Soy totalmente... genoma

Soy totalmente... genoma Imagen superior: Neil Palmer, CIAT, CC

El genoma humano se ha puesto muy de moda. Y no es extraño, pues —tal como repiten una y otra vez los medios de comunicación—, su desciframiento fue uno de los avances más importantes que ha logrado la humanidad. Pero habría que matizar: se trata, efectivamente, de un gran avance técnico.

No se trata de haber descubierto algún nuevo principio de la naturaleza, ni una nueva teoría acerca de nuestro patrimonio biológico. Consiste, simplemente (y al mismo tiempo sorprendente, heroicamente) en haber logrado descifrar la casi totalidad de los tres mil millones de letras (o “bases”, en lenguaje bioquímico) que conforman el patrimonio genético de nuestra especie. Por ello, se le ha comparado con el primer viaje a la Luna (también podría equipararse con la invención de las computadoras).

No es adecuado, sin embargo, compararlo con el desarrollo de la teoría de la relatividad de Einstein o la de la evolución por selección natural de Darwin, pues éstos son avances científicos que consisten en una nueva manera de ver el mundo, de explicar y predecir lo que pasa en la naturaleza. El desciframiento del genoma, por su parte, consiste en tener, por primera vez en la historia, acceso a una vasta cantidad de datos que nos permitirán comprender —luego de años de estudio y desciframiento— cómo funcionan nuestros cuerpos y utilizar este conocimiento en nuestro beneficio. Por ejemplo, atacando de raíz las enfermedades que tienen un fuerte componente genético.

Aparte del humano, hay otros muchos genomas que se han descifrado (entre ellos los de numerosos virus, bacterias, hongos, plantas y animales, incluido, por ejemplo, el del gibón, secuenciado en 2014). Su estudio nos permite comprenderlos mejor y compararlos con nuestra especie, aumentando así nuestro conocimiento profundo de la biología, la evolución y el funcionamiento de los seres vivos.

Aunque falta mucho por estudiar, uno de los hechos interesantes que se averiguó al hacer un análisis preliminar de la secuencia del genoma humano fue que el número de genes (entre 25 y 40 mil) es sólo el doble o triple del de organismos como los gusanos y los insectos; la mayor complejidad del organismo humano probablemente se deba entonces a una mayor versatilidad de estos genes, que pueden producir distintas proteínas según las necesidades. Por otro lado, la influencia del ambiente probablemente sea más importante de lo que algunos genetistas pensaban. Más alla de una simple moda, la era de la genómica promete revelarnos el tesoro de conocimiento oculto en toda esta información.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El diablo y la maledicencia
    Escrito por
    El diablo y la maledicencia Para sacar la contraria y mostrar cierta imparcialidad en estos momentos de felicidad tras unos días horribles, me permitiré citar a un Papa, a Juan Pablo I. Albino Luciani (Juan Pablo I) era un hombre…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ciencia y filosofía
    Ciencia y filosofía La filosofía es la disciplina que por excelencia se ocupa del pensamiento. Los filósofos siguen siendo esos “enamorados de la sabiduría” cuya labor consiste en preguntarse cosas acerca de la vida y el mundo. Los…
  • Los gatos de Downing Street
    Escrito por
    Los gatos de Downing Street Larry, Chief Mouser to the Cabinet Office of the United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland. Es decir, el cazarratones jefe del Gobierno británico. Un cargo de nivel, pues sólo rinde cuentas al Primer…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Moby Dick y sus ancestros
    Escrito por
    Moby Dick y sus ancestros "Many are the men, small and great, old and new, landsmen and seamen, who have at large or in little, written of the whale" (Herman Melville) Moby Dick , la obra maestra de Herman Melville,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC