¡Sexo!

La simple palabra trae a nuestra mente imágenes candentes: pieles bronceadas, cuerpos perfectos, miradas llenas de deseo, una pareja haciendo el amor. Pero, ¿qué pasa cuando se mezclan sexo y ciencia? Cuando, en la clase de biología, se aborda el tema del sexo, suele ser desde un punto de vista científico y aburrido: en vez de placer, orgasmos y romance, se habla de hormonas, fecundaciones y cromosomas.

Tal vez sea cierto que falta algo de “calor humano” en la educación sexual que se imparte en la escuela... pero el enfoque científico no tiene por qué ser aburrido. El sexo visto por los científicos (bueno, al menos por los biólogos, porque están los sexólogos, que también son científicos) aunque es un poco frío, no es menos apasionante. Por ejemplo, ¿de dónde salió el sexo?

Una teoría propuesta por Lynn Margulis y Dorion Sagan (primera esposa e hijo del famoso Carl Sagan respectivamente, por si alguien pregunta), presentada en su libro ¿Qué es el sexo? (Tusquets, 1998), sostiene que la combinación de genes provenientes de dos organismos diferentes (que es la esencia del sexo) surgió como un mecanismo de reparación del ADN (los genes) de las primeras células que existieron sobre la Tierra. Al parecer, en los primeros millones de años de su existencia, la atmósfera de nuestro planeta carecía de oxígeno. Por ello tampoco contaba con una capa protectora de ozono (que es una variedad de oxígeno, sólo que su fórmula, en vez de ser O2, es O3) que filtrara los rayos ultravioleta. Este tipo de radiación es peligrosa precisamente porque puede dañar las moléculas de ADN (por eso produce cáncer).

Cuando las bacterias primitivas quedaban expuestas a la radiación ultravioleta y su ADN se dañaba, no les quedaban muchas alternativas: o lograban repararlo (lo cual no siempre era posible) o morían. O tal vez no... ¿qué pasaría si reemplazaran el ADN dañado por otro fragmento de ADN, aunque proviniera de otra célula? Tal vez el nuevo ADN no funcionaría, pero había una mínima probabilidad de que sí lo hiciera, y eso podría ser su salvación. Si de todos modos iban a morir, no se perdía nada con probar...

Esta es, en forma caricaturesca y simplificada, la idea de Margulis y Sagan: algunas bacterias primitivas lograron desarrollar mecanismos para incorporar ADN extraño, proveniente de otras células, a sus propias moléculas dañadas, y eso aumentó sus probabilidades de supervivencia. Así nació el sexo.

A partir de ese primitivo mecanismo bacteriano (que era una forma de supervivencia, no de reproducción), fue evolucionando este sexo que hoy nosotros, descendientes multicelulares de aquellas bacterias primigenias, anhelamos tan desesperadamente y que, cuando aprendemos a usar correctamente, nos puede hacer disfrutar tanto.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

 

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Barthesiana
    Escrito por
    Barthesiana Hace algo más de cien años nació Roland Barthes, ese Gran Cocinero de la sopa de letras que a muchos nos sigue nutriendo. Le quiero rendir un fugacísimo homenaje como lector y como oyente que…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Qué son los insect media?
    Escrito por
    ¿Qué son los insect media? Están por todas partes y, con sus seis patas, sus numerosos ojos y sus capacidades de movimiento y percepción tan diferentes de las nuestras, podemos verlos como el ejemplo más claro de inteligencia no humana.…
  • La vida de perfil
    Escrito por
    La vida de perfil Las sombras chinescas son títeres de dos dimensiones, recortados en papel o en cartón, cuyo perfil se proyecta sobre una pantalla desde el lado opuesto al del espectador. Las figuras se manejan desde abajo o…

Cartelera

Cine clásico

  • Nunca pasa nada
    Escrito por
    Nunca pasa nada … Junio de 1953. Teatro García Gutiérrez. Bahía de Cádiz. Una pareja está sentada en la zona media de la sala, de la gran sala del teatro. Sesión de tarde, a la muchacha no la…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC