"Florido granado caduco marchito", de Sara Baume

Calmado, intimista, profundo. Así es el relato de un narrador que nos interpela desde su soledad, con tres elementos que configuran la totalidad de su historia: el recuerdo de los familiares que ya no están, el amor por los libros y la presencia de un perro que cataliza todas esas emociones.

De hecho, el protagonista, Ray, se dirige a ese terrier tuerto como si éste fuera el perfecto ‒y casi único‒ interlocutor que puede comprender el rumbo que ha ido tomando su destino. Los miedos, los sentimientos cotidianos de ausencia o frustración, los destellos puntuales que rompen la monotonía... todo ello se convierte en una suerte de silencioso diálogo entre Ray y ese perro al que convierte en partícipe de su existencia.

En realidad, lo que aquí se ofrece al lector no es tanto una historia lineal como el reflejo atmosférico de un año en la vida del protagonista, relatado a la manera de un collage lírico, insinuante y conmovedor.

Su autora, la irlandesa Sara Baume, transforma lo que en otras manos hubiera sido una colección de consideraciones existenciales en una lectura poética, crepuscular, muy interesante en la forma pero aún más notable en el fondo, donde se despliegan sentimientos tan sutiles como la compasión y la certeza de la mortalidad.

En este sentido, hay otro personaje que sobrevuela cada página: el recuerdo ‒o quizá debería decir el fantasma‒ del padre de Ray. Su descripción es tan vívida y desoladora que uno concluye la lectura con el mismo sentimiento de pérdida que atañe al narrador. En el fondo, se trata de un detalle sobrevenido, dado que esa figura paterna también fue una ausencia antes de morir.

Baume tiene un don para transmitir dos impresiones que sólo están reservadas a los grandes escritores: la sensación de extrañeza y el sentido de la maravilla. Y ambas son imprescindibles para construir toda una novela alrededor de un tipo como Ray, poco inteligente y condenado por las circunstancias a una suerte de exilio social, mitigado únicamente por su biblioteca, por la constante presencia de su mascota ‒un inmejorable compañero al que aprecia con devoción‒ y asimismo por la intensidad de esa Irlanda costera, silenciosa, descrita aquí con amplitud de recursos.

Tanto por la sensualidad de su prosa como por la emotividad que rebosa en cada uno de sus capítulos, Florido granado caduco marchito constituye una sorpresa extraordinariamente agradable para el lector.

Sinopsis

He aquí la historia de amor entre un hombre y sus libros, y entre ese mismo hombre y su perro, resumen argumental que no desdice la originalidad de Florido granado caduco marchito, una novela en la que no se humaniza a los animales y los libros no salvan a nadie, una conversación a una sola voz en la que transcurre a través de las cuatro estaciones, digamos metafísicas, del título. Eso y una serie de palabras sencillas, convertidas por obra de «una escritora tocada por la grandeza» en «obra maestra del lenguaje», en poesía. La primera novela «humilde», y no por eso menos «artísticamente insigne», «singularmente imaginativa», «a veces cómica y a veces desgarradora», «sorprendente», «auténtica», «ambiciosa», «triste, sólida, frágil, ingeniosa» y «rebosante de vitalidad» de Sara Baume, que tiene un perro tuerto pero dice haberse inventado esta historia que solo ella podía inventar.

Sara Baume nació en Irlanda en 1984. En 2014 obtuvo el premio Davy Byrnes por un libro de relatos que también le valió el premio Hennessy en 2015, dos de los mayores reconocimientos literarios de su país. Florido granado caduco marchito fue nominada por los lectores de The Guardian como mejor primera novela en la edición más reciente del premio.

Traducción de Isabel Ferrer y Carlos Milla.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Turner. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT (Thesauro Cultural), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT (Thesauro Cultural) sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Tommaso Buscetta, mafioso arrepentido
    Escrito por
    Tommaso Buscetta, mafioso arrepentido Aunque parezca difícil creerlo, hasta el último tercio del siglo XX eran muchos los que pensaban que la Mafia no existía, si por Mafia entendemos una organización única y centralizada que operaba en toda Sicilia…
  • La poesía de Leopoldo Castilla
    Escrito por
    La poesía de Leopoldo Castilla Una rápida ojeada a la obra de este poeta salteño recoge la difícil síntesis que produce el encuentro de Rilke y Vallejo. Del primero palpita el ánima exaltado al descubrir que el mundo está lleno…
  • Facebook: ¿distracción o adicción?
    Escrito por
    Facebook: ¿distracción o adicción? Las redes sociales son un gran invento. Una forma de comunicación, una posibilidad de conocer a personas diferentes y lejanas, un medio de expresión, un ágora en la que se puede discutir acerca…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • ¿Somos bacterias?
    ¿Somos bacterias? La idea puede parecer extraña. Después de todo, estamos acostumbrados a pensar en las bacterias, esos invisibles, microscópicos vecinos con quienes compartimos el planeta, como fuente sólo de enfermedades o de descomposición de los alimentos.…
  • Las dos orillas de Cristóbal de Haro
    Escrito por
    Las dos orillas de Cristóbal de Haro Ayer comenzaron las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda, uno de los espectáculos más bellos del verano español. Hace apenas medio año que paseábamos por esa playa sanluqueña, entonces vacía, en un viaje maravilloso,…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • "1984" (1949), de George Orwell
    "1984" (1949), de George Orwell Mientras que la ciencia ficción norteamericana apostó en la primera mitad del siglo XX por un tono optimista, orientado hacia el espacio y con vocación escapista (entiéndase esto no como algo necesariamente peyorativo), en Europa…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Barbara Hendricks navideña
    Escrito por
    Barbara Hendricks navideña La Hendricks nos regala un selecto programa para las fiestas navideñas. Pocos cantantes se resisten a interpretar ese tipo de canciones navideñas que por nuestros lares solemos considerar como “villancicos”, tanto por lo atractivo del…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • El grisón del gobernador
    Escrito por
    El grisón del gobernador Edward W. Nelson suspiró profundamente y aprovechó la pausa para secarse el sudor que le perlaba la frente. El calor de aquella tarde hacía poca mella en Nelson, un aventurero acostumbrado a los rigores del…

bannernewsletter1