"Evolución para David", de Francisco J. Ayala

Hay ocasiones en que el lector se siente obligado a evitar la más mínima distracción para permitir que el autor –en este caso, un sabio admirable– se apropie de su tiempo. He aquí una de esas oportunidades. Francisco J. Ayala, toda una autoridad en los campos de la biología evolutiva y la filosofía de la ciencia, publica Evolución para David con el sello de Laetoli.

Ya lo he escrito en otras ocasiones. Ayala es, además de un científico excepcional, un divulgador de primera categoría, cuyos libros consiguen ese prodigio que consiste en acercar la ciencia con mayúsculas al público que carece de esa especialidad, y que, por consiguiente, aún no conoce la labor que nuestro compatriota ha desarrollado desde su despacho en el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de California en Irvine.

Más allá de su formación científica y de su fama como uno de los principales evolucionistas del mundo, Ayala hace méritos para evitar cualquier etiqueta reduccionista: escribe sobre bioética y sobre religión –se ordenó sacerdote dominico en 1960 y luego abandonó los hábitos–, domina materias como el arte y la filosofía, y a modo de colofón, demuestra su criterio como viticultor en sus viñedos californianos.

Este perfil renacentista, además de despertar nuestra simpatía, hace que los libros que llevan su firma sean una auténtica fiesta intelectual.

El que hoy nos ocupa, Evolución para David, cumple esta promesa: explicar con un lenguaje cercano la historia de la vida sobre la Tierra.

Como indica el título, Ayala interpela a un lector joven, David, a quien va relatando la aventura evolutiva, prolongando las nociones que expresó Darwin en El origen de las especies (1859) hasta la más inmediata actualidad, en la que adquiere protagonismo la ingeniería genética.

¿De dónde venimos? A partir de esa duda, Ayala nos invita a adentrarnos en un territorio de aparente incertidumbre, del que saldremos con anhelo aún mayor de conocimientos. Pocas veces encontrará el lector a un autor que sepa abordar con tanto rigor, elocuencia y respeto cuestiones como el proceso evolutivo o la relación entre ciencia y religión.

"No ha habido ninguna especie antes de la humanidad –escribe– que pudiera seleccionar su propio destino evolutivo. La especie humana puede hacerlo y ya dispone de técnicas potentes para llevar a cabo un cambio genético directo. Puesto que tenemos conciencia de nosotros mismos, los humanos no podemos dejar de preguntarnos qué nos depara el futuro; y como somos seres éticos, debemos elegir entre vías de acción alternativas, algunas de las cuales pueden parecer buenas y otras malas".

Si por gusto –o por una obligación fortuita y feliz– acceden a este libro, les aseguro que es un antídoto frente a la vulgaridad. El empeño filosófico y las claves de la ciencia se vinculan en sus páginas de una forma extraordinaria.

Sinopsis

En la línea de Ciencia para Nicolás y de Neurociencia para Julia, el gran biólogo evolucionista hispano-norteamericano Francisco J. Ayala nos ofrece en este libro un resumen de la evolución en un lenguaje muy accesible y dirigido especialmente a los jóvenes.

"El origen evolutivo de los organismos —afirma el autor— es hoy una conclusión científica establecida con un grado de certeza comparable a otros conceptos científicos ciertos, como la redondez de la Tierra, la revolución de los planetas alrededor del Sol o la composición molecular de la materia. Este grado de certeza, que va más allá de toda duda razonable, es lo que señalan los biólogos cuando afirman que la evolución es un hecho".

"En este libro vamos a explorar cuestiones importantes sobre la evolución de la vida en la Tierra. Algunos capítulos tratan cuestiones históricas. Otros ofrecen datos que demuestran que la evolución ha ocurrido y cómo lo ha hecho. Hay capítulos dedicados a las explicaciones teóricas que dan cuenta de los procesos evolutivos, profundizando en detalles particularmente importantes. Y otros que tratan cuestiones fundamentales de la vida humana, como el origen de los valores morales".

Francisco J. Ayala (Madrid, 1934) es profesor de Ciencias Biológicas en la Universidad de California en Irvine. Vive en Estados Unidos desde 1961. Ha sido presidente de la American Association for the Advancement of Science (1993-1996) y en 2002 recibió la Medalla Nacional de Ciencias, el mayor honor concedido por Estados Unidos a un científico. De 1994 a 2001 fue miembro del Comité de Asesores de Ciencia y Tecnología del Presidente Bill Clinton. Es doctor honoris causa por más de 20 universidades de diez países. Es autor de más de 40 libros, entre los que se encuentran en español Evolución humana. El camino hacia nuestra especie (Alianza, 2013), El siglo de los genes (Alianza, 2009) y Darwin y el diseño inteligente (Alianza, 2007).

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Laetoli. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • La intuición de Monty Hall
    Escrito por
    La intuición de Monty Hall Monty Hall fue uno de lo más famosos presentadores de la historia de la televisión en Estados Unidos. Durante casi treinta años, desde 1963 hasta 1990, presentó el concurso Let’s Make a Deal (Hagamos un trato).…
  • Adentro y afuera
    Escrito por
    Adentro y afuera Una semanita en París. Aprovecho para revisitar los lugares proustianos. El pueblo de Illiers (hoy también, Combray, como en la novela) me recuerda a un modesto barrio de Buenos Aires, Villa del Parque, Proust iba…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Darwin, equivocado?
    ¿Darwin, equivocado? Un lector amable pero acucioso se preocupa porque, leyendo lo que varios divulgadores hemos publicado sobre el pensamiento y la obra de Charles Darwin, y comparándolo con lo que él dice en sus obras El origen de…
  • Pío Baroja y María la Libertaria
    Escrito por
    Pío Baroja y María la Libertaria Pío Baroja estudió medicina, se doctoró e incluso llegó a ejercer durante un año en Guipúzcoa. Pero, a Baroja, la medicina no le decía nada. De ahí que hubiera sido un estudiante mediocre, con unas…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Chris Isaak, más allá de las modas
    Escrito por
    Chris Isaak, más allá de las modas Sin notables muestras de envejecimiento físico o artístico, Chris Isaak sigue deleitando a fans y sorprendiendo a neófitos con sus espectaculares conciertos, en los que evidencia cierto carácter sobrehumano al mostrar sus distintas facetas: virtuoso…
  • El piano de Franz Xavier Dusek
    Escrito por
    El piano de Franz Xavier Dusek Certidumbre, austeridad y transparencia parecen consejos de un gobierno a la banca en tiempos de crisis. Y, sin embargo, son atributos del arte clásico, frente a los excesos bajamente románticos de la desmesura, el caos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Darwin y el concepto de adaptación
    Darwin y el concepto de adaptación El cuento infantil de la Caperucita Roja es bien conocido, y todos recordamos que cuando la Caperucita pregunta al lobo: “¿porqué tienes esos dientes tan grandes?”; el lobo contesta: “¡Para comerte mejor!”. Desde el punto…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC