"El filósofo y la abeja", de Pierre-Henri y François Tavoillot

Todos los estudiosos de las abejas, incluidos los entomólogos, tienen la costumbre de hablarnos de ellas como si fueran personajes de una saga.

Industriosas, organizadas, comunicativas, jerarquizadas y con una estrategia colectiva fundada sobre lo práctico, las abejas competan su ciclo vital pensando siempre en la supervivencia del enjambre.

Desde la danza de las obreras a la muerte de los zánganos ‒esos pobres desgraciados que perecen durante la cópula con la reina‒, su comportamiento adquiere valores y significados que, en cierto sentido, nos resultan muy cercanos. En definitiva, es como si ocupasen ese lugar simbólico que las asemeja a las comunidades humanas y que, por esa misma afinidad, nos permite recurrir a ellas como una metáfora muy esclarecedora.

Y es esa dimensión simbólica, que convierte a la abeja en un modelo de virtudes, la que aparece en el centro de este bellísimo libro, escrito por el filósofo Pierre-Henri Tavoillot, y por su hermano, el apicultor François Tavoillot.

A mitad de camino entre el ensayo y la guía de campo, la obra recorre con sosiego todas las visitas de los filósofos al universo de los panales, al tiempo que va desgranando los pequeños y grandes secretos de la apicultura, con apuntes que apasionarán tanto al experto en zoología como al lego en la materia.

Es evidente que el núcleo de la reflexión de Pierre-Henri Tavoillot son las relaciones o analogías entre el comportamiento de las abejas y la perspectiva político-filosófica de los humanos. Y es en esa filosofía de la miel y de la cera donde prosperan lecciones muy beneficiosas para el lector, que agradecerá el amplio panorama de la historia del pensamiento que primorosamente se resume en estas páginas.

La amenidad y la alta cultura se reconcilian aquí en la misma medida en que los comentarios científicos de François Tavoillot enriquecen la experiencia intelectual con datos igualmente esclarecedores, propios de un tratado ecológico.

Es como si las notas a pie de página cobrasen protagonismo y rivalizasen en interés con el cuerpo del texto. No se me ocurre un modo más natural de aproximarse a ese concepto que John Brockman llamó tercera cultura, y que consiste en relacionar ‒o incluso fundir‒ las ciencias y las humanidades, superando las fronteras que hay entre ambas.

Como obra de referencia para que el lector se oriente con facilidad en los recovecos de la colmena, nada mejor que este ensayo de los hermanos Tavoillot. Hacía tiempo que no me tropezaba con un libro tan sugerente.

Sinopsis

Ningún animal como la abeja ha fascinado más y durante más tiempo a los filósofos. Los pensadores de todas las épocas y de todas las civilizaciones han buscado en la colmena los secretos de la naturaleza y los misterios de la cultura. Desde la Antigüedad hasta la actualidad, hay una extraordinaria historia de la cultura occidental que se recoge en este libro. Tras el delicado vuelo de la abeja se encuentra el genio de Aristóteles, el advenimiento de Augusto o el nacimiento del cristianismo, por no hablar de la ciencia experimental. Un libro sorprendente.

Pierre-Henri Tavoillot es un filósofo reconocido y prestigioso que imparte clases en La Sorbona; sus obras se caracterizan por el rigor del análisis y la exhaustiva labor de documentación.

Hermano de Pierre-Henri TavoillotFrançois Tavoillot estudió filosofía, pero terminó como apicultor profesional en el Alto Loira.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Espasa. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT (Thesauro Cultural), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT (Thesauro Cultural) sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

conCiencia Cultural

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Un santo semiótico
    Escrito por
    Un santo semiótico Los jóvenes de los años de 1960 –entre los cuales me cuento– apenas quisiéramos ponernos cultos y finos, debíamos adoptar o, al menos, rozar la moda estructuralista. El lenguaje está estructurado por elementos simultáneos (sincrónicos)…
  • Necedades
    Necedades Quienes confiamos en el pensamiento racional como base fundamental de nuestras decisiones y acciones (después de todo, es eso precisamente lo que nos distingue de nuestros demás primos animales y nos permite trascender nuestros instintos…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Arte, ciencia y naturaleza
    Arte, ciencia y naturaleza Uno de los grandes prejuicios respecto a la ciencia es que se trata de una actividad puramente racional, cerebral, y por tanto para nerds, insensible, fría. Exactamente lo opuesto al arte, que es cálido, creativo…
  • Cultura del esfuerzo
    Escrito por
    Cultura del esfuerzo "Expediente brillante, recursos escasos". Durante años, esta coletilla fue repetida hasta la saciedad en las conversaciones del trío calavera, a saber, mis dos amigas de infancia y la que esto escribe. Íbamos juntas al colegio…

Cartelera

Cine clásico

  • Tú me silbas, amor. Yo viajo en barco
    Escrito por
    Tú me silbas, amor. Yo viajo en barco Todo el talento de la Warner se puso en acción, en ese año de 1944, para orquestar una sinfonía con todos sus aditamentos y la mejor melodía. Que no falte de nada, pensaron los sesudos…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lavandera estrena a Chopin
    Escrito por
    Lavandera estrena a Chopin Unos cuantos millones de seres humanos deben (debemos) a Chopin el haber descubierto la música. A veces, ciertamente, en malas compañías: películas cursis, radionovelas y, en último lugar, malos pianistas. Son los que, no contentos…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • ...Y los animales empezaron a bailar
    Escrito por
    ...Y los animales empezaron a bailar Comienza la temporada de festivales de verano y cientos de personas se moverán al ritmo de sus grupos favoritos. Pero no solo los humanos son capaces de danzar al compás de la música. Algunas aves,…

bannernewsletter1