"El rey del Río Dorado o Los dos hermanos siniestros", de John Ruskin

A más de un siglo y medio de distancia, parece como si John Ruskin (1819-1900) hubiera escrito este cuento pensando en la eternidad. Los lectores han cambiado, es cierto, pero aún nos reconocemos en la magia de este relato victoriano, en el que su autor combina sus dotes literarias con su personal filosofía, de gran originalidad conceptual.

Aunque Ruskin ya ha merecido repetidos elogios gracias a su faceta como ensayista y teórico del arte ‒recordemos obras como Las siete lámparas de la arquitectura (1849) y Las piedras de Venecia (1851-1853)‒, esta pieza infantil nos acerca a un sentimiento que prosperó entre los intelectuales británicos de aquel tiempo: el amor por la naturaleza y la impresión de que los buenos actos conducen a un ciclo virtuoso que puede repercutir tanto en nuestra vida como en nuestro entorno.

En lo estético, y más allá de las bonitas ilustraciones de Elizabeth M. Fisher que incluye esta edición, El rey del Río Dorado es una lectura que nos remite al movimiento prerrafaelita, con su propensión a la delicadeza formal y ‒volvemos a ello‒ con ese amor por los valles, los bosques y la vida silvestre.

La impulsora de esta obra de Ruskin fue Euphemia Chalmers Gray, llamada cariñosamente Effie, una pariente del autor que, siendo preadolescente, le animó a escribirla (Nótese la similitud de este caso con el de Alicia en el País de las Maravillas).

Como nota al margen, debemos advertir que Effie acabó casándose con John Ruskin, de quien luego se separó para contraer matrimonio con el pintor John Everett Millais, íntimo amigo del ensayista y bastante más equilibrado que él. Este triángulo victoriano, como es obvio, atrajo la atención popular, y con el paso del tiempo, ha sido reflejado en novelas, películas, una obra teatral e incluso una ópera.

Como fábula, El rey del Río Dorado puede ser interpretada como una defensa de la generosidad y de la benevolencia, con su correspondiente moraleja. No obstante, entre líneas, Ruskin enarbola con mayor decisión otra bandera: la dimensión prodigiosa de la biosfera. Al dotar de ese matiz mágico al paisaje, consigue que el cuento, en su tramo final, se convierta en un canto a esa naturaleza que los prerrafaelitas idealizaban como un paraíso perdido que era imprescindible recobrar.

Escrito en 1841 y editado por vez primera en 1851, El rey del Río Dorado ha merecido múltiples versiones en español, pero sin duda ésta, que además cuenta con un prólogo de Luis Alberto de Cuenca, me parece la más recomendable, tanto por el acierto de la traductora Victoria León como por las láminas de Fisher, que enriquecen con finura y sencillez los principales momentos del relato.

Sinopsis

Resulta imposible resumir en el brevísimo espacio de una solapa la personalidad y la obra de John Ruskin (1819-1900), pero trataremos de presentar en unas pocas líneas al autor de El rey del Río Dorado o los hermanos siniestros diciendo tan sólo que esta deliciosa obrita es todo un clásico de la literatura infantil inglesa y que ha sido reeditada multitud de veces en el último siglo y medio. Nuestro autor escribió este relato para la que habría de ser su joven esposa, Effie Gray, en 1841, y lo publicó por vez primera en 1851, siendo esta su única incursión en la narrativa.

Ruskin fue, sobre todo, más que un escritor al uso, pese a la reconocible belleza de su estilo, un reformador estético y social, y su obra ensayística es gigantesca y aborda una infinidad de temas, aunque son los relacionados con la pintura y la arquitectura los que le hicieron universalmente conocido en su tiempo. Las piedras de Venecia y Las siete lámparas de la Arquitectura siguen siendo, quizás, sus libros más representativos. Nuestra edición de El rey de Río Dorado está traducida por Victoria León y prologada por Luis Alberto de Cuenca.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Espuela de Plata. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • La curiosidad contra la certeza dogmática
    Escrito por
    La curiosidad contra la certeza dogmática El análisis que hace Odo Marquard de la curiosidad, considerada por quienes creen en una verdad fuera del mundo (religión, gnosticismo) como una especie de perversión, también se puede aplicar a los que creen en…
  • Neobarroco
    Escrito por
    Neobarroco Los historiadores tienden cada vez más a perfilar, ensanchándolo, el periodo histórico que se denomina barroco. Las primeras manifestaciones arquitectónicas se pueden fechar hacia 1520  y la transición del barroco tardío al rococó, hacia 1750.…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La historia de la mitocondria ladrona
    La historia de la mitocondria ladrona Las mitocondrias son esos organelos subcelulares que, como nos enseñan en la secundaria, proporcionan energía a la célula. (No la “producen”, sino que la liberan en forma utilizable, al ayudar a oxidar los alimentos, y la…
  • Un público difícil
    Escrito por
    Un público difícil ¿Alguna vez os habéis lamentado, en el cine, a causa de la actitud molesta de algunos espectadores? Si así es, no os falta razón, pero no consideréis que este es un fenómeno nuevo o que…

Cartelera

Cine clásico

  • Raymond Chandler vs. Phillip Marlowe
    Escrito por
    Raymond Chandler vs. Phillip Marlowe Una prosa elegante, sobria y con los adornos necesarios pero ni uno sólo más. Unos diálogos espectaculares y llenos de viveza. Unos personajes aparentando ser siempre lo que no son. Esas son las señas de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Gubaidulina interroga al contrabajo
    Escrito por
    Gubaidulina interroga al contrabajo Muchas claves se pueden activar para entender el mundo de Sofía Gubaidulina. Como siempre ocurre con el arte verdadero, ninguna es exhaustiva. Las hay externas y no carecen de elocuencia. Se la vincula con la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Las nieves pérdidas del Kilimanjaro
    Escrito por
    Las nieves pérdidas del Kilimanjaro "Cerca de la cumbre occidental se encuentra el cuerpo seco y congelado de leopardo. Nadie ha podido explicar lo que buscaba el leopardo a esa altitud" (Ernest Hemingway) Las primeras noticias que llegaron a Europa…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC