"El cine del III Reich. Desmontando el cine nazi en 50 películas (1933-1945)", de Marco da Costa

Durante el dominio nazi, la propaganda se extendió como la pólvora, envuelta en ese halo de populismo y manipulación que impregnó a la sociedad alemana desde el momento en que el Tercer Reich emprendió su nefasta andadura.

Sin embargo, por indigno y atroz que ahora nos parezca aquel régimen, lo cierto es que el talento sobrevivió a la criba de Hitler y Goebbels. En realidad, hubo auténticos genios trabajando para aquella maquinaria de propaganda, y si nos ceñimos al medio cinematográfico, lo cierto es que la Alemania nazi proporcionó a la posteridad más de una obra maestra, estuviera o no contaminada por las restricciones de sus productores políticos.

El cine nazi raramente se salió de su eje de rotación, y sin embargo, al tener que acercarse al público de una forma directa, abrazó unos esquemas decididamente populares, destinados a relatar historias con la eficacia del mejor creador de mitos.

Esa doble dimensión ‒la del adoctrinamiento y la de los talentos que a veces tenían el último as en la manga‒ queda perfectamente reflejada en este original e interesantísimo ensayo de Marco da Costa, que contribuye a entender la compleja perversidad del nacionalsocialismo desde una óptica cultural.

Película a película, el autor explica de forma amena y reveladora cómo se hizo realidad ‒y celuloide‒ aquel principio que el propagandista Hans Traub definió en su ensayo El cine como instrumento político (1932), y que Goebbels aplicó por medio de producciones escapistas, a menudo teñidas de idealismo.

Aunque hay una necesaria insistencia en el antisemitismo de ciertos títulos ‒aún más aborrecibles si tenemos en cuenta la magnitud del Holocausto que promovieron‒, lo cierto es que el libro de Da Costa nos descubre títulos alejados de esa locura racista, que hoy pueden ser vistos sin que los relacionemos directamente con el sanguinario régimen que los produjo.

En este sentido, aun saliendo de los mismos estudios, poco tienen que ver largometrajes tan abominables como El flecha Quex (1933), El judío Süs (1940), El judío eterno (1940) o Yo acuso (1941) con otros que pueden resultar encantadores y entrañables, como Viktor und Viktoria (1933), Allotria (1936), El tigre de Esnapur / La tumba india (1938) o Las aventuras del barón Münchhausen (1943). Esa paradoja, naturalmente, es habitual en las dictaduras, y el nazismo no fue una excepción.

Por lo demás, cintas como El triunfo de la voluntad (1935), de Leni Riefenstahl, acreditan que, incluso en la cota más alta de exaltación propagandística, la industria alemana tenía calidad técnica, nervio artístico y poderío industrial. Ello se demuestra, sin ir más lejos, en el peso que exiliados alemanes como Fritz Lang tuvieron en Hollywood.

El libro de Marco da Costa nos invita a revisar todo ese material con un interés renovado. Y aunque es cierto que las películas definibles como nazis no son la mayoría ‒se calcula que sólo una sexta parte de la producción anual‒, el contexto político afecta a toda esa filmografía, cuna del expresionismo y sumida ella misma en las tinieblas de la historia.

Sinopsis

La extensa bibliografía que existe hoy en día sobre el periodo nacionalsocialista sorprende si la comparamos con la escasez de obras dedicadas en español a uno de los ámbitos artísticos en el que los nazis fueron más prolíficos.

La industria cinematográfica goebbeliana, que llegaría a producir más de 1.200 películas durante los doce años de terror del régimen hitleriano, ha acaparado en general escasa atención entre la crítica especializada.

Las razones que se suelen esgrimir para explicar el desinterés por este cine marginal están basadas en la dificultad que entraña ver las películas más representativas, así como la dudosa calidad de los productos cinematográficos salidos de la UFA y demás productoras del régimen.

A todo ello habría que añadir que cuanto rodea al fenómeno del nazismo (antisemitismo, odio racial, campos de exterminio, etc.) no favorece en demasía la disponibilidad del público no especializado.

