Más ciencia no siempre es mejor

Más ciencia no siempre es mejor Imagen superior: Otis Historical Archives National Museum of Health and Medicine, CC

Pero no siempre la ciencia es la mejor solución a los problemas. No sólo porque hay problemas que, evidentemente, salen de su campo de acción (los asuntos amorosos, familiares o políticos son buenos ejemplos de campos en que la ciencia nada tiene que hacer).

No. Hay otros casos en que, aunque la ciencia intenta ofrecer soluciones, éstas resultan no ser óptimas, y a veces hasta dañinas.

Una muestra: el uso del DDT (DicloroDifenilTricloroetano), uno de los insecticidas más efectivos. En 1939, cuando comenzó a ser usado, su aplicación fue bienvenida. Era efectivo y cómodo. Muchos cultivos se beneficiaron de su poder insecticida y se pronosticó que ayudaría a acabar con enfermedades como la malaria, transmitida por mosquitos. Hasta que se descubrió que también era tóxico para otros animales (incluyendo humanos). Y aún peor: que tiende a almacenarse en los tejidos grasos, por lo que se va acumulando en el cuerpo de los consumidores a lo largo de la cadena alimenticia. Y que puede transmitirse, a través de la leche (por su alto contenido de grasa) a los bebés lactantes.

En 1971 el DDT se prohibió casi totalmente en los Estados Unidos y en muchos otros países. La solución científica no sólo no fue perfecta: generó problemas insospechados.

Otros ejemplos abundan: la talidomida, calmante que, como se descubrió en 1961, y a pesar de abundantes pruebas con ratas, produce en los fetos de mujeres embarazadas malformaciones graves en las que manos y pies están fundidos directamente al tronco, sin brazos ni piernas. O la tecnología para viajar en aviones supersónicos, que daña la capa de ozono. O la siembra de vegetales transgénicos, que puede contaminar el legado genético de, por ejemplo, los maíces criollos, base de la alimentación del pueblo mexicano, así como de su cultura tradicional. O la posibilidad, cada día más cercana, de clonar seres humanos o modificarlos genéticamente, con todos los riesgos que esto implica.

En algunos casos, el problema ha sido la aplicación apresurada de nuevos avances científicos, que más tarde revelan efectos secundarios inesperados. En otros, se han ignorado factores no científicos (culturales, económicos, éticos...) que requerirían una discusión amplia por otros sectores de la sociedad, más allá de los expertos.

Y sin embargo... es precisamente gracias a la propia ciencia que podemos darnos cuenta de los problemas que, a veces, produce su aplicación. Y es gracias a ella que, muchas veces, podemos hallar remedio a ellos. Pese a todo, la ciencia sigue siendo nuestra gran herramienta indispensable. Como a toda herramienta, hay que saber manejarla

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

 

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Diván de Octavio Paz
    Escrito por
    Diván de Octavio Paz Una secreta afinidad parece reunir, en la palabra diván, al lenguaje y al cuerpo y, en consecuencia, recomendar que los divanes se utilicen para amueblar las consultas de los psicoanalistas. Pero la familiaridad viene de…
  • Ciencia y no ciencia
    Ciencia y no ciencia Cuando se habla de ciencia, uno de los temas más polémicos es cómo distinguir al producto auténtico de sus versiones “pirata”, sus imitaciones fraudulentas. La búsqueda de este “criterio de demarcación” ha sido…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Platillos voladores?
    ¿Platillos voladores? Los científicos tienen fama de aguafiestas. Y bien ganada, porque muchas veces nos han dicho, y demostrado, que las cosas no siempre son como nos gustaría que fueran. La Tierra no es el centro del…
  • Anne Sexton, a contracorriente
    Escrito por
    Anne Sexton, a contracorriente Era el cuatro de octubre de 1974 cuando Anne Sexton, célebre poeta norteamericana, representante máxima de la conocida como poesía confesional, se vistió su abrigo de pieles, se tomó dos vodkas y, con el tercero…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Giovanni Bottesini, a escena
    Escrito por
    Giovanni Bottesini, a escena Amelia Pinto no fue una soprano portuguesa ni española, como su apellido pudiera hacernos creer. Era de Palermo y, pese a sus orígenes, eligió hacer una carrera sobre todo de cantante wagneriana, con especial hincapié en…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • ¡Corre homo, corre!
    Escrito por
    ¡Corre homo, corre! Los seres humanos no estamos hechos para correr rápido, pero sí para correr distancias largas. He aquí la evidencia anatómica y fisiológica de que estamos mejor adaptados para la carrera de resistencia que muchos otros…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC