"Doctor Sueño", de Stephen King

Stephen King, en su tradicional comentario al Lector Constante, nos indica lo obvio: “ni esta novela es El Resplandor ni quien la escribe es la misma persona que aquel alcohólico”. Vamos, que quien espere algo similar a la intensa y fundamental historia del Hotel Overlook más le vale no ser tan optimista.

Doctor Sueño, secuela de El Resplandor, no está a la altura de su predecesor, pero ni el autor ni el lector sensato esperan eso. En su lugar, King nos sorprende con una historia bastante distinta, una especie de aventura telepática en la que dos bandos recurren a sus poderes mentales en un enfrentamiento desesperado.

En la parte de los buenos, Danny Torrance –el chavalín protagonista de El Resplandor, ahora un adulto que lucha por mantenerse sobrio- y Abra, una preadolescente con enormes poderes. Ambos personajes están apoyados por un escaso pero entregado grupo de amigos y familiares.

En el bando de los malos, El Nudo Verdadero, una tropa itinerante de vampiros psíquicos forrada de dinero, aficionada a las autocaravanas y liderada por la bellísima y pérfida Rose “la Chistera”.

Aunque la presencia de los fantasmas del Overlook y de Jack Torrance es constante, los derroteros de Doctor Sueño no van tanto por el lado del terror asfixiante sino, como sucede en las últimas novelas de King, por el de un canto a las buenas personas, a lo decente, frente al mal y la debilidad autodestructiva.

Es imposible no sentir ternura por los héroes de Doctor Sueño, ni despreciar la crueldad y el patetismo de los villanos.

En esta novela, Stephen King sigue dominando como nadie los pequeños detalles y las caracterizaciones, mientras que continúa cayendo en sus flaquezas más frecuentes, relacionadas con la mesura y el desenlace.

No se nos va a ocurrir decir algo tan estúpido como que King es un mal narrador. Ahí tienen un buen puñado de obras maestras de extenso paginado y una enorme colección de pequeños relatos sublimes. Sin embargo, en ocasiones –como aquí sucede– King suele ralentizar la acción en exceso, para culminar en un final decepcionante (no es este el caso) o predecible (sí es el caso).

Verán, todo va como la seda hasta llegar a mitad del libro, cuando los protagonistas se dedican a narrar a otros personajes lo que ha acontecido hasta el momento en la historia. Sin elipsis. Y en varias ocasiones. Ciento y pico de páginas muy bien escritas, pero en las que la historia no avanza.

Quizá con una edición más apurada, esta novela, que en realidad narra una historia sencillísima, hubiese acabado siendo más divertida y emocionante. No es que sea una catástrofe, ni muchísimo menos, pero en ocasiones, menos es más.

Acercándose a Doctor Sueño sin altísimas expectativas, el lector podrá disfrutar de un simpático entretenimiento, salpicado de interesantes reflexiones sobre el alcoholismo, el determinismo y la responsabilidad.

Además, está bien reencontrarse con vampiros malos y amenazadores en estos tiempos de chupasangres modelo Corín Tellado.

Sinopsis

Stephen King vuelve al mundo de El resplandor, una de sus novelas más queridas y emblemáticas. Ahora Danny Torrance, aquel niño aterrorizado del Hotel Overlook, es un adulto alcohólico atormentado por los fantasmas de su infancia. Un día se siente atraído por una ciudad de New Hampshire, donde encontrará trabajo en una residencia de ancianos y donde se apuntará a las reuniones de Alcohólicos Anónimos.

En ese lugar le llega la visión de Abra Stone, una niña que necesita su ayuda. La persigue una tribu de seres paranormales que vive del resplandor de los niños especiales. Parecen personas mayores y totalmente normales que viajan por el país en sus autocaravanas, pero su misión es capturar, torturar y consumir a estos niños. Se alimentan de ellos para vivir y el resplandor de Abra tiene tanta fuerza que les podría mantener vivos durante mucho tiempo.

Danny sabe que sin su ayuda Abra nunca conseguiría escaparse de ellos; juntos emprenderán una lucha épica, una batalla sangrienta entre el Bien y el Mal, para intentar salvarla a ella y a los demás niños que sacrifican.

Una novela que entusiasmará a los millones de lectores de El resplandor y que encantará a todos los que conozcan a Danny Torrance por primera vez.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Penguin Random House. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logonegrolibros

  • De nasis y el género nasal
    Escrito por
    De nasis y el género nasal El nasal es un género literario menor, que quizá no puede compararse con otros de más éxito, como la ciencia ficción, la novela policiaca, el terror o las vidas de santos (perdón, las autobiografías), pero…
  • Anomalías de la literatura argentina
    Escrito por
    Anomalías de la literatura argentina Con cierto hartazgo, los argentinos que andamos dispersos por el mundo –eventualmente, también concentrados– recibimos la machacona pregunta: ¿Cómo es posible que un país de tantos recursos ande tan mal? ¿Cuál es su anomalía? Supongo…
  • El tamaño del universo
    Escrito por
    El tamaño del universo De la Naturaleza de las Cosas (De Rerum Natura) es un extenso poema filosófico del pensador romano Lucrecio escrito en el primer siglo antes de nuestra era. El poema es la fuente más…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • Con fans como estos…
    Escrito por
    Con fans como estos… El rechazo por lo nuevo es algo tan viejo como la Humanidad. Santificamos todo aquello que nos impactó o fascinó a determinadas edades tiernas –cuando uno todavía mantiene fresca la capacidad de asombro- y rechazamos…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Chris Isaak, más allá de las modas
    Escrito por
    Chris Isaak, más allá de las modas Sin notables muestras de envejecimiento físico o artístico, Chris Isaak sigue deleitando a fans y sorprendiendo a neófitos con sus espectaculares conciertos, en los que evidencia cierto carácter sobrehumano al mostrar sus distintas facetas: virtuoso…
  • Robert Fuchs, vienés y brahmsiano
    Escrito por
    Robert Fuchs, vienés y brahmsiano Robert Fuchs (1846-1927) vivió lo suficiente como para asistir a varios derrumbes: el imperio austrohúngaro, la paz octaviana de la Europa finisecular y la música tonal. Su extendida labor como pedagogo oscureció el resto de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Paseando por el Hayedo de Montejo
    Escrito por
    Paseando por el Hayedo de Montejo Si tuviera que recomendar a un científico y a un viajero un espacio natural de tanta belleza como interés biológico, en mi lista figuraría sin duda este hayedo, un santuario verde que está situado en…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC