¡Sexo!

La simple palabra trae a nuestra mente imágenes candentes: pieles bronceadas, cuerpos perfectos, miradas llenas de deseo, una pareja haciendo el amor. Pero, ¿qué pasa cuando se mezclan sexo y ciencia? Cuando, en la clase de biología, se aborda el tema del sexo, suele ser desde un punto de vista científico y aburrido: en vez de placer, orgasmos y romance, se habla de hormonas, fecundaciones y cromosomas.

Tal vez sea cierto que falta algo de “calor humano” en la educación sexual que se imparte en la escuela... pero el enfoque científico no tiene por qué ser aburrido. El sexo visto por los científicos (bueno, al menos por los biólogos, porque están los sexólogos, que también son científicos) aunque es un poco frío, no es menos apasionante. Por ejemplo, ¿de dónde salió el sexo?

Una teoría propuesta por Lynn Margulis y Dorion Sagan (primera esposa e hijo del famoso Carl Sagan respectivamente, por si alguien pregunta), presentada en su libro ¿Qué es el sexo? (Tusquets, 1998), sostiene que la combinación de genes provenientes de dos organismos diferentes (que es la esencia del sexo) surgió como un mecanismo de reparación del ADN (los genes) de las primeras células que existieron sobre la Tierra. Al parecer, en los primeros millones de años de su existencia, la atmósfera de nuestro planeta carecía de oxígeno. Por ello tampoco contaba con una capa protectora de ozono (que es una variedad de oxígeno, sólo que su fórmula, en vez de ser O2, es O3) que filtrara los rayos ultravioleta. Este tipo de radiación es peligrosa precisamente porque puede dañar las moléculas de ADN (por eso produce cáncer).

Cuando las bacterias primitivas quedaban expuestas a la radiación ultravioleta y su ADN se dañaba, no les quedaban muchas alternativas: o lograban repararlo (lo cual no siempre era posible) o morían. O tal vez no... ¿qué pasaría si reemplazaran el ADN dañado por otro fragmento de ADN, aunque proviniera de otra célula? Tal vez el nuevo ADN no funcionaría, pero había una mínima probabilidad de que sí lo hiciera, y eso podría ser su salvación. Si de todos modos iban a morir, no se perdía nada con probar...

Esta es, en forma caricaturesca y simplificada, la idea de Margulis y Sagan: algunas bacterias primitivas lograron desarrollar mecanismos para incorporar ADN extraño, proveniente de otras células, a sus propias moléculas dañadas, y eso aumentó sus probabilidades de supervivencia. Así nació el sexo.

A partir de ese primitivo mecanismo bacteriano (que era una forma de supervivencia, no de reproducción), fue evolucionando este sexo que hoy nosotros, descendientes multicelulares de aquellas bacterias primigenias, anhelamos tan desesperadamente y que, cuando aprendemos a usar correctamente, nos puede hacer disfrutar tanto.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

 

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

 Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • ¿Qué es la materia?
    ¿Qué es la materia? Newton definió la materia como aquello que tiene masa. Y así lo sigue entendiendo el común de los mortales en la segunda mitad del siglo XXI, aunque no lo sepan. Y, como no…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Desinformación y credulidad
    Desinformación y credulidad Cualquiera que tenga un mínimo conocimiento sobre cómo trabaja la medicina moderna sabe que, a pesar de su popularidad, la homeopatía no sirve: pese a los innumerables informes anecdóticos sobre su utilidad (“dirán misa, pero a…
  • Conjuros amorosos
    Escrito por
    Conjuros amorosos En realidad, nada ha cambiado durante milenios. Nada diferencia a las hechiceras del Antiguo Egipto de cualquiera de nuestras comadres celestinescas. Por asombroso que parezca, los rituales y los conjuros amorosos de ambas son tremendamente…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Para seguir recordándola
    Escrito por
    Para seguir recordándola La soprano genovesa Luisa Maragliano ha sido otra cantante más de aquéllas que resultaron perjudicadas por el disco oficial, que apenas tuvo en cuenta su excelente carrera italiana e internacional, muy realzada sobre todo en…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • La revolución verde: tragedia en dos actos
    Escrito por
    La revolución verde: tragedia en dos actos "La ciencia y la tecnología no pueden realizar transformaciones milagrosas, del mismo modo que no pueden hacerlo las leyes del mercado. Las únicas leyes verdaderamente férreas con las cuales nuestra cultura finalmente tendrá que ajustar…

bannernewsletter1