El cine del III Reich es un libro que viene a cubrir un importante vacío en España, ya que se dedica a indagar en las 50 películas más destacadas del cine nazi buscando su relación con los hechos sociopolíticos que rodearon su filmación.

Un cine que era controlado con férrea mano nada menos que por Joseph Goebbels y que no solo se ciñe a los grandilocuentes films de la protegida de Hitler, Leni Reifenstahl, o a la tristemente célebre trilogía antisemita El judío Süss, Los Rothschild y El judío eterno.

El lector y el espectador exigente hallarán en el interior de El cine del III Reich capítulos dedicados a cumbres del cine fantástico (Münchhausen) y a pequeñas obras maestras como la expresionista Fährmann Maria, el drama pushkiano Dunia, la novia eterna, o la elegante Romanza en tono menor de Helmut Käutner.

En esta selección se incluyen rarezas cinematográficas y piezas inclasificables, como una película de ciencia ficción, un documental en el Tíbet, un musical con tintes antisemitas, una comedia basada en obras de Plauto, una adaptación a la pantalla de una obra del dramaturgo catalán Àngel Guimerà, una Juana de Arco, un Sherlock Holmes interpretado por Hans Albers, un Titanic antes del blockbuster de James Cameron, una coproducción con el Japón imperial, o la película en la que se inspiró Blake Edwards para su comedia ¿Victor o Victoria?, entre otras muchas que sorprenderán a más de uno.

Marco da Costa es profesor de lengua española en la Universidad de Izmir (Turquía). Licenciado en Filología Hispánica con mención en Clásicas por la Universidad de Barcelona. Ha sido también profesor de Historia del cine y de Interpretación del actor ante la cámara en diferentes instituciones de prestigio.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Notorious Ediciones. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Aquiles y Áyax se la juegan en Troya
    Escrito por
    Aquiles y Áyax se la juegan en Troya En otro artículo hablé de la sorprendente ausencia del estudio de las leyes del azar en la Grecia clásica. Mencioné allí una pintura de Polignoto, que menciona Pausanias en su Descripción de Grecia, en la que se veía jugar…
  • Guerra de escrituras
    Escrito por
    Guerra de escrituras Pocos pueblos indígenas americanos conocieron la escritura. En sentido estricto, sólo los mayas. Una gran parcela de la hermenéutica que permitiría descifrar los códices que se conservan –tres prehispánicos, multitud de posteriores– se ha perdido.…
  • Científicos… ¿locos?
    Científicos… ¿locos? La imagen popular de los científicos, que vemos en novelas, películas, caricaturas ¡y hasta anuncios! —ya se ha comentado aquí— suele ser la de un personaje raro, despeinado y distraído. El típico científico…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Espejos en el cerebro
    Espejos en el cerebro La escena es común. Un celular suena a media película. Un desconsiderado contesta y se pone a hablar. Un vecino se queja. La agresión que sigue no es tan común: el del celular amenaza con…
  • Buenas vibraciones
    Buenas vibraciones Son las que sentimos en cuanto conocimos a la Dra. Carol Queen, que nos recibió con los brazos abiertos frente a las puertas del Antique Vibrator Museum que dirige en San Francisco, continuando entusiásticamente la…

Cartelera

Cine clásico

  • El amor circula por la Red
    Escrito por
    El amor circula por la Red Hay películas que no son obras maestras pero que resultan adorables. Son agradables de ver, cuentan historias sencillas, destilan una gracia especial y sus protagonistas tienen química. Son películas con encanto. Para mí una de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La música atmosférica de Daniel Lanois
    Escrito por
    La música atmosférica de Daniel Lanois Shine es el álbum que graba en 2003 el compositor Daniel Lanois para el sello Anti-. Nos hallamos ante un trabajo que pasa desapercibido para gran parte del público, quizá porque, en esta ocasión, Lanois…
  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Los animálculos de Leeuwenhoek
    Escrito por
    Los animálculos de Leeuwenhoek Para la mayoría de las personas el agua estancada en una poza es un objeto de muy poco interés. Sin embargo, para las mentes curiosas una sola gota de agua puede constituir un auténtico microcosmos,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC