Medicina y ciencia

En un principio eran los chamanes. Se trataba sólo de curar, si era posible, o de ofrecer al menos algún alivio.

Quienes se dedicaban a ello lo hacían porque lo habían aprendido, o bien tenían facilidad para intuir qué podría ser más útil, o más reconfortante.

La acumulación de experiencia, del proceso de prueba y error sumado a la memoria, poco a poco resulta en la creación de sabiduría. Así, el conocimiento que los pueblos acumulan se va convirtiendo en el saber tradicional que sigue todavía resolviendo problemas médicos –o al menos reconfortando a los enfermos– ahí donde la medicina moderna no llega, o cuando no alcanza a ofrecer soluciones.

Pero el conocimiento tradicional no es estático. A lo largo de los siglos de acumulación de saberes y la exploración de alternativas ha ido convirtiéndose en algo más. En algún momento, el arte de curanderos y chamanes comenzó a transformarse en el oficio de la medicina.

El proceso fue largo, y en él convergieron distintas vertientes: filosofía, alquimia (y su descendiente, la química), historia natural (y posteriormente la actual biología), rudimentos de lo que hoy llamaríamos psicología…

En algún momento, ese río cada vez más caudaloso que llevaría a la medicina moderna se topó con una nueva forma de abordar los problemas. Un método que, prescindiendo de suposiciones sobrenaturales y asentado firmemente en el conocimiento del mundo físico, permitió que los esfuerzos de aquellos que se dedicaban a sanar, o al menos a consolar, a sus semejantes enfermos, avanzaran con mucha mayor rapidez y seguridad que nunca antes en la historia. La medicina se volvió científica.

Si la naciente medicina adoptó a la ciencia no fue por casualidad, sino porque funciona. El método científico –más que un método, una manera de confrontar los problemas que, por supuesto, no puede ser reducida a simple receta mecánica– es la mejor manera que conocemos para generar conocimiento confiable acerca del mundo natural.

Y sin embargo, a pesar de contar con esta herramienta, y de los numerosísimos avances que la tecnología le ha proporcionado, la medicina no ha dejado de ser, en gran parte, un arte en el que la intuición y las habilidades naturales de cada médico son las que determinan su capacidad de ayudar a los que sufren. Tampoco ha logrado, por supuesto, resolver todas las enfermedades, ni ofrecer una garantía de curación.

En un principio eran los chamanes. Se trataba sólo de curar, si era posible, o de ofrecer al menos algún alivio. Y eso es lo que sigue haciendo la moderna medicina científica. Sólo que ahora lo hace mucho mejor.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

 Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Clásicos del anime (1924-1944)
    Escrito por
    Clásicos del anime (1924-1944) Anime es la palabra japonesa para referirse a los dibujos animados. No es una palabra japonesa, ni siquiera anglosajona (animation / anime) sino francesa: dessin animé (dibujo animado). Aunque los primeros animes que se conservan son de 1924,…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Las matemáticas de lo real
    Las matemáticas de lo real Las matemáticas son intrigantes. Estudian cosas que no existen en el mundo físico: números, teoremas y demás objetos matemáticos no están hechos de átomos, ni obedecen las leyes de la gravedad o la termodinámica. Sin…
  • Sor Juana y los hombres
    Escrito por
    Sor Juana y los hombres Dice Octavio Paz, el Premio Nobel Octavio Paz, hablando de una de las mujeres más inteligentes de la Historia: "Por primera vez en la historia de nuestra literatura una mujer habla en nombre propio, defiende…

Cartelera

Cine clásico

  • El rojo sienta bien a las rubias
    Escrito por
    El rojo sienta bien a las rubias Una de las primeras escenas de Crimen perfecto, la hitchcokiana película de 1954, nos presenta a su protagonista, Grace Kelly (que no era todavía, como es obvio, Gracia Patricia de Mónaco) con este vestido rojo…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • "1984" (1949), de George Orwell
    "1984" (1949), de George Orwell Mientras que la ciencia ficción norteamericana apostó en la primera mitad del siglo XX por un tono optimista, orientado hacia el espacio y con vocación escapista (entiéndase esto no como algo necesariamente peyorativo), en Europa…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1