"El significado del asco", de Colin McGinn

Quizá mucho de lo que viene diciéndonos Colin McGinn en este magnífico ensayo deba relacionarse con la personalidad y el campo de estudio de este filósofo británico. En realidad, y por simplificar el análisis, se diría que su pensamiento no es un monólogo, sino un acercamiento animado e incisivo a fenómenos que, como el aquí tratado, nos conciernen de una forma inmediata.

Su prosa no es académica, sino profundamente amena ‒con ese aspecto orteguiano de la filosofía escrita para ser leída fuera de la universidad‒, y precisamente por ello, ha logrado transmitir sus reflexiones sobre la conciencia en libros muy difundidos, como The Character of Mind (1982), The Problem of Consciousness (1991), The Mysterious Flame: Conscious Minds in a Material World (1999) y Consciousness and Its Objects (2004). En ellos, como se intuye en alguno de los títulos, tantea la dificultad de que la mente humana sea capaz de comprender cabalmente la conciencia.

McGinn estudió psicología en la Universidad de Manchester y filosofía y humanidades en Oxford. Esa transversalidad de saberes queda de manifiesto en El significado del asco, un ensayo interesantísimo, editado originalmente por la Universidad de Oxford.

En opinión del autor, el principio cognitivo que origina el asco tiene que ver con la mortalidad. La muerte es nuestro destino ‒y el de todos los seres vivos, sea cual sea su género y especie‒, y por consiguiente, siempre nos agitará la contemplación de cualquier fenómeno que se vincule, aunque sea tangencialmente, con ese horror integral.

Así pues, McGinn descarta que el asco, en su sentido más profundo, sea un hecho instintivo. Los niños pequeños y los animales no lo experimentan en el sentido que aquí se indica. En realidad, lejos de ser un simple estímulo sensorial, el asco acapara muy diversos significados y se ordena en distintas modalidades que el filósofo va desgranando en su obra.

El asco, escribe, es la emoción que experimentamos cuando nos vemos obligados a "enfrentar nuestra naturaleza animal: es una inmersión total en un mundo habitado por ratas y gusanos, digestión y muerte". Y en este sentido, como nos dice más adelante, se entiende por qué la suciedad, por ejemplo, es la manera que tiene el universo de recordarnos ese destino nuestro, limitado por la mortalidad.

Dado que ese aspecto de nuestra naturaleza nos hace sentir mal, lo que sigue es una brillante reflexión sobre otro fenómeno psicológico de amplio espectro: la represión. Ni que decir tiene que McGinn es tan penetrante a la hora de sondear esta dinámica conflictiva de nuestra psique como a la hora de filosofar sin ese respaldo científico.

Original y rotundo ‒"el asco nos hace ser lo que somos", nos dice‒, este libro plantea una lectura que acaba convirtiéndose en un gozoso reto intelectual. Por añadidura, es una obra que resultará provocadora para aquellos lectores que sólo consideran el asco en su dimensión evolutiva, como un recordatorio biológico de todo aquello que puede ser patógeno o simplemente tóxico.

Sinopsis

El asco está considerado como una emoción peculiarmente humana. ¿Pero en qué consiste el que algo sea asqueroso? ¿Qué es lo que agrupa a ciertas cosas en tanto que desencadenantes de una emoción de asco?

Colin McGinn pretende analizar lo que hay en el fondo del asco, argumentando que la vida y la muerte están implícitas en su significado. El asco es un tipo de emoción filosófica que refleja la actitud humana hacia el mundo biológico. Incluso aunque sea una emoción que nos esforzamos por reprimir. Inicialmente surge, con toda probabilidad, como un método para refrenar el insaciable deseo humano, que, a su vez, es el resultado de nuestra poderosa imaginación. Al sentir asco hacia nosotros mismos como especie, nos situamos ante un tenso dilema emocional: nos admiramos por nuestros logros, pero también experimentamos un sentimiento de repulsión hacia nuestra necesaria naturaleza orgánica. Somos presa de una división en nuestros afectos. La muerte implica asco en forma de cadáveres putrefactos, y nuestras complejas actitudes hacia la muerte alimentan nuestros sentimientos de asco. Somos seres que, a diferencia de los animales y los dioses, tenemos "consciencia del asco".

Además, no podemos quitarnos de encima nuestra ambivalente naturaleza. El existencialismo y el psicoanálisis buscaron una teoría general de las emociones humanas; este libro intenta reemplazarla por una teoría en la que nuestro primordial modo de sentir se centra en el asco. El significado del asco es un estudio original de un tema fascinante, aunque olvidado, que trata de contar una inquietante verdad sobre la condición humana.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Cátedra. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Están entre nosotros
    Escrito por
    Están entre nosotros La búsqueda de la inteligencia extraterrestre fue en el siglo XX una de las mayores preocupaciones de los científicos. El físico Enrico Fermi, autor de la célebre Paradoja de Fermi acerca de la búsqueda de…
  • La ópera, peligro público
    Escrito por
    La ópera, peligro público Estos días he estado conversando con mi amigo Bernd, un alemán que a veces recala en España. Intenté vanamente que me hablara del asunto Volkswagen, de los asilados, de la entente de Merkel con los…
  • Adivinar el futuro
    Adivinar el futuro Más allá de horóscopos o sueños de ganar la lotería, predecir el futuro sería una gran ventaja desde el punto de vista biológico. Cualquier organismo con esta habilidad tendría ventaja en la lucha…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Información y calidad
    Información y calidad Vivimos en la era de la información. Las últimas décadas han traído cambios radicales, y cada vez más acelerados, en la manera en que ésta se genera y se difunde. Hace unos años uno tenía…
  • La vida de perfil
    Escrito por
    La vida de perfil Las sombras chinescas son títeres de dos dimensiones, recortados en papel o en cartón, cuyo perfil se proyecta sobre una pantalla desde el lado opuesto al del espectador. Las figuras se manejan desde abajo o…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Grandes voces: Teresa Berganza
    Escrito por
    Grandes voces: Teresa Berganza En julio de 1957 el festival de Aix-en-Provence puso en escena la mozartiana Così fan tutte. Teresa Berganza asumía su Dorabella. Puede decirse que allí, en vivo, empezó una fulgurante e imparable carrera por el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC