"Elogio del papel. Contra el colonialismo digital", de Roberto Casati

Profundo, revelador y también ameno, Elogio del papel es un ensayo escrito con sabiduría, que nos enfrenta a las implicaciones de un nuevo escenario en el cual el libro encuadernado cede paso al hipertexto y a las aplicaciones digitales. Centrándose en la falta de atención y profundidad que empieza a caracterizarnos como sociedad, su autor, Roberto Casati, analiza las estrategias personales y la política cultural y educativa que pueden ayudarnos a obtener lo mejor de ambos mundos: el de la tradición impresa y el de esa textualidad ampliada gracias a la electrónica.

En su edición italiana, Elogio del papel lleva un subtítulo explicativo: "Istruzioni per continuare a leggere". Me parece un buen resumen. En la era de la hiperconexión y la sobreabundancia de pantallas, necesitamos más que nunca esas instrucciones para seguir leyendo, sobre todo si no queremos que nuestro tiempo se disuelva en una sucesión innecesaria de WhatsApp, picoteos azarosos en el buscador, selfies y ojeos superficiales en las redes sociales. A decir verdad, aquella provocación que lanzó en 2008 Nicholas Carr aún sigue vigente: "¿Google nos vuelve estúpidos?".

Casati aprovecha el debate iniciado por Carr para meditar profundamente sobre el porvenir de la lectura y de la educación en una época en la cual más de un gurú tecnológico ha decretado la extinción del libro impreso. Pero no se dejen llevar por los prejuicios: estos no son los apuntes de un romántico, aficionado a rebuscar, mochila al hombro, viejos libros en el puesto de algún buquinista. Todo lo contrario. Roberto Casati es investigador en el Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) y su labor académica, a medio camino entre Europa y Estados Unidos, es tan interdisciplinaria que lo convierte en el analista idóneo para un fenómeno transversal, en el que confluyen la tecnología, la pedagogía, la filosofía de la percepción y las neurociencias.

El concepto clave que maneja Casati es el colonialismo digital, es decir, la inercia que nos lleva a pensar que toda nuestra actividad lúdica, formativa e intelectual debe pasar por la pantalla de la tablet o el smartphone, rechazando el papel como si fuera una antigüedad pintoresca.

Con una argumentación sumamente inteligente, el autor nos invita a negociar con esa ideología. ¿Es acertado el modo en que se está imponiendo la digitalización de la cultura y la educación? ¿Es real ese cambio antropológico que algunos estudiosos relacionan con los nativos digitales? ¿En qué medida es preocupante que estar conectado se haya convertido para algunos en una necesidad compulsiva? ¿Es negativa para la arquitectura del cerebro la pérdida de costumbres como la lectura en profundidad? ¿Cuál es la diferencia cognitiva entre la lectura de un libro de papel y leer un libro electrónico?

Casati desmonta en su obra mitos como el de la multitarea consciente, que aún relucen en el argumentario de los profetas digitales. En esta línea, detalla numerosos estudios acerca del influjo de los soportes digitales en los procesos de aprendizaje.

Les mentiría si les dijera que la lectura de esos capítulos resulta tranquilizadora. Cuando uno comprende a dónde ha ido a parar una de las rutinas fundamentales de nuestra civilización ‒la lectura concentrada, jerárquica y prolongada‒, y advierte los efectos de la costumbre que ha venido a sustituirla ‒el almacenamiento incoherente de información, tan distraído e intersticial como el zapping‒, empieza a plantearse con más racionalidad y sensatez el uso de dispositivos digitales.

Un afán que atraviesa todas las páginas de Elogio del papel es el de proteger la atención. Como explica Casati, la atención es un bien difícil de consolidar, imprescindible en el sistema educativo y fundamental en muchas facetas de la actividad humana. Cuando la atención y la memoria empiezan a desvanecerse, o tienen que competir con una infinidad de señuelos pixelados, hay que tomarse muy en serio la necesidad de preservarlas, especialmente en el aula. ¿Permiten los libros y los cuadernos de papel ese propósito? Sin duda. ¿Se puede lograr el mismo fin con smartphones y tabletas sobre el pupitre? Si lo creen así, lean a Casati y quizá revisen esta certeza.

A estas alturas, conviene insistir nuevamente en algo que ya señalé: el autor no es un apocalíptico o un ludita que reniega de la digitalización. Al contrario. Roberto Casati conoce extraordinariamente el territorio por el que nos guía. Por eso mismo, sus advertencias abren nuevos horizontes de reflexión, especialmente en lo que se refiere a la introducción de la tecnología nuestras vidas y en el aula.

Sinopsis

¿El libro de papel está condenado a su desaparición? En absoluto. Casati, que a pesar de lo que pudiera parecer no es un ludita o un analfabeto digital, sino investigador en el centro de referencia europea en investigación, nos invita a plantar a las grandes corporaciones empeñadas en introducir su tecnología para crear posibilidades de negocio, no sólo para vender sus lectores, tabletas y teléfonos, sino principalmente para introducirse de la manera más directa posible en la mente del lector y crearles nuevas necesidades.

El autor reivindica el libro clásico de papel como objeto que pone una frontera clara a las intrusiones constantes, a las posibilidades de distracción, y reivindica la necesidad de una lectura atenta para llegar a una comprensión necesaria de los textos. Es, en definitiva, un alegato contra un colonialismo digital que amenaza ya con apoderarse incluso de la educación.

Ficha técnica

Fecha de publicación:10/02/2015

224 páginas

Idioma: Español

ISBN: 978-84-344-1919-3

Código: 10108736

Formato: 14,5 x 23 cm.

Presentación: Rústica con solapas

Colección: Ariel

Traductor: Jorge Paredes

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Editorial Planeta. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Chaplin recorre el ciberespacio
    Escrito por
    Chaplin recorre el ciberespacio He comparado en los artículos anteriores de esta serie la manera en la que Homero recorría el edificio de la mitología con aquella en la que un jugador o espectador de una película de realidad…
  • Modigliani y Salomé
    Escrito por
    Modigliani y Salomé Salomé apasionó a los decadentes del XIX, y volvió en ese otro fin de siglo, el que va del XX al XXI, mucho menos provisto de decadencia que el otro. La decadencia es una manera…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Borges y Thomas Browne
    Escrito por
    Borges y Thomas Browne Empecé leyendo esa dedicatoria que Borges escribió a la que fue compañera de vida: “De la serie de hechos inexplicables que son el universo o el tiempo, la dedicatoria de un libro no es, por…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Marinuzzi, compositor
    Escrito por
    Marinuzzi, compositor El enorme cartel de Arturo Toscanini dejó en un segundo plano a una ilustre compañía de directores italianos, atentos, a la vez, a la herencia de su país como a las propuestas contemporáneas de otras…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia