"Ciudadela", de Antoine de Saint-Exupéry

Si existe un Valhalla de los aviadores, Saint-Exupéry estará sobrevolándolo con su prestigio intacto. Al fin y al cabo, pocos narradores acceden a esa gloria que consiste en ser ellos mismos un personaje novelesco.

Como bien saben, entre ese escaso grupo de afortunados, destaca el autor de El Principito, admirado incluso por quienes no han ido más allá de ese relato infantil y desconocen los otros títulos que consolidaron su lugar destacado en las letras francesas.

Ciudadela es una obra póstuma, editada en 1948 sin la posibilidad de que su difunto autor retocase el manuscrito final. En su momento, Michel Quesnel, con la ayuda de Pierre Chevrier, se ocupó de evitar las reiteraciones y titubeos que el propio Saint-Exupéry no llegó a corregir. En todo caso, en la edición que comentamos se nos presenta el texto íntegro, estupendamente traducido por Hellen Ferro.

Parece evidente que el autor se identifica con su personaje-narrador. En el texto, la voz del aviador ‒el hombre de acción que observa a sus congéneres desde las alturas ‒ y la del narrador bereber, que ve cómo crece el desierto, se sobreponen, dando lugar a un texto torrencial, bellísimo, muy lírico, en el cual van articulándose los grandes temas que siempre conmovieron a Saint-Exupéry: el viaje, la divinidad, la ensoñación, el amor, la experiencia...

Para resumir ese catálogo de dudas y de pasiones personales, nada mejor que reproducir este párrafo, donde se marca el tono de la obra: "Porque se me ha revelado ‒dice el jefe bereber‒ que el hombre e en todo semejante a la ciudadela. Destruye los muros para asegurarse la libertad; pero ya es solo una fortaleza desmantelada, y abierta a las estrellas. Entonces comienza la angustia de no ser. (...) Ciudadela, te construiré en el corazón de los hombres. (...) ¡Ciudadela! Te he, pues, construido como un navío. Te he clavado, aparejado, después abandonado en el tiempo, que es un viento favorable. ¡Navío de los hombres sin el cual perderían la eternidad!".

Sabemos que las cuartillas de Ciudadela estuvieron sobre el escritorio de Saint-Exupéry desde 1936, así que es interesante pensar en cómo progresaron sus reescrituras.

El resultado final nos brinda una doble posibilidad a los lectores. Por un lado, podemos disfrutar del exotismo y el colorido poético de este relato en primera persona, y por otro, cabe acercarse a él como una reflexión moral sobre los horizontes lejanos, el ascetismo del desierto y la necesidad de entender las extrañezas del mundo.

Dejo para el final un pequeño detalle. Cualquier libro de Saint-Exupéry siempre luce  esta garantía: es literatura de primera clase. Y créanme, algo tan inspirador como este peregrinaje filosófico que nos propone en Ciudadela nunca puede ser casual.

Sinopsis

Publicada por primera vez en 1948, Ciudadela reúne las notas que Saint-Exupéry dejó inéditas cuando desapareció en 1944 sobre Francia en misión de guerra. Con la voz de un príncipe del desierto, a quien su padre el rey transmite la sabiduría adquirida durante su larga existencia, y bajo la forma de un diario que abarca toda clase de reflexiones, es en esta obra, más que en cualquiera de sus libros de ficción. donde se plasma con mayor profundidad el mundo interior de Saint-Exupéry, su filosofía de la vida. Sus principales temas reaparecen aquí con una nueva dimensión espiritual, desnuda y trascendente. La necesidad de volver a la esencia de las cosas y las ideas, el deseo de encomtrar un orden social y espiritual, el abandono de uno mismo, el sentido de la fe y la experiencia humana, son los puntos cruciales de un camino místico trazado, página a página con hondura y poesía.

Antoine de Saint-Exupéry nació en Lyon en 1900 y desapareció con su avión volando sobre Francia en 1944. Fue uno de los pioneros de la aviación comercial, cubriendo rutas de Europa, África y Sudamérica. Sus experiencias como piloto inspiraron muchas de sus obras, como Vuelo nocturno (1930) o Tierra de hombres (1939). El principito (1943), un relato para niños lleno de poesía y elementos simbólicos, le valió una gran celebridad.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Alba Editorial. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT, un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

conCiencia Cultural

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La pantalla indiscreta y el cotilla hipertextual
    Escrito por
    La pantalla indiscreta y el cotilla hipertextual En Homero en el ciberespacio dije que hablaría de dos ejemplos de moderna narrativa hipertextual emparentados de alguna manera con los mecanismos de la ficción que empleaba Homero. Hoy mencionaré sólo uno y dejaré el otro para…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Divulgadores fieles y herejes
    Divulgadores fieles y herejes Al hablar de divulgadores de la ciencia, a veces pareciera que todos somos iguales. Pero basta con asistir a un congreso o hablar con más de dos colegas –a veces dentro de una misma institución–…
  • Recuerdos peruanos
    Escrito por
    Recuerdos peruanos Hace veinte años que me leí mi primer Vargas Llosa. Siempre me pasa lo mismo. Voy a los sitios virgen de experiencias, virgen de conocimientos. Así fui a Perú. Había solicitado una beca Intercampus y,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • Coincidencias en el espacio exterior
    Escrito por
    Coincidencias en el espacio exterior En 1982, E.T., de Steven Spielberg se convirtió en la película más taquillera del año. El éxito se renovó en el circuito de los videoclubs. Para homenajear a su amigo y colega, George Lucas publicó…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "VerSons" (2013), de Abe Rábade
    Escrito por
    "VerSons" (2013), de Abe Rábade Comenzamos la escucha de VerSons (Nuba + Karonte Records, 2013), el noveno trabajo de Abe Rábade, con una sorprendente versión de "Solar", el tema que Miles Davis inmortalizó en su álbum Walkin' (1954). Desde…
  • Cuando "Poliuto" volvió a Bérgamo
    Escrito por
    Cuando "Poliuto" volvió a Bérgamo En su día, llegaron crónicas registrando la tempestuosa velada donizettiana que tuvo lugar en el teatro de Bérgamo que lleva con justicia el nombre del compositor local con un Poliuto (septiembre de 2010), que regresaba…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • El topo, un animal de cuento
    Escrito por
    El topo, un animal de cuento Aunque la familia de los tálpidos (Talpidae) excava sus madrigueras en medio mundo, escribo estas líneas pensando en las dos especies que me resultan familiares, Talpa europaea y Talpa occidentalis. Les hablo, por tanto, del…

bannernewsletter1