la intimidad y la discreción de alguien que escribe por el gusto de hacerlo, legando a la posteridad esa inteligencia y esa visión anticonvencional del mundo que le tocó en suerte. No sé a ustedes, pero a mí esto me parece la definición perfecta de lo que es un escritor en estado puro.

Sinopsis

«Ninguna de las dos tiene nada que decir; tú, porque no te comunicas, y yo, porque no escondo nada», le dice Marianne Dashwood a su hermana mayor Elinor en uno de los pasajes más célebres de Juicio y sentimiento (1811), la primera novela que consiguió publicar Jane Austen.

Lo no dicho, el secreto deliberado o impuesto, la verdad oculta y la mentira, el pacto de silencio dictado por la lealtad o la piedad, son en efecto los temas principales de esta novela que traza un cuadro tan hilarante como patético de las desventuras de dos hermanas casaderas, hijas de la gentry pero apartadas –en su condición de mujeres- de la fortuna familiar. Sus tropiezos en el camino del matrimonio, a veces empujadas por la mezquindad de sus propios parientes, las alegres presiones de sus vecinos o los mismos «principios» de su carácter y moral, las llevan a conocer todos los extremos que el «terror a la pobreza» o los estragos de una vida inútil pueden ocasionar en el destino de los hombres. Marianne, locuaz y ultrarromántica, y Elinor, prudente y reservada, componen una descompensada balanza de caracteres que finalmente se habrá de equilibrar.

Ingeniosísima en su trama, cáustica en su pintura de ambientes y personajes, grave en su espíritu moral, ésta es la primera de las obras maestras de Jane Austen.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Alba. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Ted Nelson y Xanadú
    Escrito por
    Ted Nelson y Xanadú A finales del siglo 20 y principios del 21, se atribuía el hiperenlace a tres personas: Jorge Luis Borges, Vannevar Bush y Ted Nelson. Hoy estamos mejor informados, pero ello no nos ha hecho olvidar…
  • Leer a los clásicos
    Escrito por
    Leer a los clásicos Apunto unas sabrosas reflexiones de Italo Calvino, tomadas de una publicación de Tusquets (Por qué leer a los clásicos). De jóvenes, todo nos ocurre por primera vez, hasta el encuentro con los clásicos. Por eso,…
  • Científicos… ¿locos?
    Científicos… ¿locos? La imagen popular de los científicos, que vemos en novelas, películas, caricaturas ¡y hasta anuncios! —ya se ha comentado aquí— suele ser la de un personaje raro, despeinado y distraído. El típico científico…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Eficiencia y eficacia de la ciencia
    Eficiencia y eficacia de la ciencia La ciencia funciona a través de un sistema de producción de conocimiento que se evalúa a través de su publicación en revistas especializadas. Luego, los artículos publicados pueden o no ser citados por otros colegas en…

Cartelera

Cine clásico

  • El hombre que se "remakeó" a sí mismo
    Escrito por
    El hombre que se "remakeó" a sí mismo En 1956 Alfred Hitchcock decide hacer un remake de una película suya de 1934. Ambas llevan el mismo título original, The Man Who Knew Too Much. En el argumento hay algunos pequeños cambios: una niña…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Jon Vickers a lo grande
    Escrito por
    Jon Vickers a lo grande El tenor canadiense, fallecido en julio de 2015, protagonizó, junto a la también desaparecida Joan Sutherland, una intensa versión de Samson, de Haendel. Cuando el negocio de la ópera comenzó a no serle rentable, Haendel…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC