Teleadicción

Teleadicción Imagen superior: Arti Sandhu, CC (Milwaukee Art Museum, instalación de Nam Jun Paik)

Hoy que la tecnología avanza que es una barbaridad —a veces parece marchar más rápido de lo que podemos asimilarla—, muchos se preocupan pensando en cómo se puede ver alterado nuestro estilo de vida. La imagen clásica es la de las máquinas que deshumanizan y tiranizan al individuo. Se trata de exageraciones propias de la ciencia ficción, claro. Pero si aún está lejos el día en que los seres humanos sean “esclavizados” por las máquinas, sí parecen estar apareciendo las llamadas adicciones tecnológicas.

Tradicionalmente se define a las adicciones como dependencias físicas a ciertas sustancias: los ejemplos típicos son las adicciones a drogas como alcohol, nicotina, marihuana o cocaína. Sin embargo, últimamente se tiende a considerar que varias actividades —en particular aquellas que proporcionan sensaciones placenteras— pueden también ser adictivas, si cumplen requisitos como consumir mucho tiempo, hacerlas más frecuentemente de lo que uno quisiera, haber tratado de evitarlas varias veces sin éxito, o sacrificar otras actividades sociales importantes con tal de realizarlas. De esa manera, se habla de adicción al sexo, por ejemplo, o a los juegos de azar.

En un artículo aparecido en la revista Scientific American, un psicólogo y un especialista en medios de comunicación analizan la adicción a la TV. Entre otros datos interesantes, comentan que nuestra sociedad depende ya de la llamada “caja idiota” en un grado que muchas veces pasa desapercibido. En un estudio, por ejemplo, se pidió a varias familias que prescindieran voluntariamente de la TV durante una o varias semanas. En muchos casos, las familias no lograron cumplir con el periodo de abstinencia y en otras se presentaron peleas o ansiedad. ¿Suena conocido?

Entre los factores que explican la adicción a la TV están la sensación casi inmediata de relajación que experimenta el televidente y la capacidad que tiene la pantalla de llamar constantemente nuestra atención en forma poderosa, debido a los frecuentes y bruscos cambios en la imagen. Esto último se debe a una curiosa propiedad del sistema nervioso de los animales, que les hace prestar atención siempre que se produce un cambio súbito en su ambiente (la llamada “respuesta de orientación”).

Con todo el potencial educativo, cultural y de entretenimiento que tiene ese invento maravilloso que permite trasmitir imágenes en movimiento a través del aire, es una lástima que se convierta en una dependencia que puede resultar nociva. Quizá convendría pensar un poco en por qué queremos ver la TV antes de encenderla la próxima vez: es posible que haya mejores cosas que hacer en nuestro día.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El protagonista es el macguffin
    Escrito por
    El protagonista es el macguffin Los teóricos y gurús del guión proponen diferentes estructuras con cualquier número de actos, aunque suelen preferir tres (Field, McKee, Seger), cuatro (Thompson) o cinco, siguiendo, se supone (pero sólo se supone) el modelo shakesperiano.…
  • Broma en una lavandería china
    Escrito por
    Broma en una lavandería china Josef von Sternberg (1894–1969), director aparentemente austrohúngaro (criado en Nueva York y que hablaba mal el alemán), nació más o menos cuando el cine mismo. Su firma se confunde con la imagen de Marlene Dietrich…
  • Isabel de Bohemia y Descartes
    Escrito por
    Isabel de Bohemia y Descartes "He soñado a Isabel de Bohemia" (Jorge Luis Borges, del poema "Descartes") Isabel de Bohemia y del Palatinado fue una princesa calvinista que vivió durante los años centrales del siglo XVII y que, por…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Labor Mulierum
    Escrito por
    Labor Mulierum En la British Library se conserva el, quizás, más bello códice alquímico jamás creado, titulado Splendor Solis. Fechado a finales del siglo XVI, recoge toda la filosofía alquímica a través de espléndidas ilustraciones. Una de…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • "Perdidos en el espacio" (1965)
    "Perdidos en el espacio" (1965) Hay una ironía implícita en ciertos títulos, como el de esta serie norteamericana. Durante su emisión inicial, que constó de tres temporadas con un total de 83 episodios, fueron alternándose diversos grados de éxito y…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glazunov, el heredero
    Escrito por
    Glazunov, el heredero Alexander Glazunov vivió lo suficiente como para asistir a las mayores convulsiones estéticas, políticas y militares que se produjeron entre mediados del siglo XIX y la primera mitad del siguiente. Vio la guerra mundial, la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC